14 de mayo de 2018
Comentarios

En esta nota

Dos ideas para un aperitivo especial

Envoltini de jamón, berenjenas y mascarpone.

por Leo Jaciuk
[email protected]

Un encuentro informal con amigos, una charla que se extiende, la posibilidad de compartir un momento relajado, tomando y comiendo algo con seres queridos, pero sin preocuparnos demasiado por estar en la cocina. ¿Qué podemos ofrecer en ese contexto? Hay muchas posibilidades. Desde cortar un buen embutido y unos quesos, buenas aceitunas o pikles, pan, un rico vino y listo. Pero si a la vez queremos darle a ese momento un toque especial, yo tengo dos opciones riquísimas: una para los amantes de los fiambres y, otra, para aquellos que tienen debilidad por los mariscos.

Envoltini de jamón, berenjenas y mascarpone

Ingredientes

3 berenjenas

200 gramos de mascarpone

200 gramos de jamón crudo

1 muzarella burrata

c/n hojas de albahaca

c/n aceite de oliva extra virgen

100 gramos tomate cherry

Preparación

Lavar las berenjenas, cortar láminas a lo largo, salarlas y dejarlas en un colador para que suelten su líquido.

Después de una hora, secarlas con papel de cocina. Freírlas o asarlas hasta que queden doradas y reservarlas.

En un bowl colocar el queso mascarpone, la muzarella, parte del jamón y la albahaca picados, sal, pimienta y el aceite de oliva. Mezclar todo hasta obtener una pasta homogénea.

Disponer en la mesasa una feta de jamón, encima una lámina de berenjena. En una punta poner una cucharada de relleno y formar rollitos.

Mejillones a la provenzal

Ingredientes
Mejillones (frescos 2 kilos, congelados 500 gramos)

Perejil, un ramo

Ajos, 4 dientes Aceite de oliva, un chorro

Vino blanco, opcional

Sal, opcional

Preparación

Limpiar los mejillones, dejarlos en remojo en abundante agua fresca y salada e ir cambiando el agua.

Picar cuatro dientes de ajo y el perejil.

Calentar una paellera u olla ancha, cubrir la base con mejillones, tapar y esperar a que se abran (unos dos o tres minutos). Desechar los que no se abren. Retirar los mejillones y reservar el líquido aparte.

En una sartén (o en la misma paellera) caliente echar un chorro de aceite de oliva, agregar el ajo picado, parte del perejil, revolver e inmediatamente agregar los mejillones y el jugo.

Si el jugo no fuera suficiente agregar medio vaso de vino blanco. Probar y salar de ser necesario.

Cocinar hasta que se calienten los mejillones (unos cinco minutos) y agregar el resto del perejil.

Subir