La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Interés general 14 de julio de 2016

“Los policías fueron sumamente agresivos”

Lo dijo Virginia Pérez (22), investigada por la inscripción amenazante en la casa del intendente Carlos Arroyo. Negó haber hecho la pintada y pidió que no le sacaran fotos.

Virginia Pérez (22), una de las jóvenes investigadas por las pintadas amenazantes que aparecieron en la casa del intendente Carlos Arroyo, dijo que ni él ni su hermano Matías realizaron las inscripciones, al tiempo que fue muy crítica con el gobierno municipal y con los policías que realizaron el allanamiento en su casa, ubicada en Don Bosco al 1900.

“La verdad, la palabra más cercana que se me ocurre es dictadura. Creo que la situación que atravesé fue muy similar a la que sufrieron compañeros hace 40 años. Muy similar”, aseguró respecto al allanamiento.

“Fueron sumamente agresivos. Rompieron toda la puerta de mi casa, la de los vecinos también. Fue muy exagerada la cantidad de recursos que se movilizaron para eso cuando hay tantas cosas en donde no están porque son cómplices”, lanzó sobre la policía.

La joven, quie recibió el respaldo del Frente Antirrepresivo, llevó adelante una conferencia de prensa este jueves a las puertas de la municipalidad con el objetivo de “visibilizar la represión de las personas que buscan un cambio”.

Sobre las pintadas en la casa del intendente, que negó realizar, evitó opinar. “La verdad, tengo muchchísimas cosas más importantes como para ponerme a pensar en qué puedo llegar a pensar yo. Son especulaciones y prefiero hablar de hechos concretos”, afirmó cuando le preguntaron al respecto.

“No me parece que corresponsa que haya pibes que se estén muriendo de hambre y haya trabajo infantil acá en Mar del Plata. Me parece muchísimo peor todavía”, acotó.

De su casa la policía se llevó libros anarquistas, aerosoles y una planta de marihuana. Pérez, que se definió como una militante “independiente”, sostuvo que los libros los puede tener cualquiera, lo mismo que los aerosoles, y que la marihuana era “para consumo personal”.

Además, pidió que no mostraran su imagen por los medios y evitó responder en qué barrio trabaja.