27 de agosto de 2017
Comentarios

En esta nota

Un premio a la búsqueda

Derrotó 3-1 a Atlético Norberto de la Riestra. El equipo de Otamendi, muy superior de principio a fin, desperdició una decena de oportunidades en la etapa inicial. Pero en el complemento lo resolvió con un Prado decisivo.

El festejo de Prado, autor de un doblete. Foto gentileza Diego Berrutti.

Por Juan Miguel Alvarez

De tanto ir, Círculo Deportivo llegó a destino. El equipo de Otamendi dominó de principio a fin y generó numerosas situaciones de gol, aunque recién marcó diferencias en el resultado en la segunda etapa. Con su triunfo 3-1 sobre Atlético Norberto de la Riestra mantuvo el cien por ciento de efectividad como local y también la punta en la Zona B de la Región Pampeana Sur del Federal “B” de fútbol, ahora solo en compañía de Independiente de Tandil.

Círculo llegó una y otra vez. Por los costados, por el centro, de pelota parada, tirando paredes o poniendo a correr a Enzo Vértiz al espacio. Increíblemente, no concretó ni una de las diez chances claras que generó en la etapa inicial. El que estuvo inspirado en la resolución fue Martín Prado, ya en el complemento, con una pirueta y con un toque bárbaro de derecha contra un palo. Además, el ex Peñarol provocó el penal que derivó en la conquista de Vértiz.

Círculo superó a su rival en todos los aspectos: presión, circulación, ritmo. Tuvo más variantes técnicas y lo dominó desde lo estratégico. Tal es así que la visita corrió continuamente detrás de la pelota y sintió rápido el desgaste físico.

El conjunto de Otamendi, con tiempo y espacio para elegir, atacó mucho por derecha, con las continuas subidas de Nahuel Roselli, más el desequilibrio habitual de Enzo Vértiz. Por ese lado Alexis Castex perdió todos los pie a pie y Norberto Robledo llegó casi siempre tarde a los cruces. Incluso, con jugadores de menor talla, el local también se impuso en las jugadas de pelota quieta. Lo perdió Arrachea a pocos metros del arco, Blanco cabeceó al travesaño casi dentro del área chica y Astiz también lo tuvo vía aérea en un anticipo. El propio delantero probó sin puntería de media distancia.

Leandro Parra desperdició dos claras: en una llegó exigido y la empujó con el pecho sin dirección y en la otra tampoco le dio bien con zurda ingresando solo por el centro. El arquero Biglia respondió con solvencia a un tiro libre de Hidalgo que se desvió en la barrera y tapó un remate de primera de Vértiz, a quien también le ganó en un mano a mano. En la jugada mejor elaborada, entre Vértiz, Astiz y Roselli, este último le dio con zurda y mucha “rosca” y la pelota salió al lado del palo.

Círculo se despachó en la primera jugada del segundo tiempo con un golazo. Vedda recibió un lateral en soledad, aceleró y pasó entre tres y, con la pelota casi en la línea de fondo, sacó un centro atrás para una sensacional media chilena de Prado.

El conjunto de Alexis Matteo se tranquilizó a partir del gol. Bajó una marcha en los ataques y llegó de forma asociada. Roselli no terminó con éxito una buena maniobra, pero Prado sí resolvió con simpleza tras una apertura de Astiz: acomodó el cuerpo y tocó suave, con derecha, al palo más lejano. Después, Prado fue derribado en el área por Calello y Vértiz liquidó el encuentro de penal.

Para corregir también hay. Porque con muy poco, la visita generó algún dolor de cabeza. En la primera etapa Liendo tuvo una chance muy clara frente a Del Curto (Arrachea quedó en el camino ante Malinow y Leguizamón perdió la posición con Gorosito) y en el complemento, con el partido definido, el “grandote” delantero volvió a ingresar en soledad y logró el descuento.

De todas maneras, son detalles dentro de un funcionamiento convincente. Porque Círculo muestra argumentos como para ilusionarse.

Subir