21 de mayo de 2018
Comentarios

En esta nota

“Queremos que la gente sienta a la Universidad como propia”

Alfredo Lazzeretti remarcó el objetivo de expandir la Universidad Nacional de Mar del Plata a la región. Las nuevas ofertas, el presupuesto, y los objetivos de una gestión que apunta a "reforzar el compromiso social" de la casa de estudios.

Alfredo Lazzeretti, rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

por Hernán Kloosterman
@h_kloosterman

Alfredo Lazzeretti repite su deseo de que la gente sienta a la universidad como propia. Es uno de los máximos desafíos que se planteó al asumir como rector de la universidad de Mar del Plata, hace seis meses. Lo remarca cuando explica los objetivos de “producir un cambio cultural” y “reforzar el compromiso social”, dentro la gestión.
“Estamos convencidos de que la universidad tiene un enorme potencial y estamos trabajando para que eso se materialice”, aseguró a LA CAPITAL.

“Pusimos mucho énfasis en que la universidad tiene que ser una universidad regional, con una mirada que exceda el municipio de General Pueyrredon. Otro capítulo es reforzar el compromiso social de la universidad. Queremos que la gente sienta a la universidad como propia, como algo cercano”, aseguró el ex diputado provincial por el socialismo.

– ¿La matrícula de alumnos sigue en aumento?

– La UNMdP crece significativamente en cantidad de alumnos. Y lo hace básicamente al mismo tiempo que va creando nuevas ofertas académicas, ya sea de pre grado, carreras cortas, tecnicaturas o carreras de pos grado.
Por supuesto que el incremento ha sido significativo con la carrera de medicina, que está en su segundo año. Eso tuvo un impacto no sólo en Mar del Plata sino en toda la región y somos muy optimistas en la influencia que va a tener en la mejora de la salud pública. Por otro lado ha crecido la matrícula de las carreras cortas. Hay facultades que han largado tecnicaturas que son de tres años. El desafío que estamos trabajando para los próximos años es incrementar aún más eso, y hacerlo dialogando con la comunidad, escuchando con más detalles qué tipo de profesionales se demandan. La inscripción del año pasado fue superior en relación al anterior, siempre estamos en 9 mil o 10 mil inscriptos que quieren ingresar a la universidad y ahora, a mediados de junio, comienza la inscripción para el ciclo lectivo del año que viene.

– ¿Cómo está la Universidad en lo que respecta al presupuesto?

– Tiene un presupuesto de 2 mil millones de pesos que si el Ejecutivo nacional lo transfiere en su totalidad, está garantizado el funcionamiento de la universidad. Lo que sí tenemos como limitante es que se ha suspendido la realización de obras nuevas. Estábamos por empezar la primera etapa de construcción del aulario de la Facultad de Ingeniería en Colón y 248. Eso no se puede concretar por estas cancelaciones. Y por supuesto que tenemos una preocupación por los cambios que tuvo la macroeconomía en estos días. Hay una serie de insumos que están valuados en dólares por lo que se va a encarecer la compra y eso no está contemplado. Y por supuesto que estamos mirando que no haya ningún recorte presupuestario. Además de la preocupación porque venimos con medidas de fuerza de los sindicatos docentes que todavía no han cerrado su paritaria.

– ¿Ve lejana la posibilidad de que se logre el boleto educativo de transporte, como ya tienen otras ciudades de la provincia?

– Nuestros estudiantes están activos desde hace mucho tiempo, a través de su Federación, en el reclamo del boleto educativo. Nosotros los acompañamos, creemos que es correcto y que para que Mar del Plata se pueda posicionar como una ciudad educativa en la región, necesitamos que exista el boleto educativo. Hemos iniciado algunas gestiones con la provincia para ver si podemos lograr asistencia económica para que eso se pueda lograr. Veremos… No son épocas fáciles para este tipo de subsidios.

– Se cuestiona mucho el nivel con el que los chicos llegan a la Universidad después del secundario. ¿Con qué realidad se encuentran?

