16 de septiembre de 2017
Comentarios

En esta nota

Condenaron a una pareja por un violento asalto en venganza por la rotura de una pelota

José Ledesma y Daiana Leiva fueron condenados a 3 años y 4 meses de prisión por un hecho de abril de 2016 en el que dispararon y gatillaron unas 8 veces para robar un celular.

Un hombre y una mujer que en 2016 asaltaron a mano armada a dos jóvenes en el Puerto para vengarse de la rotura de una pelota fueron condenados a tres años y cuatro meses de prisión.

Los jueces Mariana Haydeé Irianni, Néstor Jesús Conti y Juan Manuel Sueyro encontraron culpables a José Ledesma y Daiana Leiva por el delito de “robo calificado en tentativa y portación ilegal de arma de fuego de uso civil”.

Para los jueces quedó demostrado que el 25 de abril de 2016, Ledesma y Leiva abordaron a dos jóvenes en Vértiz y Cerrito y, armados con un revólver calibre 22 largo, intentaron robarles un celular.

Según declararon las víctimas, Ledesma disparó una vez para amenazarlos y luego gatillo unas ocho veces más, sin que la bala pudiera salir. De sus testimonios surge que Ledesma y Leiva los habrían ido a buscar para robarles motivados por una venganza que nació a raíz de la rotura de una pelota.

El chabón empezó a gatillar y como no le salían los tiros lo empezamos a perseguir a los piedrazos“, relató una de las víctimas durante el juicio.

Esa situación, de las víctimas atacando a piedrazos a los asaltantes, confundió a la policía en un primer momento. Ya que cuando efectivos, que habían escuchado un disparo, fueron hasta el lugar vieron una escena en la que no podían identificar a ciencia cierta quién era el victimario y quién la víctima.

La confusión fue resuelta luego del cacheo de las personas y porque los efectivos dijeron durante el juicio que vieron como Ledesma descartaba un arma de fuego, arrojándola tras el paredón de una casa.

Al momento de la sentencia de tres años y cuatro meses de prisión, que los imputados podrán cumplir en libertad, los jueces Irianni, Conti y Sueyro consideraron como atenuantes el inmediato recupero de los bienes robados, el escaso daño infringido y la ausencia de antecedentes de los imputados. Además, tuvieron en cuenta que Leiva está embarazada y es madre de niños menores de edad que quedarían desamparados con la mujer en prisión.

Subir