La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
26 de August de 2014

En General Alvarado hablan de una situación "catastrófica"

s por el desborde de los arroyos. Hubo campos que quedaron bajo el agua y rutas cortadas. Estiman que habrá grandes pérdidas económicas. Hoy tampoco se dictarán clases.

MIRAMAR, Corresponsal.- Sin dudas el temporal que viene afectando la zona dejará huellas imborrables que quedarán en la memoria de muchos, ya que los daños causados por los más de 170 milímetros caídos y el desborde de arroyos provocó que gran parte de la zona agropecuaria de General Alvarado esté bajo el agua.

Esta situación derivó también en inundaciones que afectaron la periferia y el casco urbano de las localidades de Miramar, Nicanor Otamendi, Mechongué y la villa balnearia de Mar del Sud.

Más allá de las abundantes precipitaciones caídas durante los últimos tres días, la situación se torna más apremiante por el desborde de los diversos arroyos originados en las sierras cercanas a Balcarce que tienen, previo paso por diferentes sectores de esta comuna, su desembocadura en el mar y, alimentados con el agua que baja de los campos, arrasan todo a su paso.

Esto trajo aparejado ayer el corte de las rutas 88, 77 y también el camino Independencia, que comunica Miramar con Mar del Plata, donde el panorama para el sector agropecuario se presenta desolador, con muchas hectáreas bajo el agua que seguramente producirán en esta época de siembra considerables pérdidas económicas, sobre todo para aquellos medianos y pequeños productores, tan castigados en los últimos años.

Igualmente, no todo termina allí porque durante las últimas horas hubo varios accidentes de tránsito y despistes, especialmente en la peligrosa y angosta ruta 88, producto de la tremenda acumulación de agua que la hizo intransitable.

Otra imagen de tristeza fue que varios establecimientos educativos de la zona rural quedaron a merced del agua y con su interior arrasado. Tal es el caso de las escuelas 3 del paraje La Ballenera y 10 del paraje San José (aquí hasta fueron evacuados los caseros), el establecimiento Nº 15 y el jardín 904 ?Santa Irene?. A estos se sumaron los jardines de Aeroparque y 909.

Ante esta caótica situación, el titular del Consejo Escolar de General Alvarado, Andrés Munaris, quien por precaución ya había decretado la suspensión de clases en todos los turnos ayer, dio a conocer que la medida hizo extensiva también para hoy, al menos en la educación pública.

De igual manera, una vez que el agua baje se sabrá cuáles instituciones podrán funcionar y en qué momento, de acuerdo a los daños que deje el temporal.

En Miramar desbordó el arroyo El Durazno e inundó el Parque de los Patricios, juntamente con el anfiteatro municipal y el paseo de las artes.

Por otra parte, algunos vecinos sufrieron las consecuencias con el agua, que ingresó a los domicilios, por lo que personal de Defensa Civil y otras áreas municipales, junto con bomberos y la misma gente que colaboró, trataron de hacerle frente a una situación por momentos insostenible.

La villa balnearia de Mar del Sud sufrió consecuencias severas, ya que el cauce de los arroyos destrozó puentes de comunicación entre distintos barrios y en su desembocadura barrió varios metros de arena en las playas del centro, dejando prácticamente sólo piedras a la vista.

En Comandante Nicanor Otamendi desbordaron las lagunas de ingreso a la localidad. Esto provocó que algunas zanjas y desvíos no resistieran y el agua llegara a zonas bajas y sectores cercanos al centro.

Unas seis personas fueron evacuadas y derivadas a un centro cultural donde había colchones y demás elementos de abrigo dispuestos por la delegación comunal.

Igualmente, aunque restan tareas pendientes de Hidráulica provincial, los trabajos de contención realizados por el municipio en diciembre evitaron que los daños fueran mayores, especialmente en el denominado ?Bajo Hondo?.

Cabe señalar que otros damnificados en todas las localidades se mudaron provisoriamente, mientras que por seguridad hubo quienes mantuvieron la vigilancia de sus hogares.

En diálogo con LA CAPITAL, el intendente de General Alvarado, Germán Di Cesare, definió la situación como ?catastrófica y excepcional a nivel climático, ya que nunca se vio el desborde de los arroyos a este nivel más allá de las intensas precipitaciones caídas?.

?Volvimos a reclamar obras pendientes a Hidráulica porque en Mar del Sud habrá que hacer, al menos, un puente nuevo y activar el proyecto para mejorar las condiciones en Otamendi. Además, trabajaremos con una partida presupuestaria excepcional para colaborar con los damnificados?, agregó luego de atender a familias en esa localidad.

Di Cesare también hizo mención a las complicaciones del sector rural: ?Hay un daño muy importante con hectáreas bajo el agua. Sin duda a todos nos desbordó este fenómeno, no queda otra que seguir trabajando juntos y mirar para adelante?.