La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 30 de marzo de 2016

Arroyo y un gabinete que sigue sin dar señales de vida

El excesivo tiempo transcurrido entre la salida de los primeros designados y su reemplazo indica que hubo muchos ofrecimientos no aceptados. Al intendente le cuesta armar un gabinete.

Carlos Arroyo, intendente de General Pueyrredon.

Por Adrián Freijo
Libre Expresión

Debe ser el único caso en la historia en el que una gestión iniciada hace casi cuatro meses no ha podido siquiera armar un equipo de gobierno en sus primeras líneas. Semejante dislate demuestra que Carlos Arroyo no tenía ni equipo, ni plan, ni diagnóstico, ni nada que se parezca a lo básico con lo que tiene que encararse una gestión de tal magnitud, en una ciudad de la importancia de Mar del Plata.
Y tampoco un conocimiento acabado de aquellos hombres a los que catapultó a los primeros planos de la política local.
Emiliano Giri, su funcionario estrella, quedó en medio de un escándalo que sorprendió al intendente, aunque no tanto a quienes ya venían denunciando “cosas raras” en las cercanías del hoy procesado funcionario.
Julio Razzona, que venía a poner en caja el más delicado de los problemas de la ciudad, se fue “al día siguiente” pegando un portazo por razones que nunca quedaron claras. Lo único evidente es que ni Arroyo sabía lo que Razzona iba a llevar adelante como política de estado ni este conocía la decisión del intendente en la materia.
En el primer caso el reemplazante del eyectado titular del EMTUR fue su vicepresidente,Mario Marchioli, quien ahora, muchas semanas y especulaciones después, es confirmado al frente del área. La decisión viene con un valor agregado: no son pocos los que, parafraseando un recordado slogan político, la confirmación representa un “Marchioli al gobierno Giri al poder” indicativo de que el intendente pretende mantener la influencia del empresario como si nada hubiese pasado.
En Seguridad aún no hay ni titular, ni equipo, ni otra cosa que las viejas -y ahora ajadas- afirmaciones del intendente asegurando que él es un especialista en el tema. Sería hora de que comenzara a demostrarlo.
En el Ente Municipal de Vialidad y Alumbrado será el ingeniero Pablo Simoniquien ocupará el cargo que ejercía el ingeniero Miguel Angel Guzmán, quien fue echado por Arroyo luego de que se hiciera público su intento de ocultar el vuelco que protagonizó con una camioneta perteneciente al organismo.
Simoni tuvo una amplia trayectoria laboral en el Astillero Contessi y gerente de mantenimiento del Aquarium. Tal vez se trate de una toma de conciencia por parte de la administración: los baches ya se asemejan a ollas marinas y en no mucho tiempo más se necesitarán barcos para transitarlos.
Silvana Rojas será la nueva Secretaria de Cultura en reemplazo del recientemente renunciado Sebastian Puglisi. Es egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes como Profesora Nacional de Arte, estudió en el Teatro Colón y trabajó en el Museo Castagnino con Talleres de Arte.
Es artista plástica y ha recibido premios en Capital Federal. También estudió en el IUNA la Licenciatura de Arte.
Cabe consigar que Silvana es hija del ex delantero de Boca, “El Tanque Rojas” y que hace tiempo viene trabajando en Mar del Plata en la Fundación Pensar que conduce el Doctor Juan Aicega, quien la impulsó para reemplazar a Puglisi. No son pocos los que señalan al abogado balcarceño como el nuevo hombre fuerte del gobierno comunal tras la salida de Emiliano Giri.
Lo cierto es que a su protegida no se le conoce en la ciudad actividad ni antecedentes como para ocupar un cargo que, en todas las grandes ciudades del mundo, requiere hoy de más capacidad de gerenciamiento que veleidades artísticas. Y no es menos claro que, de tener un proyecto para el área, éste no estaba en conocimiento de Arroyo en la campaña o al menos no lo tuvo en cuenta por entonces. Improvisación pura.
El panorama no puede ser más desalentador. Es verdad que se asumió en medio de una grave crisis económica que limitaba en mucho cualquier accionar de gobierno; pero no es menos cierto que en 120 días no se ha podido “arrancar” para algún lado, sencillamente porque nunca se supo hacia donde se quería marchar.
Para sumar desorientación hoy renunció el titular del CEMA, dejando sin conducción al principal arma en materia de salud con la que cuenta el municipio. Julio Tuseddo explicó que su decisión obedeció a “diferencias ideológicas notables” con la gestión municipal, yadvirtió que se están reduciendo los servicios sanitarios que presta la comuna.
“Cuando uno se plantea que desde el punto de vista presupuestario se reduce el presupuesto de salud, cuando uno ve que desde el punto de vista de recursos existe la posibilidad de que se reduzcan los servicios… la verdad es que uno se empieza a preocupar y es ahí donde se establecen divergencias ideológicas notables”, aseguró.Cualquier interpretación que desde el gobierno municipal se pretenda hacer de sus dichos será al menos capciosa.
Parece que ahora se resolvió la situación del inasible Héctor “Toty” Flores quien hace tres semanas no aparecía por su despacho y se dio además el lujo de faltar a una reunión clave para al actividad económica de la ciudad como es la pesca. Reunión que por lo demás, él mismo había convocado.
Pero ocurre que más allá de la puesta en escena que pretenden en las cercanías de Arroyo, todos saben en el palacio que el piquetero renunció hace ya varios días y que accedió a que la noticia no fuese pública para tratar de acolchonar el escándalo de vaciamiento por el que atraviesa la gestión. Fin de mes era la fecha tope que puso para anunciar su partida, pero parece que su jefe decidió sacar ventaja y aparecer como resolviendo la situación de otro área en el que también ha transcurrido el tiempo sin hacer nada de nada. Insólito y, a su manera, una forma grave de corrupción.
Seguridad, Microemprendimientos y Actividad Económica, Cultura, Turismo, Obras Públicas…áreas sensible que hasta el momento no tienen si siquiera un plan de trabajo.Cuatro meses perdidos en caras adustas, frases grandilocuentes, desembarcos guerreros, slogans heroicos…y la nada como resultado.
Carlos Arroyo comienza, morosamente, a llenar los casilleros de su equipo (¿¿??) de gobierno. ¿Comenzará entonces a gobernar?.

Nadie lo sabe. Parece ser parte de su “plan secreto”.