13 de julio de 2017
Comentarios

En esta nota

Aseguran que pidieron trasladar el personal de Pepsico a Mar del Plata, pero que la firma “nunca aceptó”

Así lo afirmó el titular del gremio de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, Rodolfo Daer. Además dijo que "la represión duele y lastima".

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, Rodolfo Daer, se refirió a la situación de los trabajadores despedidos de Pepsico, cuya planta de Florida fue desalojada este jueves. Además subrayó que su gremio pidió que se traslade a operarios al establecimiento que la firma posee en Mar del Plata, pero que “la empresa nunca aceptó”.

“Pedimos que se traslade personal a Mar del Plata, en forma voluntaria, y la empresa nunca aceptó. No es cierto que se iba a trasladar”, dijo Daer en declaraciones a radio Rivadavia.

“No hay ningún acta en la que la empresa haya dicho que iba a trasladar personal a Mar del Plata”, completó el dirigente gremial, quien no obstante subrayó que se refería a un diálogo “entre la empresa y el ministro (de Trabajo, Jorge Triaca)”.

Daer señaló que su sindicato no participó de esos encuentros y reprochó el “sectarismo de la comisión interna” de Pepsico, que “se fue aislando del resto del cuerpo de delegados”.

El dirigente gremial remarcó que los trabajadores que llegaron a un acuerdo económico quieren participar de un proceso de reconversión productiva, pero que esa posibilidad no existe.

“El 85 por ciento de los compañeros, que voluntariamente fueron a un arreglo económico, quieren acogerse al programa de transformación productiva, y al día de hoy (ese programa) no existe”, subrayó.

La planta de Pepsico en la localidad de Florida, partido de Vicente López, fue desalojada por fuerzas de seguridad en la mañana de este jueves, en un operativo que dejó heridos y detenidos.

Daer dijo que “la represión duele y lastima”, pero aclaró que “esto tiene que ver con la política económica” del Gobierno, al que llamó a derrotar en las urnas.

“Si pierde el oficialismo, vamos a tener la posibilidad de poner freno a todas estas políticas de ajuste neoliberal que solamente benefician al sector financiero”, aseveró.

“Mientras había consumo, las dos plantas (Florida y Mar del Plata) funcionaban a full. Cuando cae el consumo, que no repunta en los dos últimos años, es cuando deciden quedarse con la planta más nueva, que es la de Mar del Plata”, completó Daer, quien aseguró que su gremio hizo lo posible por evitar el cierre: “Agotamos todas las instancias”.

Subir