La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 6 de abril de 2016

Declaran inimputable al “ricotero” que tomó de rehén a una joven en Tandil

El mendocino que intentó robar un polirrubro para retornar a su ciudad fue expuesto a peritajes psicológicos y se determinó que padece un cuadro psicótico.

TANDIL
José Alberto González, alias “Beto”, un mendocino que había asistido al recital del Indio Solari en Tandil e intentó asaltar un polirrubro, tomando de rehén a una joven mujer, fue declarado inimputable, ya que las pericias psicológicas determinaron que presenta un cuadro psicótico.
Ahora la Justicia lo sobreseería del delito de “privación ilegal de la libertad mediante la retención de una persona con el fin de obligar a un tercero a hacer algo contra su voluntad y por haber logrado el propósito en concurso ideal con daño y lesiones leves en concurso real” para luego determinar su futuro.
Asimismo, en los próximos días se deliberará si se lo interna en un instituto cerrado de Tandil o se elige otro más cercano a Mendoza, lugar de origen del detenido.

El hecho

El lunes 14 de marzo, por la noche, González ingresó a robar a un kiosco ubicado frente a la terminal de ómnibus de Tandil y tomó de rehén a una joven empleada.
El joven fue sorprendido por la policía mientras intentaba cometer el robo, lo que provocó que se antrincherara durante 3 horas dentro el local amenazando a la empleada con un cuchillo.
Tras una extensa negociación, finalmente González resolvió liberar a la joven y entregarse a la Policía.
El hecho ocurrió en un comercio ubicado frente a la terminal de ómnibus de Tandil, donde se montó un amplio operativo policial y se congregaron cientos de curiosos, muchos de ellos, asistentes al recital del Indio Solari, que aún permanecían en esa localidad.
Tras su detención González fue imputado por el delito de “privación ilegal de la libertad agravada por retención bajo compelimiento”.
Inicialmente González debió ser asistido en el Hospital Municipal Ramón Santamarina porque, según información oficial, se autogolpeó la cabeza en el calabozo donde estaba alojado en la comisaría primera.
González en horas de la tarde del martes 15 fue llevado desde la Seccional Primera a la sede de la Fiscalía y no prestó declaración ante el agente fiscal, doctor Damián Borean.
Asimismo, evidenció un trastorno persecutorio sobre que lo querían matar e inclusive el día anterior hizo una denuncia porque le habrían robado algunas pertenencias al parecer en la zona de la terminal.
Cabe mencionar que la expectativa de pena por el delito que se le imputa es de 8 a 15 años de prisión, equivalente a un homicidio.
González no cuenta con antecedentes penales computables.