29 de agosto de 2017
Comentarios

En esta nota

¿El auto es de Arroyo?, zozobra en el natatorio y un funcionario dúctil

Lo que nadie te cuenta de la escena política, social y económica de la ciudad.

Hay quiénes preguntan de quién es el auto que intentaron robar frente a la casa de Arroyo, siendo que el intendente no lo incluyó en su declaración jurada.

Carlos Arroyo presentó su primera declaración jurada de bienes como funcionario público en el mes de enero, es decir más de un año después de haber asumido como intendente y cuando prácticamente todos los integrantes de su gabinete -algunos con más rigor que otros- ya habían cumplido con ese trámite. Lo que llamó la atención ni bien el documento se hizo público, fue que el jefe comunal declarara compartir la titularidad de dos inmuebles, tener un plazo fijo de 400 mil pesos y una cuenta corriente de 1700 dólares. La aparición de esos bienes resultó curiosa porque en las semanas previas, cuando Arroyo se mostraba reticente a cumplir con el trámite, uno de sus funcionarios se había esmerado en justificarlo. Por aquellos días el secretario en lo Legal y Técnico Gustavo Gil de Muro aseguraba que el intendente no cumplía con la exigencia de presentar su declaración jurada porque no tenía bienes a su nombre.

“El no tiene bienes a su nombre. Cuando hablé con el intendente me dijo que la casa donde vive está a nombre de sus padres que murieron y que el coche que maneja está a nombre del hijo”, había afirmado Gil de Muro antes de que, días más tarde, al intendente no le quedara otra alternativa que desmentirlo. En el formulario presentado por Arroyo se advierte con claridad que en el apartado vehículos, figura la frase “no poseo”. Por lo tanto, si la explicación de Gil de Muro hubiera sido cierta, el coche particular atribuido al jefe comunal debería figurar en la declaración jurada de su hijo, Guillermo Arroyo, presidente del bloque de concejales de la Agrupación Atlántica. Pero no. En ese documento sólo aparece el Audi A3 Sportback en el que suele desplazarse “Guillermito”.

Es posible que el asunto hubiese quedado en el olvido si no fuera porque el pasado 9 de julio desconocidos intentaron robar un Volkswagen Gol que se encontraba estacionado en Neuquén y Belgrano, justo en la puerta de la casa del intendente. “Intentaron robar el auto de Arroyo” tituló LA CAPITAL ese día, describiendo un hecho que tuvo eco en otros medios locales y nacionales. Los desconocidos forzaron la puerta del acompañante, revisaron la guantera, pero no se llevaron ninguna pertenencia, según describió aquél día el secretario de Seguridad de la comuna, Fernando Telpuk, dando por hecho que el jefe comunal había sido víctima de un delito contra su propiedad.

¿Cómo es entonces?. ¿El intendente tiene o no tiene auto? Y si lo tiene, ¿a nombre de quién está?. Todas estas preguntas llegaron en las últimas horas mediante una carta documento a la Defensoría del Pueblo. Sus autores son Mario Belli y Miguel Toscano, ambos integrantes de la asociación de Jubilados Activos de Obras Sanitarias. En el texto reclamaron que el organismo intervenga para analizar la veracidad de la declaración jurada del intendente, a la luz de las “contradicciones” que parece haber entre lo que el jefe comunal escribió de su puño y letra y las declaraciones de los funcionarios que le atribuyen a Arroyo la propiedad de un automóvil que, por alguna razón, no aparece declarado.

La declaración jurada presentada por Arroyo a más de un año de asumir como intendente.

La declaración jurada presentada por Arroyo a más de un año de asumir como intendente.

 

Los autores del reclamo ante la Defensoría del Pueblo explicaron que desde hace varios meses vienen exigiéndole las mismas explicaciones a la Dirección de la Función Pública y que la única respuesta que recibieron fue el “silencio”. Además de aclarar que realizarán el mismo planteo ante el Tribunal de Cuentas de la Provincia, reclamaron que el municipio publique el texto de la para ellos “olvidada” ordenanza 7023/88 que dipone la obligación de que los funcionarios presenten sus declaraciones juradas a los 30 días de haber asumido. Esa norma establece que quien no cumplan con ese requisito, “omita maliciosamente consignar los datos requeridos o falsee los mismos” será sancionado con una multa equivalente al 100% de su remuneración, cesantía o exoneración. Ojalá que todo se aclare pronto y para bien.

