inicio

30-Jul-2014

15 °C
Despejado
H. 41%

Min / Max
7 / 14

Publicado el 04/03/2013

La alargada sombra de Stalin

Los comunistas rusos acudirán hoy a la Plaza Roja para recordar un nuevo aniversario de la muerte del dictador. Destacan su labor al frente de la extinta URSS y los beneficios para la actual Rusia.

Imprimir Imprimir

Tamaño texto:

+ -
enviar Enviar por mail

por Ignacio Ortega (*)

MOSCU, Rusia.- La sombra de Stalin es aún muy alargada en Rusia, que celebra hoy el 60 aniversario de su muerte, dividida entre los que lo consideran un verdugo y los que quieren rehabilitar su legado histórico.

"Dígame un dirigente que no haya sido un asesino, que no firmara penas de muerte", responde a EFE Serguéi Óbujov, diputado y uno de los dirigentes del Partido Comunista de Rusia (PCR).

Inaccesibles al desaliento, los dirigentes comunistas acudirán hoy a la Plaza Roja como cada 5 de marzo a su ofrenda floral anual en la tumba de Iósif Stalin, a los pies de la roja muralla del Kremlin.

"Es verdad, los soviéticos tuvieron que pagar un alto precio (en vidas humanas) por las grandes victorias, pero el pueblo estaba dispuesto a sacrificarse. Compare los avances de sus dos décadas de mandato con los últimos 20 años de Rusia", añade el diputado.

Y es que los comunistas creen que el actual presidente ruso, Vladimir Putin, le debe a Stalin desde el potencial nuclear al programa espacial, el puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU e incluso el Estado de bienestar.

Según una encuesta realizada por el Centro Levada antes de la efeméride, un 49 por ciento de los rusos considera positivo el papel jugado por el dictador soviético en la vida del país, frente a un tercio que opina toda lo contrario.

Mientras, un 55 por ciento de los rusos considera que la muerte de Stalin en 1953 trajo consigo el fin de la era del terror y las represiones masivas, y la liberación de las cárceles de millones de personas inocentes.

"Al contrario que los alemanes, los rusos se niegan a reconocer su culpa, por eso prefieren olvidar que Stalin fue un criminal. No hemos aprendido nada del pasado soviético", aseguró Nikita Petrov, historiador del centro de derechos humanos Memorial.

En su opinión, la culpa radica "en la negativa de las autoridades rusas de realizar una valoración no sólo política, sino jurídica, de Stalin y de un sistema totalitario que se sostenía exclusivamente en la represión de su pueblo".

"El Kremlin mantiene un doble juego: no hace propaganda estalinista, pero tampoco la prohíbe. A los alemanes reconocer su culpa por el nazismo los ayudó a crear un estado democrático", destaca.

En la misma línea, Vsévolod Chaplin, portavoz y uno de los principales ideólogos de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR), opina que los crímenes estalinistas "no pueden ser justificados por ningún motivo".

Al tiempo, agregó, "es evidente que en la época soviética, incluido el gobierno de Stalin, nuestro pueblo realizó extraordinarias gestas, se logró un gran victoria y se consiguieron grandes avances en ciencia, tecnología, industria y economía, en general".

"Stalin, el Grande" es el título del libro escrito por el historiador español Anselmo Santos, militar retirado que ha dedicado toda su vida a conocer la vida del tirano, que él considera un "monstruo y un asesino, pero también un genio".

"Stalin tomó a un pueblo en un 90 por ciento analfabeto y en la más absoluta de las miserias, y lo educa y le da de comer. No olvidemos que 5 millones de rusos habían muerto en la primera guerra mundial y siete en la guerra civil", aseguró a EFE.

Santos opina que sin la colectivización forzosa de la tierra, que causó millones de muertos, no se hubiera alimentado ni al pueblo ni al Ejército rojo.

Lo mismo se puede decir de la industrialización: "convertir 25 millones de parcelas en 250.000 cooperativas", agregó.

"Debía hacer en diez años lo que la revolución industrial hizo en más de un siglo. Stalin realizó la operación logística más grande de la historia al trasladar piedra a piedra 2.500 fábricas a los Urales. Eso sí es un milagro", dice.

Reconoce que fue más bárbaro y cruel que la Inquisición, ya que mandó matar a casi un millón de miembros del partido durante las purgas, pero también destaca que le hizo un gran favor al mundo al frenar el avance de Hitler, lo que reconoció el propio Winston Churchill.

Aprovechando el 70 aniversario de la batalla de Stalingrado, los comunistas han pedido devolver ese nombre a la actual ciudad de Volgogrado, aunque un 55 por ciento de los rusos se ha manifestado en contra y sólo un 23 por ciento a favor, según el sondeo de Levada.

El presidente ruso, Vladímir Putin, condenó en 2007 las represiones soviéticas, en especial las estalinistas, y llamó a la población a no olvidar "el exterminio de estamentos enteros, como el clero, el campesinado y los cosacos".

Mientras, en la ciudad georgiana de Gori, donde nació Iósif Dzhugashvili, el Ayuntamiento informó a EFE que dedicará 15.000 dólares a la restauración del monumento al dictador que fue retirado hace dos años.

Se trata del mayor monumento de Stalin de toda la antigua Unión Soviética (13 metros de alto) y será erigido este año cerca del museo del dictador, que hoy será de entrada libre.

(*): EFE.

 

Editorial La Capital S.A

Av. Marcelino Champagnat 2551
B7604GXA
Mar del Plata, Argentina.
----
Teléfono: 0223 478 8490
contacto@lacapitalmdq.com.ar
----

Copyright 2012 LA CAPITAL | Todos los derechos reservados | Director: Florencio Aldrey