La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 16 de febrero de 2017

Preocupa a la UTA el impacto de la llegada de aerolíneas de bajo costo

Lo reveló a LA CAPITAL el secretario general en Mar del Plata, Sergio Medina. Es porque perjudicarían a las empresas de colectivos de larga distancia. Y pondrían en riesgo la fuente laboral de los choferes.

Sergio Medina, secretario general de la UTA Mar del Plata.

El secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Mar del Plata, Sergio Medina, advirtió que la operatoria de aerolíneas de bajo costo perjudicaría las finanzas de las empresas de micros de media y larga distancia, que a su vez pondrían en riesgo la fuente laboral de los choferes.

Medina, que también es el secretario general de la CGT local, tuvo sensaciones contradictorias tras la noticia de que avanzan los trámites para que cinco aerolíneas “low cost” empiecen a operar en el país y cuatro de ellas incluyan a Mar del Plata entre sus rutas.

En esa dirección, dijo que para la ciudad sería “espectacular” la incorporación de servicios aéreos que puedan transportar pasajeros a otras localidades del país, pero señaló que las empresas de micros, “no solamente provinciales sino también las nacionales, se van a ver muy damnificadas”.

“Por un lado se hace un bien muy grande y por el otro un mal muy grande. Es una cuestión para evaluar”, sostuvo Medina. “Es un servicio muy bueno, muy importante, pero que puede traer consecuencias muy grandes en lo que es el transporte. Saldría muy afectado el transporte y esto perjudica a los trabajadores, sin ninguna duda. La competencia sería muy desfavorable”, agregó.

El dirigente sindical alertó que las empresas de micros que realizan los recorridos provinciales “están pasando un momento muy difícil”, y mencionó el caso de El Rápido Argentino, cuyos trabajadores llevaron a cabo un paro de una semana que dejó pasajeros varados en la terminal de ómnibus.

“El Rápido y Río Paraná no tienen subsidios. Hoy pueden vender pasajes porque es verano, pero en invierno mueren”, ejemplificó, y enseguida acotó: “Si les agregás una competencia, desaparecen. Ese es el tema”.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), a través de la Junta Asesora de Transporte Aéreo, emitió dictámenes sobre las rutas aéreas que habían sido solicitadas. Según los documentos, las aerolíneas de bajo costo ahora tienen 180 días para “acreditar la capacidad técnica para volar”, como los aviones con los que van a operar y el plan de negocios, entre otras cuestiones.

La palabra final la tendrá el Ministerio de Transporte, que deberá aprobar el dictamen de la ANAC. Una vez que esto ocurra, se verá reflejado en el Boletín Oficial.

La suiza Flybondi, bajo el nombre “FB Líneas”, tiene previsto realizar un vuelo Buenos Aires-Mar del Plata. Por su parte, de entre 76 rutas que le aprobaron a la colombiana Avianca, que operaría bajo el nombre “Avian Líneas

Aéreas”, están las de Buenos Aires-Mar del Plata y Buenos Aires-Tandil.
Alas del Sur anticipó que hará la ruta Córdoba – Buenos Aires – Villa Gesell – Mar del Plata – Bahía Blanca – Trelew –

Comodoro Rivadavia – Río Gallegos – Río Grande – Ushuaia, y viceversa.
A American Jet, por su lado, una de las rutas que le aprobó la ANAC es Neuquén – Bahía Blanca – Mar del Plata – Buenos Aires.

Medina anticipó que la semana próxima viajará a la ciudad de Buenos Aires para mantener un encuentro con el secretario general de la UTA a nivel nacional, Roberto Fernández. De allí saldría la postura que el gremio de los choferes llevará “a las conversaciones que se tengan con el Ejecutivo provincial o nacional” sobre el impacto de los nuevos servicios aéreos.

Levantaron el paro

Choferes de la empresa El Rápido Argentino levantaron cerca de la medianoche del martes el paro que habían mantenían desde el miércoles de la semana pasada en reclamo del pago de haberes y malas condiciones laborales. El secretario general de la UTA local mencionó que la medida involucró a “120 trabajadores”, entre choferes y personal técnico.

Por la suspensión de los servicios, hubo quejas de pasajeros varados en la Terminal, donde una familia incluso se vio obligada a pasar una noche.