19 de septiembre de 2017
Comentarios

El socialismo, con nuevos aliados, volvió a ganar el gobierno de la UNMdP

por Gerardo Gómez Muñoz

Esta vez el socialismo, en especial el heredero del casi desaparecido Socialismo Popular, no fue acompañado por el radicalismo que, tal vez enfurecido por la cercanía del rector que cesa Francisco Morea -y también del propio Alfredo Lazzeretti- al partido Acción Marplatense que lidera Gustavo Pulti, optó por recurrir a la sociedad de Diego Rodríguez, de escaso registro político, y el peronista Juan Garamendi. Pero el virtual nuevo rector sumó también a un peronista, Daniel Antenucci, para compartir la fórmula. Un juego de ajedrez que deja mucha tela para cortar y que interesa mucho, pero muchísimo, más allá de los claustros.

Desde la instauración de la Reforma Universitaria allá por 1917, la política universitaria, y más certeramente la política en la universidad, fue un tópico central. Y gracias a Dios que así fue, es y seguirá siendo, porque allí se perfilan no sólo los profesionales del futuro -no todos tienen vocación de técnicos asépticos-, sino los conductores de la comunidad que deberán delinear, imponer y ejercer las políticas, no sólo las educativas, profesionales y científicas, sino las que deben ser el camino de la democracia que beneficie a toda la sociedad.

Es por tanto la Universidad el seno donde se gesta y se cultiva no sólo la formación técnica -su razón primera- sino los rumbos y los marcos políticos que se abran para los profesionales que, dada la capacidad adquirida, tendrán participación relevante en la comunidad. Sería interminable la lista de figuras notables de influencia decisiva en la vida de todas las materias que modelan una sociedad que fueron a la vez activos miembros en la política universitaria, que luego siguieron destacándose en espacios y banderas partidarias. Carrera que comenzó a partir de su actividad en los centros estudiantiles y a partir de allí en la conducción de la universidad a través de sus delegados elegidos democráticamente. Por eso tampoco puede extrañar que los gobiernos dictatoriales tuvieron entre ceja y ceja el control universitario hasta llegar al paroxismo de la bárbara represión de la dictadura de Onganía en “La noche de los bastones largos” y la expulsión y encarcelamiento de centenares de investigadores y profesores.

La red política

En la Universidad Nacional de Mar del Plata fue célebre -sigue presente pero se acabó su tiempo hegemónico- la agrupación radical Franja Morada, cuyas figuras más destacadas ocuparon cargos de primera magnitud en la Legislatura, Concejo Deliberante, Ejecutivo hasta llegar a la intendencia municipal a través de Daniel Katz y a la presidencia de la Federación Universitaria Argentina por Maxi Abad. La sociedad con el Socialismo Popular le permitió el protagonismo a éste, con el paso de los años, lograr los votos para consagrar como rectores a Daniel Medina, también del campo político, y a Morea, que cesa en diciembre y acaba de integrar la lista de concejales de Acción Marplatense. Tal esta última circunstancia motivó que la UCR se abriera y planteara con todas sus fuerzas desplegadas la vuelta a la conducción. Pero, por las dudas, su lista se denominó “Nuevo Espacio Universitario” y su “leit motiv” fue la primacía del enfoque académico. Se diferenciaba así del socialismo que con sus nuevos socios -después se verá- no disimulaban su enfoque fuertemente político.

En esta campaña, sobre todo en las dos últimas semanas, cuando advirtieron la potencia con que se movía el equipo de Lazzeretti, todas las líneas radicales sacudieron la calma y quedó de lado el fingido desplazamiento del partidismo. Era tarde porque Lazzeretti con su compañero de fórmula Daniel Antenucci, peronista como quien lo ayudaba, Daniel Pérez, ex decano de Ciencias Económicas y ex secretario de Hacienda de Pulti, había logrado el apoyo de sectores peronistas, kirchneristas y pultistas con significativos avances. Se verificó en la votación que posibilitó la consagración del acuerdo, esto dicho grosamente porque entre 20 mil votantes -docentes, no docentes y estudiantes- no todo es voto partidario.

