7 de octubre de 2017
Comentarios

En esta nota

A un año de la muerte de Lucía Pérez, una marcha para reclamar justicia

La convocatoria será para el domingo, desde las 16, en Hipólito Yrigoyen y Luro. Piden por "un castigo ejemplar para los culpables: Offidani, Maciel y Farías". En los próximos días, la Justicia de Garantías resolverá si la causa va o no a juicio.

El domingo se cumple el primer aniversario de la muerte de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años que el 8 de octubre de 2016 fue entregada sin vida por Matías Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Maciel en una salita de salud del sur de la ciudad y que generó posturas radicalmente encontradas entre la fiscal María Isabel Sánchez y la defensora oficial Laura Solari: del abuso sexual y femicidio al sexo consentido a cambio de drogas que luego la llevarían a la muerte.

Para recordar a Lucía y reclamar justicia y “un castigo ejemplar para los culpables“, familiares y amigos de la adolescente, como así también organizaciones sociales, convocan para a una marcha el domingo a las 16 en Hipólito Yrigoyen y Luro bajo la consigna “basta de femicidios, justicia por Lucía“.

La trágica fecha llega justo a días de que la fiscal Sánchez pidiera la elevación a juicio para Juan Pablo Offidani y Matías Farías por “abuso sexual seguido de muerte agravado por el suministro de estupefacientes y femicidio” y a Alejandro Maciel por “encubrimiento agravado” -con la imputación subsidiaria de “abandono de persona seguida de muerte”- mientras que la defensora Solari, le solicitó al juez de Garantías Gabriel Bombini el sobreseimiento de los tres imputados por considerar que los hechos no fueron probados en la investigación.

En los próximos días el juez Bombini deberá definir si aprueba la elevación a juicio planteada por la fiscal Sánchez, con dos imputados que en un debate oral podrían recibir hasta condena perpetua, o si hace lugar el planteo de Solari y absuelve a los tres hombres involucrados con los hechos que terminaron con la vida de Lucía Pérez el 8 de octubre de 2016.

Vale recordar que el sábado 8 de octubre de 2016 Lucía Pérez concurrió a la casa de Racedo al 4500 del barrio Alfar acompañada por su morador Matías Farías (24). Ambos se habían conocido el día anterior en la puerta de la escuela a la que concurría la menor y en el marco de una operación de venta de drogas. La adolescente le compró a Farías marihuana.

En la mañana siguiente quedaron en encontrarse y, como había sucedido durante la transacción, Farías estaba acompañado por su amigo Juan Pablo Offidani (41).

Tras pasar toda la mañana acompañada por Farías a las 14.30, aproximadamente, los dos hombres y Alejandro Maciel (57), un terapeuta amigo de Offidani, llevaron a Lucía Pérez a la sala de salud de Playa Serena. La menor ingresó sin signos vitales y pese a los esfuerzos de los médicos del lugar, falleció.

A partir de entonces se realizaron los estudios forenses que adelantaron probabilidades tanto en causa de la muerte como en circunstancias que la rodeaban. Todas quedaron sujetas a nuevos informes periciales. Sin embargo, por propia convicción la fiscal Sánchez entendió que a Lucía Pérez la habían obligado a consumir drogas, anulada su voluntad y violado. Incluso, en una apurada conferencia de prensa había deslizado que la adolescente había sido empalada.

Farías y Ofiddani fueron detenidos al día siguiente, mientras que Maciel estuvo oculto varios días hasta que fue hallado en un hotel de Santa Clara del Mar.

Una junta médica de peritos de la Corte Suprema de Justicia -pedida tanto por la fiscal como por la defensa- determinó que la muerte de Lucía fue por asfixia por causas tóxicas y negó la posibilidad de determinar si fue abusada sexualmente.

Subir