La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
27 de October de 2014

El traspaso del legado, siete décadas después

Dos futbolistas que hicieron historia en General Urquiza. Leonardo Gómez, capitán del campeón de la Liga Marplatense de Fútbol 2014, fue recibido en su casa por Mario Giangualano, wing izquierdo que había logrado el último título del club centenario, en 1944.

Leonardo Gómez, capitán del Urquiza campeón 2014, junto a Mario Giangualano, wing izquierdo en el título de 1944.

por Juan Miguel Alvarez

Twitter: @jmalvarezmdq

Gracias por haber defendido nuestros colores con honor y gloria, dice el diploma que recibió un mes atrás Mario Giangualano, con motivo de los cien años de General Urquiza. El wing izquierdo, hijo de uno de los fundadores de la institución de la calle Tucumán, es el único sobreviviente del recordado título de 1944.

Pasaron 70 años para que la historia vuelva a repetirse. El sábado, el equipo capitaneado por Leonardo Gómez se coronó campeón anual, tras vencer en la final 3-0 a Juventud Unida de Batán/Los Andes.

Giangualano recibió en su casa a Gómez y, juntos, charlaron con LA CAPITAL sobre las consagraciones.

"Es una alegría para mí saber que Urquiza volvió a salir campeón. Pero más contento debe estar él", dijo Mario en referencia a quién tomó su legado. "Me enteré del título porque me llamó Atilio (como le dicen a Roberto Etcheverrigaray, vicepresidente del club). La verdad es que no sabía que jugábamos la final. Me dijo '¿no me creés que salimos campeones?, tengo la copa en mi casa'".

Con 93 años, se animó a recitar de memoria la formación del '44. "Carrizo; Propersi y Lanchini; Horacio Iribarren, San Martín y Héctor Iribarren; Pretelli, Capdevielle, Guglielmi, Ayala y Guangulano", dijo de corrido. "Lo que pasa es que en esa época siempre éramos los mismos. No nos lesionábamos nunca y, en todo caso, jugábamos igual", contó.

Su padre también se llamaba Mario y el 11 de septiembre de 1914 fundó junto a ocho amigos el Club Nacional, antigua denominación de General Urquiza. Además, fue integrante del equipo campeón de 1915, en el primer año compitiendo en la Liga Marplatense. Después, la institución repitió en 1924 y 1925.

Para quedarse con el título de 1944, Urquiza derrotó en la fecha final 4-3 a Huracán. El equipo de la calle Tucumán terminó el torneo con 15 puntos (seis triunfos, tres empates y una derrota), tres más que su vencido y que Independiente.

Mario Giangualano, quien fue de la partida ese día, recordó con lujo de detalles el encuentro decisivo. "Faltaban 20 minutos y perdíamos 3 a 1. En ese momento mi 'vieja' y mi hermana se fueron de la cancha. Cuando estaban saliendo sintieron el grito de gol, pero no volvieron porque no sabían de quién era. Después vino el centro de Petreli, Ayala le pegó con el taco y la pelota entró en el ángulo. Al ratito Guglielmi hizo el tercero. Yo jamás vi a alguien que pueda cabecear como ese hombre. Con el empate ya éramos campeones. Pero Huracán no daba más y metimos el cuarto", relató el wing izquierdo que siempre defendió los colores de Urquiza.

Par la sesión de fotos que propuso LA CAPITAL, Leonardo Gómez sostuvo el suplemento del domingo, mientras que Mario Giangualano exhibió el diario del 22 de octubre de 1944. Después, se unieron para una imagen con la camiseta de Urquiza, la que tan bien supieron defender con siete décadas de diferencia. "Fue un gusto", se despidió Gómez. El placer fue de General Urquiza.