29 de julio de 2017
Comentarios

La suba del dólar puede complicar las operaciones con créditos hipotecarios

La incipiente reactivación del mercado inmobiliario vivida a raíz del lanzamiento de líneas de créditos hipotecarios a 20 y 30 años muestra signos de retraimiento debido a la suba de la cotización del dólar.

A medida que la cotización del dólar crece, para muchos parece alejarse la posibilidad de concretar el sueño de la vivienda propia. Es que el deseo comenzaba a tomar forma de la mano de las líneas de créditos hipotecarios a 20 y 30 años, lanzadas tanto por bancos públicos como privados.

La cuestión es que la banca presta en pesos y las operaciones inmobiliarias se concretan en dólares que no deja de subir. Ayer, en la ciudad, el billete verde cotizó a $18 para la compra y $18,80 para la venta. De hecho, el dólar subió un 7% en los últimos 30 días y 15,6% en los últimos 100.

“Muchos llegan a comprar la casa con lo justo, a través del crédito. Se les aprueba determinado dinero, pero como el banco tarda casi 4 meses en aprobar el crédito y durante ese tiempo el dólar subió, cuando llega el momento de firmar no les alcanza”, describió Gastón Martínez Arrechea.

Si bien reconoció que con los créditos hipotecarios el mercado inmobiliario “comenzó a reactivarse, porque desde el cepo veníamos muy golpeados”, la suba incesante del dólar comenzó a planchar el crecimiento.

“Nos afecta porque los créditos son en pesos y las operaciones en dólares, por eso estamos trabajando duro, conciliando entre las partes. El que accedió al crédito no lo quiere perder y el que vendió la casa tampoco, porque la tuvo mucho tiempo parada”, analizó el presidente del Colegio de Martilleros local, Miguel Angel Donsini.

Como probable solución sugirió que los bancos deben aprobar las solicitudes de créditos con más agilidad, ya que “se demoran 120 días, es por la falta de gimnasia”, consideró.

Aceleración

Desde su inmobiliaria céntrica, Darío Ridau señaló que “la gente no llega. En muchos casos desde la aprobación del crédito hasta la firma de la operación les queda una brecha del 20%. Y ya no tienen a quien pedirle prestado”.
A su entender, una solución consistiría en que “los bancos otorguen más dinero, aunque es complicado porque eso es proporcional a los ingresos”.

De hecho, esta semana el Banco Nación elevó del 25 al 30 por ciento la proporción de los ingresos familiares que pueden quedar afectados por la cuota del crédito.

La situación actual había sido advertida, un mes y medio atrás, por el vicepresidente de la Unión Internacional del Notariado, Jorge Mateo, en una entrevista con LA CAPITAL: la suba del dólar hizo retroceder “7%”, en el último mes, el poder de compra de los préstamos, señaló el pasado 4 de junio.

Y ejemplificó: “En este momento vemos que, a quien calificaba para que le dieran un préstamo de 1.520.000 pesos hace un mes le alcanzaba para comprar 100.000 dólares. Hoy le alcanza para comprar 93.400. Eso significa que perdió 6.600 dólares para la adquisición de una vivienda, cuya compra seguramente ya había comprometido con el vendedor”. Hoy la brecha se agrandó aún más.

Posibles soluciones

Si bien todavía no hay estadísticas oficiales, “alrededor del 60% de las operaciones se concretaron a través de los créditos hipotecarios”, estimó Donsini.

Para Martínez Arrechea la cifra es mayor: “El 70% de las consultas que tenemos son a través de créditos hipotecarios, pero los trámites en el banco se extienden tanto que se termina generando un círculo vicioso”, señaló.

“Hay mucha gente que no tiene espalda financiera ni ahorro -añadió-, llega justo a la casa, y a eso hay que sumar los gastos por escritura y corredor inmobiliario más impuestos del banco. Si a eso le sumas el aumento del dólar, muchas operaciones se caen”.

Y confesó que se le cayó una transacción esta semana por esa cuestión, ya que la potencial propietaria “no tenía más posibilidades de endeudarse”.

A entender de Donsini el dólar “puede bajar” aunque sugirió mayor aceleración en los trámites bancarios para evitar este tipo de problemas.

Para Martínez Arrechea la posible solución pasa por “decretar lineamientos uniformes para todas las entidades bancarias, que haya más información y más agilidad en los trámites bancarios”.
Justo cuando parecían vislumbrarse los primeros brotes verdes en el mercado inmobiliario, la cotización del billete verde metió la cola.

Subir