27 de octubre de 2017
Comentarios

En medio de los preparativos en los balnearios esperan con buen ánimo la llegada del verano

Los empresarios esperan una mejor temporada que la pasada y ya se disponen a recibir al público, atraído por las primeras jornadas de sol. Destacan la amplia diversidad de propuestas para quienes quieran disfrutar de sus servicios de playa.

Los balnearios de la costa marplatense se preparan contrarreloj para estar a tono con la llegada del verano.
Sus propietarios mantienen la expectativa de que las cifras de la próxima temporada superen a las de las anteriores y que así la ciudad sea considerada el principal destino turístico del país. “Por ahora el ánimo es muy bueno”, le dijo a LA CAPITAL el secretario de la Cámara de Balnearios y Afines (Cebra), Pablo Pilaftsidis, quien aseguró que con la llegada de los primeros días de sol en las playas ya se percibe un marcado interés del público por empezar a disfrutar de sus servicios.
“La respuesta de la gente es muy buena. Todavía estamos en la etapa en la que se hacen consultas y se confirman reservas y todo está yendo más que bien. Ya tenemos muchas ganas de que arranque la temporada”, señaló.
En vísperas del verano, este año la Cámara de Balnearios adoptó la decisión de no difundir de manera oficial precios de referencia como lo solía hacer en el pasado.
La decisión fue adoptada de común acuerdo entre los empresarios, debido a que en los últimos años la oferta de los balnearios comenzó a hacerse tan diversa que a veces eso dificulta establecer valores generales que sirvan como una guía única para el público.
No obstante, según Pilaftsidis, lo importante es que todos los balnearios respetaron la consigna de la Cámara, de definir precios con aumentos “muy moderados” con respecto a los de la temporada anterior.
“La gente puede llamar o visitar los balnearios y esa es la mejor manera de que valoren, en cada caso, la calidad y las características de los servicios que se ofrecen”, explicó.
Además, y en especial en esta época previa a la temporada, las promociones con tarjetas, los convenios y los cupones de descuento también se encuentran a la orden del día, lo que permite que el público acceda a tarifas más económicas que las establecidas.
En líneas generales se sabe que los valores para el alquiler de una carpa por temporada van desde los 20 mil hasta los 50 mil pesos y que todo depende de la ubicación y de la cantidad y de la calidad de los servicios que brinda cada balneario.
En tanto que los precios de las sombrillas pueden oscilar entre los 16 mil y los 44 mil pesos.
Según Pilaftsidis, a esta altura del año ya son varias las familias de marplatenses que concretaron sus reservas y que por eso ya están empezando a disfrutar de los primeros días de playa.
Algunos balnearios ya están abiertos para que el público pueda, además de utilizar las unidades de sombra, acceder a algunos de sus principales servicios.
Los más adelantados son los del área céntrica, Varese y los de los complejos Playa Grande y La Perla, donde casi todo ya está dispuesto para que la gente utilice las instalaciones principales.
Se espera que dentro de algunas semanas suceda los mismo con los balnearios más alejados, como los del complejo Punta Mogotes, los de la zona del faro y los ubicados a la vera de la Ruta 11.
Según Pilaftsidis, tras esta primera etapa en la cual las playas se ocupan por marplatenses y algunos visitantes ocasionales, sin dudas el negocio comenzará a movilizarse todavía más con la llegada de turistas.
A pesar del decaimiento registrado en últimos veranos, lo cierto es que en últimos años diciembre se estableció como un mes de actividad intensa y son muchos los que esperan que en esta oportunidad lo mejor de la temporada comience a despuntar a partir de ese momento.
En medio de los preparativos, que incluyen acondicionar la arena, contratar personal, montar las estructuras de las carpas, poner en funcionamiento los locales y llenar las piscinas, los empresarios también buscan ampliar y renovar sus ofertas, conscientes de que el público es cada vez más exigente.
“La gente ya no sólo busca una unidad de sombra y por eso los balnearios se tienen que adecuar a las demandas de los que piden más y mejores servicios”, comentó el secretario de Cebra.
Por estos días los mayores cambios se están produciendo en el complejo de La Perla, sometido a un intenso proceso de reforma.
Cuando la primera etapa de obras iniciada este año concluya, los turistas que concurran a ese sector se encontrarán con que la fisonomía de su estructura edilicia habrá sufrido varias transformaciones.
“Lo que se está terminando de hacer es la demolición de todas las construcciones que superaban la línea de la vereda y en cierta medida, obstruían la visualización del mar”, comentó Pilaftsidis, indicando que la realización de esos trabajos no impidieron que todos los balnearios ya estén funcionando casi a pleno.
“La obra se va a detener en noviembre para no entorpecer la actividad turística y recreativa y se va a reanudar en abril para construir la cochera, las rampas de accesibilidad y las baterías de baños públicos”, explicó.

Subir