1 de diciembre de 2016
Comentarios

En esta nota

Etchevarren evaluó positivamente el primer año del gobierno de Cambiemos

El intendente, que va por su tercer mandato, remarcó la cantidad de fondos que la ciudad recibió para obras públicas desde Provincia y Nación, aunque manifestó preocupación por la crisis y el aumento de la pobreza.

DOLORES (Corresponsal)

El intendente de Dolores, Camilo Etchevarren, evaluó que el primer año de la gestión de Cambiemos a nivel local “ha sido un cambio muy importante porque se ha visto beneficiada con obras muy importantes”. De todos modos, mostró su preocupación por la crisis económica que repercute en la falta de poder adquisitivo de la población.

Etchevarren va por su tercer mandato y, en este sentido, dijo que “queremos nos recuerden como una gestión que se esforzó por transformar la realidad que recibimos: lo hicimos en las dos primeras gestiones y hoy lo hacemos con más facilidad”.

El jefe comunal manifestó, sobre la forma en que repercute en lo local el aumento de la pobreza, que “la crisis a mí me preocupa porque gobernamos para que la gente viva feliz en paz y tengo una gran preocupación porque la gente no tiene dinero”.

Etchevarren, uno de los primeros en adherir a la propuesta de Cambiemos, fue cauto al sostener que en este tema “no comparto ni los ajustes ni la estanflación; prefiero lo que hago en Dolores. ¿Hay crisis? Dimos un 44% de aumento al básico cuando nadie en la provincia debe haber dado ese porcentaje”.

“Yo puedo hablar de lo que puedo manejar, pero tengo otra idea, aunque respeto a los que gobiernan”, señaló.

“No quiero chocar pero lleva a la práctica otra cosa: me interesa que la gente viva contenta, gane más y a partir de eso tratar de ser más productivo”, dijo Etchevarren al tiempo que insistió en que “tengo otra idea, de fomentar el consumo, de largar más dinero a la calle y desde allí crecer: nos sirve la gestión si la gente está bien, avanzar hacia una ciudad moderna”.

Una isla

“En un contexto nacional y provincial muy complicado, Dolores es una ciudad que avanza; es como una isla”, evaluó Etchevarren mientras enumeró como evaluación del año la serie de obras públicas que se comenzaron en la ciudad con fondos provinciales y nacionales.

La construcción de la segunda etapa de la ciudad judicial, por ejemplo, insumirá 400 millones de pesos. “La primera etapa la hicimos con el municipio y en este cambio de gobierno vino María Eugenia a Dolores y le presentamos esta necesidad”, que tiene como objetivo “afianzar este Poder Judicial que tanto trabajo da en Dolores y que genera turismo porque entre 500 y 600 personas por día vienen por motivos de justicia a la ciudad”.

También mencionó las obras hidráulicas que se están llevando adelante, tanto en los canales como en la ciudad, con las dos estaciones de bombeo que se construirán con dinero de la Nación. Además de la importancia del anuncio para el próximo año de la construcción de la doble mano en la ruta 11 hacia La Costa.

En este último tema volvió a reflotar una vieja propuesta de municipalizar la concesión de las rutas del corredor atlántico. “Lo he hablado con María Eugenia. Ella se atrevió a hacer este cambio que era muy difícil”, dijo.

Por otro lado mencionó la promesa de construcción de una cárcel en Sevigné, anunciada por el ministro de Justicia Gustavo Ferrari, que está en etapa de planificación y estudio de los modos de financiamiento. Tanto este emprendimiento como la Escuela de Policía local fueron señaladas por el intendente como generadoras de puestos de trabajo. “Hemos formado 860 policías, 160 en la local y el resto en la bonaerense”, contabilizó al tiempo que anticipó que la cárcel podría absorber entre 1500 y 2000 empleados.

La construcción por leasing de la nueva planta de residuos, así como otras obras de asfalto, iluminación, agua y cloacas entran en lo que fue anunciando durante este año, con fondos de la provincia -34 millones del fondo de infraestructura- y de la nación -131 millones para el barrio de la escuela 15.

“Quiero que en el censo de 2020, Dolores sea una de las que más creció en la provincia de Buenos Aires, con gente que está volviendo a vivir en Dolores y gente que no se está yendo”, finalizó.

Subir