La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
1 de November de 2011

Ricardo Ibarra, uno de los grandes del remo

Para entender la actualidad del deporte que le dio más medallas a Argentina en los Panamericanos, hay que mirar hacia atrás.

Ricardo Ibarra fue un remero excepcional.

Ricardo Daniel Ibarra dejó una marca importante en la historia del remo argentino, el deporte que más medallas le dio al país en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

El remo sobresalió por las buenas actuaciones conseguidas en tierras mexicanas. Entre ellas, la del marplatense Cristian Rosso, ganador de dos medallas doradas.

Sin embargo, este deporte siempre tuvo buenos exponentes. Un hombre que hizo mucho por la actividad fue Ricardo Daniel Ibarra, tres veces campeón panamericano (México 1975, San Juan de Puerto Rico 1979 y Caracas 1983).

El remero nacido en 1950 también integró la delegación olímpica argentina en tres ocasiones, en Munich 1972, Montreal 1976 y Los Angeles 1984 (fue abanderado de la delegación), saliendo en los dos últimos casos quinto, lo que le significó la obtención del diploma olímpico.

Como si fuera poco, en 1980 consiguió un recordado triunfo en la tradicional regata de Henley, la más antigua de este deporte.

Una vez retirado de la actividad, se dedicó a entrenar a jóvenes deportistas y, desde ese lugar, le regaló más logros al remo nacional.

Mucho se habló los últimos días del desempeño de este deporte en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999, donde se alcanzaron siete medallas de oro. Allí, justamente Ricardo Ibarra fue el entrenador del equipo nacional.

Además, se desempeñó durante mucho tiempo como delegado técnico de la Federación Internacional de Remo.

Hace poco, Ricardo Ibarra fue considerado el mejor entrenador de remo a nivel internacional. Mérito a una vida trabajando por el progreso de esta actividad.

Para entender la gran actualidad del remo argentino hay que mirar hacia atrás. Y no olvidar a aquellos que trabajaron con mucho esfuerzo para hacer crecer un deporte que tiene menos difusión que la que merece.