La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 23 de mayo de 2018

Entraderas: un delito que se redujo gracias a la organización de la Justicia

Desde que se creó la fiscalía que solo investiga "entraderas", esta modalidad disminuyó a un nivel asombroso en Mar del Plata. En mayo, por ejemplo, solo ocurrieron 11 asaltos.

Fiscal Mariano Moyano.

El 24 de marzo de 2015 el ayudante fiscal de Dolores, Atilio Canales, fue asesinado en su casa del barrio Parque Luro de esta ciudad. Dos hombres armados lo sorprendieron cuando llegaba a su vivienda y lo mataron de un tiro. Ese hecho se convirtió en una bisagra que impulsó muchos cambios en Mar del Plata, uno de ellos que la Justicia se organizó mejor para investigar “salideras”. Desde entonces, los robos en casas de familia descendieron de un modo drástico, aunque siguen entre los delitos más complejos y rechazados por la sociedad.

El fiscal Mariano Moyano, a cargo de la fiscalía temática, explicó este miércoles en una conferencia de prensa que “la concentración de información posibilitó gestionar diferente, porque antes había muchos casos que no se podían investigar de manera conectada a partir de que los tenían las distintas fiscalías”.

En mayo de 2015, cuando entró en funciones la fiscalía N°13, se produjeron más de 70 asaltos agravados a casas de familia mientras que en los primeros 23 días de mayo de este año apenas se cometieron 11. Las razones son varias pero principalmente que hay 218 delincuentes en prisión, de los cuales la mitad formaban bandas especializadas en este tipo de delitos.

Para poder lograr ese resultado el fiscal Moyano contó con otra novedad, como fue la creación de un grupo de labor precisa de la DDI local, solo dedicada a perseguir esta problemática. “De los detenidos, la mitad formaban parte de bandas, son personas con antecedentes de asaltos en poblado y en banda, y que tenían logística. De hecho secuestramos 18 automóviles”, señaló el fiscal.

Según el informe presentado en la sede de la DDI local, desde mayo de 2015 se aplicaron 61 sentencias a 95 personas y entre esas condenas se destaca la del 9 de octubre del 2017  cuando el Tribunal en lo Criminal N° 4, dio por acreditado que los delincuentes conformaron una asociación ilícita.

La curva descendente de esta estadística se manifiesta en la comparativa de los primeros cuatrimestres de los años  2016, 2017 y 2018 (157 casos, 137 y 105, respectivamente). La estadística de la Fiscalía  mostró también  que a partir  del avance de una compleja de investigación se verificó una  disminución de una de las modalidades de robos agravados que se cometían en departamentos accediendo a los edificios mediante el uso de llaves electromagnéticas clonadas o utilizando engaños como simular la entrega de correspondencia, presentarse como empleados del correo, de una repartición oficial, etcétera. En el primer cuatrimestre de 2016 hubo 23 casos, en 2017 fueron 14 y en lo que va 2018, apenas 3.

Condenas inéditas

“Un aspecto a destacar de las investigaciones penales promovidas en estos tres años fue la de haber podido identificar a personas que en las bandas delictivas tenían la función de escuchar  la frecuencia policial y de alertar del accionar policial a los demás integrantes organización que irrumpían en las viviendas”, dice el informe.

Al respecto, Moyano -uno de los impulsores de la encriptación de la frecuencia policial- dijo que “es muy importante que se los considerara coautores de los robos agravados, con la la misma responsabilidad que los demás integrantes de la banda delictiva”. En tal sentido los cómplices de los autores materiales de los robos recibieron penas de hasta siete años.

El fiscal Moyano manifestó también que “además de todas las medidas judiciales es necesario entender que la labor preventiva fue clave, porque una vez organizadas las investigaciones pudimos saber dónde se cometían y establecer estrategias en esos lugares de la ciudad”.

Los robos agravados a viviendas son aquellos en los que hay moradores y se utiliza violencia. Es una tipología específica que no incluye los “escruches”, aquellos robos en los que los ladrones sacan provecho de las casas vacías.