Pero en el escenario político se vivió a pleno la confrontación en la UNMdP, tanto es que en los cafés de la garrulería política se comentaba que en coqueto quincho radical el “Ruso” anticipaba la descontada victoria radical con un corito que parcialmente decía “Morea y Pulti la…”.

Quien logró alivio oportuno y no pequeño consuelo en la aciaga circunstancia fue Maxi Abad, que tapó muchas venenosas murmuraciones con el dato de que en Derecho obtuvimos los 12 delegados que se elegían. De paso, barrió con amagues de críticas malintencionadas contra su indiscutida conducción.

“La campaña soy yo”

Esto no lo dijo, ni hace falta, la gobernadora María Eugenia Vidal, lo demostró en los hechos. Estuvo en Mar del Plata, como había adelantado este espacio, para poner en marcha la actividad central del tiempo electoral. Estuvo sin Arroyo ni su cohorte, pero con señales claras con Abad, Franco Bagnato y Vilma Baragiola en las circunstancias debidas como el timbreo por Parque Luro y otras actividades.

Con la elegancia que se permite dar volvió a darle la espalda demostrándole que no lo soporta al intendente y menos ahora que intenta algunas operaciones de prensa para decir “aquí estoy yo”.

En las cercanías del cerrado entorno platense se dice que las encuestas, estudios y datos que reúnen avisan que Mar del Plata y con ella al frente es campo propicio para una cosecha de excelencia, en todos los tramos de la boleta. Apenas quedan 23 días para el día de la votación, pero todavía hay margen para que las entidades representativas y las ONG y otros sectores que viven y sufren las necesidades del día a día y las que alertas avizoran la posibilidad de logros de proyección para el desarrollo, traten de sacar promesas de estos tiempos de generosidad política, para beneficio de la ciudad y de sus habitantes.

Mercedes reza por el milagro

El gremio gastronómico con Mercedes Morro a la cabeza como secretaria general, con sus directivos y los trabajadores y la militancia de todo el sector, logró postergar sin fecha el desalojo del restaurante “Pampita”. Ya habían vencido los tiempos que la justicia dispuso con lo cual más de 20 trabajadores irían a la calle. El dispositivo legal con el personal correspondiente se disponía a ejecutar la medida ante varios centenares de convocados frente al local cuando llegó la postergación sin fecha.

La decisión motivó vivas, aplausos y lágrimas, pero poco después en la sede gremial Morro recibió un llamado que, primeramente, le pareció una broma impertinente. Alguien que se manifestaba marplatense radicado con un hermano en Londres, donde explotan un negocio gastronómico conocido por muchos turistas argentinos, quería saber cuál era la situación del local en cuestión en lo relacionado con la situación de los trabajadores. Allí comenzaron las averiguaciones y, remisión de datos que siguieron aportándose durante el fin de semana y ayer mismo, se sucedieron otras circunstancias que ponen sobre ascuas y en estado de oración a la incansable dirigente, a su equipo y a sus asesores.

Los hermanos marplatenses gastronómicos en Londres requirieron datos sobre las deudas del actual negocio y sobre el conflicto por alquileres no pagos, etc. En la mañana de ayer hubo largos contactos telefónicos y los interesados han pasado a entablar conversaciones con el sector empresarial. Es el comienzo y más datos entran en el “off the record”, que aún es un compromiso de honor para algunos periodistas.

Se incorporó Manino

Se concretó la incorporación al bloque del Frente para la Victoria del concejal Balut Tarifa, perteneciente al sector interno sciolista de Manino Iriart. El acto correspondiente se concretó en el hotel Atilra y fue presidido por la diputada nacional y conductora de “Unidad Ciudadana” Fernanda Raverta, a quien acompañaban el jefe del bloque Daniel Rodríguez, Manino Iriart, Eva Fernández y el propio Balut Tarifa. De tal modo el frente dispondrá ahora de 4 miembros, constituyéndose en el bloque más numeroso de la oposición. Por otra parte el acto significó la incorporación de hecho del sector sciolista del peronismo local a la conformación frentista creada y liderada por Cristina Fernández de Kirchner y con ello su participación en la campaña electoral.

