29 de agosto de 2016
Comentarios

En esta nota

Miradas: Litto Nebbia

Por Juan Lamarche

[email protected]

En el terreno de los maestros personales, pocos han tenido una importancia central en nuestras vidas. En mi oficio, la filosofía, dos o tres, en cuanto a maestros de vida, la misma cantidad, pero hay otros maestros, los que uno elige porque sintonizan o se ide identifican con nosotros, de ellos hay muchos. En mi caso uno es Litto Nebbia. Felix Francisco Nebbia Corbacho nació en Rosario en 1948, de padres músicos, de chico comienza a tocar, en 1967 compone con Tanguito una pieza considerada la primera y más importante del rock nacional, La balsa. Tengo la misma edad de Litto y en mi adolescencia al escucharla sentía algo diferente y único, no me equivoqué.
En 1963 emigra a Buenos Aires hospedándose en el barrio del Once, allí tocan en La Cueva y en La Perla del Once donde componen La balsa, un tema que alude al nomadismo y la fragilidad del camino humano.
En la dictadura se exilia en México, país del que está muy agradecido, allí funda el sello Melopea en el que edita a músicos olvidados y desconocidos sin pretensión de lucro, una tarea singular. En el 2011 es homenajeado en la ciudad de Mendoza, actuaron entre otros, Claudia Puyó, Juan Carlos Baglietto, Hugo Fattorusso, Kevin Yohansen. Ese año recibe el Premio Konex.
Nebbia es un incansable creador abierto a todos los géneros y experimentaciones musicales, de una generosidad tremenda, viene muy seguido a Mar del Plata, hace unos días nos visitó en el Teatro Colón y asistimos a una muestra prodigiosa junto a grandes músicos como el tucumano Leopoldo Deza en vientos. Nebbia no es suficientemente valorado como músico, intérprete exquisito, productor musical, letrista original y cantante singular.
La letra de quién quiera oír que oiga es una muestra: “Si la historia la escriben los que ganan/ eso quiere decir que hay otra historia/ la verdadera historia/ quien quiera oír que oiga/ no quiero las palabras, los silencios/ y la voz de la gente se oirá siempre/ inútil es matar/ la muerte prueba/ que la vida existe”.

Subir