La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
10 de August de 2014

Andar América del Sur para encontrar poetas

Viaja por los países de habla hispana de América del Sur para entrevistarse con poetas. De esa experiencia saldrá un libro y, además, dos antologías. Sube desde Ushuaia hacia Venezuela, en un zigzag que le llevará dos años y medio más.

Nacido en Bogotá, Colombia, el escritor Eduardo Bechara anda caminando América del Sur. Arrancó desde el punto más austral del subcontinente, Ushuaia, en Tierra del Fuego, y tiene previsto subir en zigzag hasta el Norte de Venezuela, en un recorrido que alcanzará los nueve países de habla hispana. Lo hace para buscar poetas y experiencias de vida ligadas a la escritura de la poesía. Esas historias formarán parte de un cuaderno de viaje personal, que tiene previsto publicar con el relato de la travesía, tras haber conocido a los principales colectivos poéticos de las ciudades sudamericanas, colectivos y soledades poéticas, porque en muchas latitudes no florecen grupos sino verdaderas soledades, dijo.

Su proyecto, que tituló ?En busca de poetas?, persigue además otro objetivo: y es el de construir una antología de poetas éditos que se realizará con la obra de quienes envíen sus textos, previa selección. Y para quienes no hayan editado nunca, se encuentra abierto un concurso que tiene un jurado internacional: Fernando Noy, Santiago Sylvester y Graciela Cros (argentinos), Eduardo Escobar y Elkin Restrepo (colombianos) y Rosabety Muñoz, Teresa Calderón y Elizabeth Neira (chilenos). También los inéditos tendrán como premio la publicación en una antología. Ambos, los editados y no lo editados, podrán enviar sus materiales al correo electrónico [email protected] Y existe una página web con la información del proyecto: www.enbuscadepoetas.com

El viaje, que lleva adelante desde hace un año y medio, nació como un proyecto artístico a partir de las conversaciones con un amigo cordobés, quien es también cuentista. ?Vimos el poco reconocimiento que tienen los poetas?, contó en Mar del Plata, una de las paradas elegidas para conocer a colegas lugareños. El apoyo económico para financiar la travesía lo encontró en su país, en la empresa Pavimentos Colombia.

Ahora, ya embarcado en esta experiencia que supone le llevará otros dos años y medio más, sabe que ?la labor más importante es hacer el cara a cara con el poeta, escuchar su poesía, conocerlos?, remarcó. Así, cree, está trabajando en favor de ese reconocimiento esquivo para los sensibles hombres de letras. Anduvo ya por Tierra del Fuego, por toda la Patagonia, la argentina y la chilena. Y está anclado en el centro de la Argentina. Su próximo destino será Buenos Aires, un sitio tan seductor como temible, desde el punto de vista de los poetas que allí habitan. ?Buenos Aires te puede sacar las tripas y ponerlas al sol?, metaforiza.

?Sé que voy a narrar América del Sur a través de la voz de los poetas?, indicó Bachara, quien es autor del libro ?Poemas a una ciudad, un insecto y una mujer? y de la novela ?La novia del torero?. Tiene otras historias aún inéditas y es docente de escritura creativa y abogado. También colabora con el diario El Tiempo, de Bogotá. Ya se encontró con unos seiscientos cincuenta poetas del sur de América del Sur. Quedó fascinado por la diversidad y la profundidad de los poetas de Santiago de Chile, ciudad en la que permaneció dos meses. ?El tiempo de permanencia en cada sitio lo marca el mismo lugar?, aclaró. Y dijo buscar siempre la mayor profundidad con los escritores que encuentra.

-¿Qué rasgo común encontró en los poetas de América con los que se entrevistó?

-El poeta tiene una sensibilidad particular con la que ve el mundo. Y veo que le genera mucha angustia el mundo de la manera en que está planteado y jerarquizado. Es un mundo desigual, en el que los sistemas económicos buscan un status quo para que unos se diferencien de los otros. En ese sentido, la poesía aparece como una voz de protesta. La poesía es vista por muchos como un vehículo de expresión, de exploración propia y colectiva. A veces se piensa en el deceso de la poesía y no es así: está más viva que nunca.