7 de marzo de 2018
Comentarios

Presidente de la UIA apoya al gobierno pero aclara que seguirá marcando diferencias

Miguel Acevedo sostuvo que prevalece una "visión positiva de lo que pueda hacer el gobierno" aunque señaló que la entidad seguirá marcando lo que considere que haya que cambiar.

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, ratificó hoy su apoyo a la administración de Mauricio Macri, pero advirtió que seguirá marcando las diferencias en cuanto a la política económica.

Acevedo dijo que “muchos” de los empresarios y colegas con los que habla en los distintos niveles, industriales o de producción primaria, “tienen una visión positiva de lo que pueda hacer el Gobierno”.

“Ahora, eso no quita que tengamos que ir advirtiendo en donde vemos que se tiene que cambiar algo o se tiene que hacer de otra manera. Eso no es que queremos imponer una política ni nada por el estilo, sino que es justamente de cómo tiene que ser la relación”, dijo.

El jefe de la central fabril pidió “despolitizar los problemas y tratarlos como argentinos” para hallar soluciones y reconoció que el Gobierno tiene “urgencias” y tiene “cosas que van a políticas a largo plazo y hay que apoyarlas”.

En declaraciones al diario El Tribuno de Salta, el empresario intentó bajarle el tono a los fuertes roces que los hombres de negocios (incluido él) tuvieron días atrás con el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

“Creemos que hay que tener una agenda positiva y dejarse de llorar. Hay que ganar nuevos mercados y competitividad”, afirmó el ministro después de que la UIA planteara nuevos reclamos para mejorar la situación económica y financiera de las empresas.

Ahora, Acevedo consideró que el “camino” para el desarrollo económico “se construye con tiempo” y aclaró que él no habla de “hacer políticas de shock o gradualistas, sino que cualquier cambio tiene que ser con consensos en la sociedad y eso no se hace de un día para otro”.

Acevedo forma parte del grupo de empresarios que debe preparar el temario de debate privado dentro de la cumbre del G-20, que volvió a reunirse, ahora en Salta, en medio de la pelea dialéctica entre el oficialismo y los industriales.

Subir