14 de noviembre de 2017
Comentarios

Argentina extrañó a Messi y sufrió un duro golpe

Pese a estar 2-0 al frente, el equipo de Jorge Sampaoli terminó perdiendo 2-4 ante Nigeria en el amistoso que cerró la gira rusa.

Cristián Pavón cumplió una buena labor en el primer tiempo, pero, como el resto del equipo, decayó en el complemento. Foto: EFE / Yuri Kochetkov.

KRASNODAR, Rusia.- Argentina, que ganaba por 2-0 el amistoso ante Nigeria jugado en Rusia, perdió por 4-2 y extrañó en demasía a su capitán, Lionel Messi, que fue licenciado por Jorge Sampaoli.

La albiceleste se imponía con goles de Ever Banega y Segio Agüero, pero Nigeria revirtió el marcador gracias a Kelechi Iheanacho, Alexander Iwobi (2) y Bryan Idovu.

Sampaoli presentó un equipo con varios suplentes para buscar alternativas para encarar el Mundial de 2018.

Messi, que jugó el pasado sábado en el triunfo por 0-1 ante Rusia, fue licenciado y regresó a Barcelona.

Se trató de la primera derrota de Sampaoli como entrenador de Argentina tras cuatro victorias, tres de ellas en amistosos, y tres empates en las eliminatorias mundialistas.

 

Argentina retrocedió con respecto al ensayo del sábado ante Rusia (1-0) ya que a pesar de tener una ventaja de dos goles no pudo manejar el trámite, le dieron vuelta el resultado en diez minutos y no mostró rebeldía ni reacción.
El equipo tuvo momentos destacables en el primer tiempo pero dejó una pálida imagen en el segundo, ampliamente superado por el conjunto africano.

En esa primera parte, Argentina no sintió la ausencia de Lionel Messi, quien fue liberado por el cuerpo técnico, ya que encontró un buen funcionamiento ofensivo con la velocidad de Angel Di María y Cristian Pavón por las bandas. También se vio un aceitado circuito con un mediocampo de buen pie pero con escasa marca que, sin embargo, no fue exigido por Nigeria.

Nigeria, el primer representante africano clasificado al Mundial, se plantó con una inocente línea de cinco defensores que dejaba muchos espacios para los atacantes argentinos.

No obstante, la apertura del marcador tuvo a un protagonista excluyente: Daniel Akpeyi. El habitual arquero suplente de las “águilas” cometió un insólito error al agarrar la pelota con la mano afuera del área, presionado por Agüero.

De ese tiro libre vino el gol de Ever Banega, quien pateó al palo del arquero nigeriano que completó su cuota de responsabilidad en el primer tanto argentino al dar un paso hacia al medio después de armar mal la barrera.

El segundo gol del equipo de Sampaoli llegó por decantación, ya que con Nigeria adelantado aprovechó un contraataque perfecto para aumentar el marcador.

Dybala, quien hasta ese momento había tenido un flojo encuentro, dio un buen pase para aprovechar la velocidad de Pavón, quien al entrar al área asistió de primera al “Kun” Agüero, que solo tuvo que empujarla.

Fue una gran jugada del equipo argentino que deja en evidencia el trabajo ofensivo del cuerpo técnico, dado que se repitió la fórmula del gol que le había dado la victoria en Moscú ante el seleccionado local.

El primer gol, más allá de la cadena de errores del arquero nigeriano, también parte de una premisa de Sampaoli, ya que la presión en distintos sectores de la cancha fue constante.

El descuento de Nigeria sobre el final del primer tiempo fue por un tiro libre de Kelechi Iheanacho, quien debió ser expulsado por un codazo a Nicolás Otamendi, que encontró una débil respuesta del debutante como titular Agustín Marchesín.

En el segundo tiempo la historia fue completamente distinta ya que en menos de diez minutos Nigeria sorprendió a un dormido equipo nacional y dio vuelta el resultado.

En los dos goles de Nigeria, el equipo argentino dejó en evidencia la ausencia de un mediocampista defensivo (Banega jugó en lugar de Matías Kranevitter) y del flojo retroceso defensivo que pone en peligro la continuidad de la línea de tres.

El modelo defensivo quedó aún más en deuda cuando en el cuarto gol de Alex Iwobi, sobrino de Jay Jay Okocha, gloria del equipo nigeriano que en 1998 clasificó por primera vez a un Mundial, se sacó de encima a Mascherano con un caño y definió de zurda.

Argentina no tuvo reacción y recién generó la primera jugada de peligro a los 37 minutos del segundo tiempo, con el marcador 2-4. Fue un centro preciso de Belluschi a la cabeza de Benedetto que encontró bien parado a Uzoho, el ingresado arquero nigeriano.

A seis meses del Mundial, quedan varias incógnitas planteadas que deberán tener respuesta antes de anunciar la nómina oficial de 23 representantes.

¿Hay que consolidar la línea de tres defensores?, ¿Qué debería suceder con Mascherano, mantenerlo como defensor o que vuelva al mediocampo?, ¿Quién será el mediocampista de recuperación? ¿Qué rol cumplirá Dybala en el equipo? ¿Agüero se ganó el lugar de centrodelantero?

Argentina recién volverá a jugar en marzo, cuando disputará los últimos dos amistosos oficiales previos al debut en la Copa del Mundo.

Síntesis

Argentina 2
Agustín Marchesín; Javier Mascherano, Germán Pezzella, Nicolás Otamendi; Enzo Pérez, Ever Banega, Gionavi Lo Celso, Paulo Dybala; Cristian Pavón, Sergio Agüero y Ángel Di María. DT: Jorge Sampaoli.

Nigeria 4
Daniel Akpeyi; Abdullahi Shehu, William Troost-Ekong, Leon Balogun, Chidozie Awaziem; Olaoluwa Aina; Wilfred Ndidi, Obi Mikel, John Ogu; Kelechi Iheanacho y Alexander Iwobi. DT: Gernot Rohr.

Goles: primer tiempo, 22′ Banega, 35′ Agüero, 44′ Kelechi Iheanacho; segundo tiempo, 6′ Iwobi, 8′ Idovu, 28′ Iwobi.
Cambios: Darío Benedetto por Agüero, Tyronne Ebuehi por Shehu, Bryan Idovu por Aina, Francis Uzoho por Akpeyi, Fernando Belluschi por Dybala, Alejandro Gómez por Lo Celso, Kanneth Omeruo por Balogun, Ahmed Musa por Iheanacho, Diego Perotti por Di María, Emiliano Rigoni por Pavón, Emiliano Insúa por Pezzella, Olarenwaju Kayode por Iwobi.
Estadio: Arena, Krasnodar.
Arbitro: Vladislav Bezborodov.
Público: 30.000 espectadores.

Subir