12 de octubre de 2016
Comentarios

En esta nota

Lucía Pérez, la adolescente violada y asesinada

Tenía 16 años, cursaba el quinto año en la Escuela Media N° 3 de Juan B. Justo al 600, le gustaban los animales y tenía sensibilidad para el arte.

Guillermo y Marta cuentan que su hija, Lucía Pérez, la adolescente de 16 años violada y asesinada el sábado, “era muy buena persona”. “Le gustaban mucho los animales, tenemos varios perros y ella siempre se preocupaba por alimentarlos”, describe a Lucía su madre. Y sustenta su caracterización mientras se conmueve con la reacción de los amigos y compañeros de escuela de la adolescente. “Todos fueron a despedirla. Mi hija no era una mala persona, no tenía maldad”, narra. Y enseguida subraya que “aunque hubiera sido cualquier cosa no merecía esta muerte”.

Según cuenta la mujer, a Lucía le encantaba la biología y tenía mucha sensibilidad, por lo que amaba el arte.
Por su parte, Guillermo se emociona al acordarse de un viaje con su hija a Tandil, en marzo pasado. “Fuimos a ver al ‘Indio’ Solari, que era el sueño que ella tenía y yo se lo había prometido, y lo pude cumplir. Nos fuimos los dos solos a ver el recital, a pasarla bien, con otros amigos más”, rememora.

Y se lamenta, una vez más: “Ella no salía de noche y si tenía que salir de noche la llevaba yo y la iba a buscar yo. Al colegio la llevaba yo y no la podía ir a buscar yo porque tenía que laburar para darles de comer y hacerlos estudiar”.

 

 

Subir