27 de mayo de 2018
Comentarios

En esta nota

La gestión cultural como herramienta de transformación social

El Proyecto Latinoamérica Somos Todos presta especial atención a la comunidad boliviana, chilena y paraguaya en vinculación con la comunidad argentina.

.

por Laura Isabel Romero

Los “nuevos problemas” de la gestión cultural ponen en evidencia la necesidad de trabajar con metodologías de enseñanza-aprendizaje que permitan poner en tensión la mirada de los estudiantes y la práctica docente con el objetivo de trabajar para promover la transformación social de nuestras comunidades.

La preocupación del reconocimiento de las identidades culturales es un tema que abordamos con los estudiantes de la Licenciatura en Gestión Cultural y que consideramos necesario desarrollar como practica extensionista.

“Latinoamérica Somos Todos” es un proyecto interdisciplinario del programa de voluntariado universitario aprobado y financiado por la Secretaria de Políticas Universitarias y radicado en el Departamento de Gestión Cultural de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Tiene como objetivo fortalecer las identidades culturales latinoamericanas en el Partido de General Pueyrredon, prestando especial atención a la comunidad boliviana, chilena y paraguaya en vinculación con la comunidad argentina. Desde su aprobación, en 2017, se desempeñaron como voluntarios 13 estudiantes de las carreras de gestión cultural, sociología, geografía y arquitectura entendiendo que las prácticas extensionistas permiten acercar la teoría a la práctica en territorio y en estrecha vinculación con los sujetos. Asimismo, se propuso la incorporación al proyecto de organizaciones públicas, privadas y del tercer sector: Defensoría del Pueblo, el Colegio Nacional Arturo Illia, el Colegio CADS, los Centros de Residentes boliviano, paraguayo y chileno y la asociación civil identidad sur, desarrollando charlas y talleres con modalidad participativa como así también, espacios de producción artísticas.

Las actividades planificadas y desarrolladas durante el proyecto fueron encuadradas en cuatro fases:

1. Derecho a la identidad cultural, a través de una jornada de formación, divulgación y reflexión organizada conjuntamente con la Defensoría del Pueblo del Partido de General Pueyrredon abierta a toda la comunidad en el marco de la XXIII Feria de las Colectividades: Flora y Fauna del Partido de General Pueyrredon. Contó con el auspicio de la ONG Cultura Contemporánea, Bioma laboratorio de ideas en comunicación y negocios imprenta digital y Unesco.

2. Diversidad cultural: (re)conociendo rasgos identitarios, con estrategias pedagógicas y lúdicas se efectuaron por un lado conversatorios en dos colegios secundarios, con participación de centros de residentes, que incluyeron una presentación, como disparador, sobre algunas expresiones culturales de las tres comunidades: boliviana, chilena y paraguaya; y, por otro lado, espacios lúdicos, con la comparación de juegos según el país, para abordar el concepto de cultura.

3. La escuela como vehiculizador de la identidad cultural: fue una actividad que se desarrolló con la modalidad encuentro con la idea de trabajar el concepto de identidad cultural y la presencia de la temática en la vida de los estudiantes.

4. El arte y las identidades culturales se trabajó con estudiantes del último año de la secundaria las mismas temáticas a través de la expresión artística que sirviera como modo de reconocimiento de las distintas culturas.
Profundizando el trabajo de sensibilización y conocimiento, durante el mes de octubre de 2017, se realizó un Seminario Internacional “Inmigración e Integración” con referentes internacionales de Argentina, Chile y Uruguay que abordaron la temática en un auditorio con alta participación de público y con el apoyo de OSDE y la Facultad de Derecho.

Desde el equipo de voluntarios destacamos que, el conjunto de iniciativas y acciones permitió visibilizar las distintas comunidades que construyen cotidianamente los territorios en un espacio de fortalecimiento de las identidades culturales latinoamericanas. Actualmente, como parte de conclusión del proyecto, se está produciendo un material audiovisual que pueda ser utilizado como disparador para la visibilización y reflexión sobre las identidades culturales latinoamericanas en el Partido de General Pueyrredon.

Reflexiones

“Latinoamérica somos todos” permitió insertar la temática de las identidades culturales y las migraciones como eje disparador de debate y reflexión, en la escuela y en la comunidad, sobre el reconocimiento y el respecto a la diversidad. Como así también, poner en tensión el conocimiento de los voluntarios e invitarlos a indagar en las huellas de los sujetos.

Por ello, destacan como logros en distintas escalas.

1. La apropiación del proyecto y participación activa por parte de los estudiantes.

2. El acercamiento a Instituciones públicas y privadas y el trabajo coordinado y sostenido con la Defensoría de Pueblo del Partido de General Pueyrredon.

3. La construcción de lazos con organizaciones sociales y civiles.

Finalmente, este proyecto en su segunda parte fue presentado en la convocatoria para el 2018 y ha sido nuevamente seleccionado con el otorgamiento de financiamiento nacional para su consolidación. Con más estudiantes como voluntarios, continuamos trabajando con las instituciones propuestas y se sumaron instituciones de otras localidades de la provincia de Buenos Aires.

A partir de la sociabilización del proyecto en las redes sociales se establecieron vínculos con instituciones de otras provincias para ver como replicar el proyecto recalcando la necesidad de trabajar en temas como: identidades culturales, diversidad cultural, expresiones culturales y migraciones.

En este sentido, la universidad debe tender a la vinculación entre la comunidad universitaria y la sociedad y desde la labor académica es necesario contribuir a fomentar y alentar la visibilización de las distintas culturas que distinguen a nuestro territorio.

La singularidad de escenarios en el campo de la gestión cultural necesita un profesional reflexivo que frente a problemáticas imprevistas tome nuevas decisiones y acciones desde la misma práctica y que permita a los gestores culturales ser actores claves de una transformación social.

Por ello, a 100 años de la Reforma Universitaria de 1918 hoy más que nunca debemos sostener los postulados reformistas y (re)pensar el lugar y la función de la extensión como un instrumento indispensable de construcción social en la Universidad del SXXI.

(*): Magíster en Gestión Cultural Directora Proyecto Latinoamérica somos todos I y II Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño.

Subir