24 de febrero de 2018
Comentarios

En esta nota

La decadencia se adueñó del Parque San Martín

Hay canaletas de desagües pluviales sin entubar, bancos sin reparar de los cuales solo quedan las bases y faltan tarros de residuos.

El Parque San Martín es una de las postales de Mar del Plata, con una inmejorable vista hacia Playa Grande, pero ciertos sectores del espacio público están ganados por la decadencia y la desidia, como lo demuestran las canaletas de desagües pluviales sin entubar o los bancos sin reparar de los cuales solo quedan las bases.

A pesar del trabajo desarrollado por los jardineros, que más allá de su labor particular deben levantar todos los desechos (como botellas, pedazos de vidrios, cajitas de cartón que contuvieron hamburguesas) generados durante la noche por los asistentes a los boliches nocturnos que funcionan en Playa Grande, en el sector parquizado también se nota la falta de mantenimiento, como la ausencia de tarros de residuos o los desniveles de las escaleras producto de las roturas no reparadas de los escalones.

Como corolario, y a cambio de volver a poner en funcionamiento una cascada que emite agua sin un fin específico cuando se proclama el cuidado del recurso natural para que no escasee entre los vecinos, a fines del año pasado se permitió la colocación de una imagen de la Virgen Desatanudos por un privado en un espacio público que pertenece a un Estado laico.

Lamentable el estado general que muestra hoy el gran espacio público que da sobre Boulevard Marítimo, entre Castelli y Roca.

Subir