Sellando esa unidad se concretó la visita, pasado mañana, de Daniel Scioli, cuya agenda está coordinando Manino con “Unidad Ciudadana”. La serie de visitas de campaña continuará el sábado con el ex ministro de Educación Alberto Sileoni, mientras se trata de reprogramar la de Jorge Taiana, postergada por segunda vez, convocado para compartir escenarios con Cristina.

Simultáneamente comenzará la recorrida de distintos barrios, hoy será en el barrio “Las Dalias” con un equipo encabezado por el referente del Movimiento Nacional Alfonsinista Chucho Páez. Las recorridas y salidas a la calle son con la consigna “por un cinco por ciento más para Cristina”.

Vienen Massa y Camaño

Mañana estarán en la ciudad para asistir a un acto de los jubilados el titular de 1País Sergio Massa y la diputada nacional Graciela Camaño. En algunos sectores del massismo local se descuenta que el jefe partidario responderá a algunas inquietudes como las referidas a eventuales -y no bien vistos por sectores internos- diálogos con ciertas figuras del peronismo. También se planificarán y ajustarán aspectos vinculados con la campaña electoral, a la que se piensa dotar de la necesaria logística que requiere una instancia que se presume con factibilidad de acceso a dos concejalías.

Alegría en Acción Marplatense

El triunfo de Lazzeretti fue festejado en Acción Marplatense casi como propio, recuérdese que una gran parte del Socialismo Popular se alió a Pulti en la lista del partido del ex intendente con Morea como candidato.

La elección en la Universidad supone un escenario ideal para quien concluye el rectorado más largo de la Universidad Nacional. Eso lo pone a tiempo casi completo para atender el día a día de la gestión que le queda hasta que asuma el sucesor, a quien obviamente apoyó pero también le da la tranquilidad necesaria para dedicarse a la campaña electoral que lo tiene como candidato tercero en la lista que encabeza Marcelo Artime en AM.

“Pancho pondrá lo mejor de sí en el mes porque el acuerdo con Acción Marplatense es para ahora y para el 2019. La alternativa vecinal es la mejor opción que tienen los vecinos ante un gobierno municipal que enfrente necesita una oposición seria, con la cabeza puesta en Mar del Plata”, dice enfervorizado el jefe partidario.

También un gozo adicional era en estos momentos disfrutar del tropiezo del Cambiemos de Katz en la universidad, dado el activismo que el “Ruso”, su hermano y otra gente de su entorno desarrolló en esta campaña. Sin escatimar optimismo, una figura importante de AM cerraba sus expresiones: “Queda claro que el acuerdo de AM y los socialistas será la gran alternativa vecinal, si pasa octubre aprobada, seguro será la verdadera opción para el 2019”.

Por otra parte AM reanudará su campaña en esta semana y se asegura que será con la logística y el esfuerzo que merecen los vecinos que deben ser esclarecidos sobre los perjuicios que les causa el gobierno de Arroyo y los que producirá en los próximos dos años si los vecinos marplatenses no se plantan en reclamo de sus derechos. Consecuentemente el tono de la campaña será ceñido estrictamente a los temas, problemas y soluciones para Mar del Plata y su gente.

El Alfonsinismo y los barrios

El sábado el Movimiento Nacional Alfonsinista inauguró un local propio en la diagonal Gascón, pleno corazón del barrio Cerrito Sur y el jueves arrancará con su recorrida por los barrios. Entre tanto sus equipos están participando de visitas a vecinos de diversos barrios que no concurrieron a votar el 13 agosto, comprometiénolos a hacerlo el 22 de octubre. En muchos casos los militantes se comprometen a su vez a proporcionar el traslado de ida y de vuelta al local de la votación respectiva.

En el tiempo restante el MNA y otras agrupaciones de “Unidad Ciudadana” efectuarán este trabajo destinado al logro de un cinco por ciento más de votos para la lista de Cristina.

Subir