30 de mayo de 2018
Comentarios

Las alternativas del Gobierno para reactivar el trabajo en el puerto

Una es exigir que los barcos pesquen la cuota de merluza asignada. También procura que las embarcaciones que vayan por langostino al sur lo procesen en Mar del Plata. E intenta limitar las exportaciones del marisco en bloque.

En la previa del encuentro que mantendrá mañana con gremios vinculados al puerto, el subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Manuel Bosch, transmitió ayer algunas de las alternativas que maneja el Gobierno para reactivar la actividad portuaria y cumplir el objetivo de “generar más trabajo y mano de obra en tierra”.

El funcionario señaló que esa es la intención del presidente Mauricio Macri; el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, y la gobernadora María Eugenia Vidal.

“Tenemos algunos problemas estructurales en el puerto, como ha sido la baja en la captura de merluza. Mar del Plata es un puerto que ha sido merlucero por excelencia”, dijo Bosch a Radio Brisas. Pero, por razones económicas, “en los últimos dos o tres años han quedado 50 o 60 mil toneladas sin pescar”.

Por eso, una de las iniciativas del Gobierno tiende a reactivar la pesca de merluza. “Esto traería bastante trabajo a la ciudad. El objetivo de la Ley de Pesca es que todo lo que sea sustentable y se pueda pescar, lo pesquemos”, indicó.

Para eso, el Gobierno sabe que debe generar las condiciones para que los barcos salgan a pescarla. “Estamos viendo (la posibilidad) de generar un esquema de cuota social para distribuir entre algunos barcos que estén dispuestos a salir a pescar. Tenemos que trabajar con los armadores a ver si están dispuestos”, comentó.

También habló del régimen de sanciones “que se debe aplicar” para las embarcaciones que no pesquen el cupo de merluza asignado. “Es importante y lo establecimos en el plan de manejo: los barcos que se van a pescar marisco y no pesquen su cuota de merluza, la van a perder. Se le va a dar a los que la quieran ir a pescar”.

Bosch aseguró que el caladero de merluza “se ha recuperado en los últimos diez años”. “Tenemos casi 300 mil toneladas para pescar. Los últimos dos años hemos dejado 50 mil toneladas sin pescar. Estamos pescando menos de lo que científicamente es aceptable. Tenemos margen para avanzar bastante”, señaló.

El gran temor de los sindicatos que componen la Multisectorial F 21 (las CTA, Camioneros y organizaciones sociales), que hace dos semanas realizaron un piquete en las terminales del puerto, es que los barcos que se vayan a realizar la zafra de langostino al sur dejen un tendal de cesantes en el puerto local.

Para proteger la mano de obra local, “una posibilidad es que parte de ese marisco que se pesca en el sur llegue a Mar del Plata vía camión”, destacó Bosch. Y apuntó que “otra posibilidad es que los mismos barcos vayan a descargar a Mar del Plata”.

Esa última opción está contemplada en el plan de manejo de la especie, según explicó. “Fue una de las cuestiones que dejamos asentadas. Si bien los barcos tienen 72 horas en zona de pesca, si piden específicamente a la autoridad de aplicación se les autorizan las horas de navegación que necesiten para llegar al puerto, con lo cual tienen la posibilidad de ir a descargar a Mar del Plata”, subrayó. La dificultad es la distancia. “Les encarece el viaje. Es un tema para conversar con los armadores”, acotó el subsecretario de Pesca.

Bosch anheló que resulte “positiva” la “baja en algunos impuestos del combustible” determinada por el Gobierno, pero consideró “difícil” que se otorguen nuevos subsidios a la actividad en un contexto marcado por la intención oficial de reducir el déficit fiscal.

También consideró que “siempre es positivo para el sector” una apreciación del dólar como la que hubo en las últimas semanas, debido a que “prácticamente el 90% de la producción se exporta”. “Eso, alguna mejora, al menos circunstancial, va a traer”, añadió.

Además, mencionó que “el objetivo de la Subsecretaría y el Consejo (Federal Pesquero) es empezar a reducir paulatinamente la exportación en bloque” para que cada vez se procese más pescado “en los puertos de la Argentina”.

En esa línea, “hay que articular una serie de políticas con distintos elementos del Estado, que llevan su tiempo y su trabajo; no son cosas que se hacen de un día para el otro”. La idea es que esa reducción se logre “lo más rápido posible”, pero en un principio se estableció un plazo de “dos o tres años”.

Parte de estos temas estarán en la agenda del funcionario en su visita de mañana a Mar del Plata, donde se reunirá con la Multisectorial F21 en el Consorcio Portuario y luego se entrevistará con empresarios pesqueros.

Subir