17 de octubre de 2016
Comentarios

En esta nota

Apostar a la ciencia y a la innovación: decisión estratégica de la gobernadora Vidal

* Por Jorge Elustondo

Es todo un síntoma de cambio que la provincia de Buenos Aires cuente por primera vez en su historia con una cartera de Ciencia, Tecnología e Innovación. Así lo estableció la gobernadora María Eugenia Vidal, desde una visión estratégica que interpreta el rol esencial que ocupa el conocimiento en la transformación socioeconómica, productiva y cultural iniciada en nuestro país por Cambiemos, y que posibilitará que Argentina vuelva a ocupar el lugar de preponderancia internacional que nunca debió perder.

Esta iniciativa de la mandataria bonaerense es una reparación histórica que da respuesta a una demanda existente desde la recuperación de la democracia en 1983. Era una asignatura pendiente en la provincia de Buenos Aires, debido a su tamaño y a su desarrollo científico-tecnológico medido en términos de que en su territorio tiene lugar el 50 por ciento de la producción científica del país, tienen sede la mitad de las universidades nacionales y los organismos públicos y empresas privadas vinculados a la ciencia, la investigación y el desarrollo. Y un dato nada menor: cuenta con miles de jóvenes talentos listos o esperando poder canalizar sus inquietudes y saberes.

En el mismo territorio se encuentran radicadas entre el 40 y el 60 por ciento de las actividades agroindustriales y productivas que necesitan y demandan el aporte de la ciencia, la tecnología y la innovación para aumentar la productividad, optimizar la competitividad y reposicionar a la Argentina y a la Provincia en el mundo. Con ellas conviven también el 35 por ciento de las Pymes del país, que a partir de la Ley Pyme nacional recientemente sancionada, cuentan con acceso a mayores instrumentos para consolidar su posicionamiento a través de la incorporación de conocimientos, nuevas tecnologías y procesos innovadores.

Precisamente, toda esta masa crítica requería y requiere de un Ministerio que garantice y propenda que la política científico-tecnológica que la República Argentina eligió para sí como política de Estado – expresada hoy en sus 12 proyectos estratégicos -, tenga en la provincia de Buenos Aires un organismo que avale que esas políticas públicas lleguen a los 135 Municipios y a los actores públicos y privados involucrados.

Entre las competencias de este Ministerio se encuentra también la función de acercar al territorio recursos y propuestas de inversores internacionales.

Desde la ciencia, la tecnología y la innovación nos ocupa la construcción del futuro ligado al conocimiento y el desafío de vencer la cultura heredada del cortoplacismo para que, fundamentalmente, los jóvenes puedan proyectarse a construir un futuro posible con una mirada de mediano y largo plazo.

 

*Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación provincia de Buenos Aires

 

Subir