28 de March de 2010

"Me gusta crear distintas identidades y jugar a ser alguien"

Brenda Gandini protagoniza la amena comedia "Abrazame" y en pocas semanas debutará en uno de los roles centrales de la novela "Malparida".

Brenda Gandini y un excelente presente profesional

En poco más de un lustro, Brenda Gandini se las ingenió merced a su talento para dejar de ser sólo una modelo guapa y, a cambio, ganarse un sitio privilegiado en la actuación, un espacio al que accedió respaldada por sus estudios y convicciones.

En estas horas debutó con la comedia teatral "Abrazame" de Daniel Delbene, una obra donde debe dar vida a Karen, una particular prostituta. En un diálogo con LA CAPITAL, la rubia veinteañera indica que "me siento muy feliz con este papel, una chica del interior que viene a trabajar como modelo a Buenos Aires, ella es de Ramallo pero termina trabajando como prostituta para poder sobrevivir, un tema que saldrá a la luz dentro de una comedia muy entretenida, con idas y vueltas todo el tiempo, mi personaje pasa por todos los estados de ánimo".

La joven admite que "el desafío aquí surgió al encarnar una prostituta, siempre hice personajes más naif, pero aquí anulé la timidez del cuerpo o las vergüenzas. Cuando encaro un personaje le armo un pasado y como la prostitución es un asunto muy difícil de tocar, acá está con cierto humor, orientado a la comedia, no tanto al drama".

Gandini venía teatralmente de personificar a la pelirroja Mary Jane en "SpiderMan", y evaluando aquello infiere que "hacer un comic fue buenísimo, me gusta mucho el público infantil, ellos te entregan una devolución muy sana, te ven y piensan de verdad que sos ese personaje, es maravilloso".

En TV, su trayectoria tiene prestigiosos pergaminos en doce ciclos exitosos y rememorando esto, dice que "mi carrera lleva una secuencia fantástica. Valoro a los productores que me llaman para trabajar, crecí de a poquito, me encanta trabajar, me gusta crear distintas identidades y jugar a ser alguien, las mil Brendas, aunque siga siendo yo, sino te aburrís de hacer siempre lo mismo. Aunque una tenga angel, en todo te tenés que preparar, hay que estudiar, para ser actriz es imprescindible".

Evocando su mejor trabajo en la pantalla chica, admite que su papel de Agustina en "Vidas Robadas" fue "clave". "Un personaje muy sufrido, me fascinó, ella fue raptada y violada, indagué bastante sobre la trata de personas, una realidad social que por mi edad no tenía".

En los últimos días Brenda comenzó a grabar los capítulos de la novela "Malparida", una producción de Artear con un rol protagónico. "Bárbara es un personaje atractivo, trabaja en la empresa de Raul Taibo y Gonzalo Heredia, es una gran ejecutiva de una empresa inmobiliaria, allí tengo un romance con un personaje, pero no es el de Gonzalo, no lo puedo anticipar, sino en Pol-Ka me matan, es con alguien de la oficina. Venimos precedidos por buenas expectativas, ojalá salga tan bien como esperan. La tele está muy rara, hace mucho que no veo una telenovela argentina, no sé, no me engancho, me cuesta".

En el final de la nota admite que le gustaría trabajar con su madre (Daniela Cardone) en algún ciclo de ficción, pero su postura evita caer en actos que la incomoden a la hora de hacer algo con ella. "Mucho no me gusta mezclar pues todo el tiempo te relacionan. Una quiere tomar vuelo propio, no habría problemas en hacer algo juntas, la pasamos genial, tiene energía, me contiene y me transmite mucha paz. Consejos para actuación no me dio, de modelaje, sí, me volvió loca (risas), fue fuerte, así duré trabajando como modelo sólo seis meses. Para ser modelo tenés que ser muy flaquita, pero no tengo el cuerpo de una modelo, es una moda que mucho no me gusta, no me siento cómoda, prefiero estar más saludable, no me sentía realmente cómoda en ese ambiente", afirma feliz con su presente.

Subir