9 de April de 2015

Argentina y el Reino Unido tensaron su relación por Malvinas

El gobierno argentino citó al embajador británico ante Buenos Aires, John Freeman, para que brinde "explicaciones" sobre acciones de espionaje contra el país y la "militarización y exploración ilegal de hidrocarburos" en la plataforma continental.

BUENOS AIRES, - Los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña tensaron hoy la relación bilateral en torno a las Islas Malvinas con un cruce de convocatorias a sus respectivos embajadores, a raíz de las acusaciones cruzadas por ambas administraciones respecto de la "soberanía" del archipiélago y la "militarización" de su territorio.

El gobierno argentino citó al embajador británico ante Buenos Aires, John Freeman, para que brinde "explicaciones" sobre acciones de espionaje contra el país y la "militarización y exploración ilegal de hidrocarburos" en la plataforma continental.

En tanto, la Cancillería británica, el Foreign Office (FCO), citó a la embajadora argentina ante el Reino Unido, Alicia Castro, por "sus dichos" y los de la presidenta Cristina Fernández en torno a las Islas Malvinas, en una convocatoria que fue realizada ayer pero que se conoció hoy en el país.

La convocatoria argentina fue realizada por el vicecanciller Eduardo Zuain, quien expresó a Freeman el "malestar" de la Casa Rosada luego de que Foreign Office citara a Castro por los dichos de la Presidenta el 2 de abril en Ushuaia.

Además, el Palacio San Martín, por medio de la Secretaría de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, presentó una denuncia penal contra cinco empresas que realizan "actividades de exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina".

Desde Londres indicaron que "el Reino Unido no tiene dudas acerca de su soberanía sobre las Islas Malvinas y sus áreas marítimas circundantes, como así tampoco del derecho de los isleños acerca de decidir su propio futuro".

Los dichos de la Presidenta que causaron malestar en el Reino Unido tuvieron lugar la semana pasada, en Ushuaia, durante el acto de conmemoración del 33º aniversario del desembarco argentino en las Islas.

"Somos la excusa perfecta de un gobierno que ha tenido que abrir bancos de alimentos para alimentar a un millón de ingleses", señaló la mandataria y completó: "Que no se preocupen, que no pongan ni una sola libra más en la defensa de las Islas Malvinas. Que la pongan para alimentar ingleses, en darles trabajo, porque no somos un peligro para nadie".

Desde Foreign Office dijeron "objetar" esas declaraciones, lo que justifica la convocatoria a Castro para que "dé cuenta de ellas", subrayaron.

A su vez, la Cancillería argentina puntualizó que el reclamo a Freeman tuvo que ver con "el silencio del gobierno británico frente a revelaciones de Edward Snowden, a través del medio 'The Intercept', sobre acciones de espionaje electrónico masivo dirigidas contra la Argentina".

"Según este medio, las acciones fueron llevadas adelante ante la creciente presión internacional para resolver la disputa de soberanía sobre las Malvinas", precisó la información.

El cruce de convocatorias ocurrió una semana después del 33º aniversario del conflicto bélico de 1982 por el archipiélago, en medio de la tensión bilateral por las denuncias de Londres según las cuales Argentina es una "amenaza" para los isleños.

En el conflicto de 1982 murieron 649 soldados argentinos, 255 militares británicos y tres isleños.

Subir