13 de May de 2015

Proponen revisar el estado de las estaciones de servicio de la ciudad

Un proyecto de ordenanza impulsa la creación de un protocolo tanto para las abiertas como para las abandonadas. Buscan remediar sitios contaminados.

Mientras el Concejo Deliberante espera informes del Ejecutivo sobre un proyecto para prohibir la instalación de más estaciones de servicio en el centro y macrocentro, el Frente Renovador impulsa un protocolo en el que queden asentados los datos técnicos referidos a los tanques y al movimiento de combustible que realizan.

El proyecto de ordenanza, firmado por el concejal Cristian Azcona, se inscribe en la búsqueda de resortes legislativos que permitan evitar la contaminación de los sitios en que se emplazan o emplazaron las estaciones de servicio y habiliten nuevas inversiones en el futuro.

Según la iniciativa, el protocolo debe contener datos vinculados a la georreferenciación, uso de suelo, servicios auxiliares, certificados de auditorías, características de los tanques y estado de los venteos. También debería presentar un registro de incidentes ambientales, el estado de las instalaciones de los efluentes líquidos, la gestión de los residuos peligrosos y los lugares críticos o con evidencia de contaminación.

A partir de esos y otros datos (como quién es el propietario del predio de cada estación), se iniciaría un trámite para inscribir a las estaciones no registradas en el Registro Provincial de Operadores y Generadores de Sustancias Peligrosas, con lo que se fijarían prioridades de intervención.

El proyecto también encomienda al Ejecutivo a que adhiera al Programa Nacional para la Gestión de Sitios Contaminados, una herramienta que, según marcó Azcona, "aporta el marco necesario para las tareas de diagnóstico, priorización y remediación de los sitios contaminados".

La iniciativa surgió a raíz de "los riesgos para la salud y el medio ambiente que producen los tanques abandonados y con presencia de hidrocarburos en edificios o terrenos donde han funcionado estaciones de servicio", indicó el edil.

Las fugas de combustible, explicó, pueden recorrer grandes distancias bajo el suelo, contaminar redes de abastecimiento de agua, penetrar en redes de alcantarillado o de drenaje y provocar incendios y explosiones.

Destacó además que la manipulación y evacuación de residuos, así como la limpieza de grandes vertidos, exige formación especial y utilización de elementos de protección. "El personal que los manipula debe ser consciente de la repercusión de la peligrosidad que estos residuos generan en el medio ambiente, la salud y la seguridad, así como del riesgo de incendio que suponen", puntualizó.

"Los residuos generados por derrames de nafta y gasoil deben verterse en depósitos y contenedores autorizados y debidamente etiquetados, y almacenarse hasta su eliminación o su reciclaje de acuerdo a las normativas de ley, las que deberán ser respetadas por las empresas del rubro", agregó.

Azcona señaló que el combustible recuperado puede ser devuelto a su planta de producción o almacenamiento, pero advirtió que los vertidos no deben ser barridos, fregados o volcados en desagües, sumideros, retretes, alcantarillas, colectores u otras redes de drenaje ni tampoco deben arrojarse a la calle.

Alertó que "muchos inmuebles abandonados se convierten en minibasurales, desconociendo el estado municipal su situación patrimonial o de uso de suelo".

Para el concejal, la seguridad y protección ambiental "son responsabilidad de todos". Y recordó que en 2013 se conformó la Unidad de Gestión Ambiental, conformada por los colegios de Martilleros, Constructores, Técnicos, Arquitectos y Gestores y la Cámara de Expendedores de Combustible.

Por otro lado, mencionó que Mar del Plata está incluida en la plataforma de Ciudades Emergentes y Sostenibles del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), "condición que la obliga a llevar adelante estrictas pautas de cuidado ambiental".

El antecedente del proyecto del Frente Renovador es el que presentó en febrero el radical Nicolás Maiorano para prohibir en el centro y macrocentro de la ciudad la instalación de más estaciones. Según el edil, en ese radio el servicio está abastecido, por lo que hay que evitar el "pasivo ambiental" que dejan cuando cierran.

La medida, que promueve aplicar incentivos en los indicadores urbanísticos para quienes inviertan en esos sitios, está en análisis en la Comisión de Obras. La titular del cuerpo, Cristina Coria (UCR), dijo ayer a LA CAPITAL que espera informes del Ente de Obras y Servicios Urbanos (Enosur) y de Obras Sanitarias para avanzar con el proyecto.

Subir