El nataotorio municipal que funciona en el Parque de los Deportes no atraviesa por su mejor momento. En las últimas semanas se vivieron momentos de zozobra a raíz de un presunto desfalco que ya estaría siendo investigado por la Justicia y que involucraría a parte del personal al que se le había confiado el cobro de las cuotas a los usuarios. Se sospecha que la maniobra habría consistido en emitir recibos por montos inferiores a los reales, para apropiarse de las diferencias. El personal sospechado ya fue apartado y trasladado a áreas lejanas, al mismo tiempo que la tesorera del Ente Municipal de Deportes, Gabriela Rodríguez, se ocupó de formalizar una denuncia penal. Quienes dejaron trascender lo ocurrido se encargaron de marcar algunas fechas, puntualizando que el caso se descubirió hace aproximadamente un mes y medio, cuando la conducción del Ente quedó a cargo de Carlos López Silva, quien hace unos dos meses sustituyó al ahora precandidato a concejal por Cambiemos, Guillermo Volponi.

 

Los usuarios de la pileta debieron abandonar ayer sus instalaciones por las filtraciones en el techo.

Los usuarios de la pileta debieron abandonar sus instalaciones por las filtraciones en el techo.

Por si no fuera poco tener que lidiar con este caso y el desafío de pagar los sueldos en término, López Silva acaba de sumar un nuevo reto: reparar el techo del natatorio, cuyas filtraciones provocaron que el lugar se inundara durante la noche del lunes, mientras decenas de personas realizaban actividades dentro de sus piletas. Según deslizaron algunos funcionarios, la obra costará 7 millones de pesos. El gasto se sumará al que ya se había hecho el año pasado, luego de que en el mes de setiembre un fuerte temporal provocara la voladura de parte de su techo. En aquél momento, cinco días de trabajo bastaron para que el natatorio volviera a prestar servicios. Ahora prometen que la nueva obra será “estructural” y definitiva.

Haciendo gala de su ductilidad, el ex asesor de Vilma Baragiola, Emiliano Mensor, parece haber sumado una nueva función dentro de la gestión del intendente Carlos Arroyo. Tras su paso por el Museo de Arte Contemporáneo y su posterior desembarco en la Secretaría de Gobierno -desde donde intentó tener un rol central en el control de las fiestas electrónicas- el funcionario asumió en las últimas horas una nueva tarea. Al menos así lo describieron las organizaciones sociales que fueron a protestar frente a la comuna, para denunciar los incumplimientos de la Municipalidad a sus promesas de avanzar con la construcción de 56 viviendas que ya tienen financiamiento nacional. Mensor apareció en escena cumpliendo el rol de interlocutor, desplazando de ese lugar al director de cooperativas, Alvaro Famproyen. A los referentes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) los desconcertó la aparición de Mensor, aunque no la ausencia de Famproyen, puesto que semanas atrás el intendente Arroyo les había adelantado que lo apartaría del cargo. Pero de momento, todo transcurre en la informalidad.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, no acudió a la comisión de Obras Públicas de la Cámara de Diputados que lo convocó para que este martes informe sobre el decreto que faculta a su cartera a “clausurar ramales ferroviarios en forma definitiva”. No obstante, el funcionario envió un informe donde afirmó que el Gobierno “no tiene planificado cerrar ningún ramal ni ningún tren”, tal como acusó la oposición. Hay quienes temen que entre los ramales que se levanten figure el que une a Mar del Plata con Miramar.

Otro que decidió no presentarse es el presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos y ex gobernador provincial, Sergio Urribarri. Según se supo no prestará la declaración indagatoria a la que fue citado para que responda por tres presuntos hechos de corrupción durante su mandato al frente del Ejecutivo. Uno de esos hechos tiene como escenario a Mar del Plata y se remite al año 2015, cuando el entonces mandatario instaló un parador de la provincia de Entre Ríos en una playa, lo que le costó 15 millones al erario entrerriano. “Urribarri se va a presentar con un escrito. Estamos tranquilos porque hay expedientes administrativos donde han participado todos los órganos de control y ninguno hizo una advertencia”, dijo su abogado.

Para cerrar: Ambas mujeres figuran entre las más notorias e influyentes de la Argentina y según trascendió están protagonizando un intenso “tira y afloje”. Una es la conductora televisiva Susana Giménez y la otra es la reciente ganadora de las PASO en la Provincia de Buenos Aires, Cristina Fernández de Kirchner. Allegados a ambas las pusieron en contacto y cada una está planteando sus condiciones. Una pretende entrevista en vivo y espontánea, la otra prefiere que la charla sea grabada y con una agenda de temas acordada. Pese a estas diferencias ambas compartirían el mismo deseo de aparecer juntas, dialogando en la pantalla.

 

Subir