– Nosotros tenemos que hacer el esfuerzo como universitarios para que la educación pública recupere el centro de la agenda del debate. La educación tiene que ser algo que nos preocupe y ocupe en todo el país. Y la educación pública en nuestro país está sufriendo un deterioro en las últimas décadas que es necesario revertir.
La Universidad recibe a los estudiantes del secundario pero hay un problema que es la deserción: sólo el 50% de los estudiantes que inician la secundaria, terminan.
Respecto al nivel de formación, hacemos el esfuerzo por darle la mayor cantidad de herramientas posibles sin limitar su acceso a la universidad. Nosotros tenemos que hacernos cargo de los estudiantes secundarios que tenemos. No podemos poner una vara para que entren sólo determinados estudiantes. Lo que hay que hacer es tomar al estudiante con su realidad y trabajar para formarlo y darle el máximo nivel posible que le permita ingresar y permanecer en el sistema.

– ¿Con qué objetivo cumplido se iría satisfecho cuando termine su gestión?

– Me iría tranquilo consolidando una oferta académica importante en la universidad. Con un mayor desarrollo de un compromiso social de la universidad. Y también me iría contento consolidando la investigación.
Porque tenemos la capacidad de ir moviendo la línea del conocimiento. Y si parte de ese conocimiento terminara en un emprendimiento productivo, habremos contribuido a generar mayor riqueza en el municipio, más empleo y mejor calidad de vida.

La satisfacción por la llegada de Medicina

La noticia más destacada para la Universidad de Mar del Plata en los últimos tiempos fue la llegada de la carrera de Medicina que actualmente atraviesa su segundo año de cursada.

“La valoración que hacemos es muy positiva de lo que significó la incorporación. Nos genera la posibilidad de tener una mayor entidad como Universidad”, elogió el “Pájaro” Lazzeretti y agregó que hay algunas carencias que van “subsanando”.

LAZZERETTI06

“Es un proyecto que no empezó con todo resuelto sino que vamos construyendo la universidad con los estudiantes, con la formación de los docentes”, expresó.

Además de la importancia que tiene para la ciudad, el rector destacó el “nuevo paradigma” que propone la carrera.

“Es una Universidad de Medicina con un nuevo paradigma. Se pone énfasis primero en la promoción de la salud, después en la prevención de la enfermedad y por último en el diagnóstico tratamiento y recuperación del hombre enfermo. Pero hay una primera parte que ve al hombre no sólo desde su perspectiva biológica sino psicosocial”, contó y agregó que “los alumnos de los primeros años comienzan a visitar los centros de salud, mediante un convenio con el municipio”.

El sueño del edificio propio

Actualmente, la carrera se cursa en el Colegio de Martilleros y en la sede del Instituto Nacional de Epidemiología. Sin embargo, desde la Universidad mantienen la ilusión de poder edificar una “casa” propia. El lugar sería atrás de donde actualmente está el CEMA, en unas tierras que pertenecen al estado por las que la Universidad ya inició gestiones.

“Hay un anhelo de tener un edificio propio. Veremos si en el futuro podemos conseguir fondos para la creación de una nueva sede. Lo que estamos haciendo es hablar con la Agencia de Administración de Bienes del Estado para ver si podemos lograr la cesión de las tierras”, comentó.

Respecto a la gran cantidad de estudiantes que se anotaron para iniciar la carrera, Lazzeretti destacó que “cuando se abre una carrera como medicina que es un viejo anhelo es como cuando se rompe un dique y las aguas desbordan. La cantidad de ingresantes es muy grande. Hay que tomarse unos cinco años para ver en qué cauces se estabiliza la demanda de los ingresantes”.

“El arancel a los extranjeros es un verdadero despropósito”

Tras la polémica que generó la iniciativa que buscaba cobrarle un arancel a los extranjeros que estudian en las universidades públicas de la Argentina, Alfredo Lazzeretti reafirmó su postura en contra del proyecto, al que consideró “un verdadero despropósito”.

“Hay muchos diputados nacionales que hacen los proyectos de acuerdo a las noticias que salen en los diarios, sin mucha reflexión. Ese proyecto fue un verdadero despropósito porque en primer lugar desconoce la trayectoria de la universidades argentinas que desde la reforma de 1918 siempre ha tenido una vocación de integración regional, latinoamericana y nuestras universidades han recepcionado hasta la actualidad una gran cantidad de estudiantes extranjeros, que nos enorgullece porque nos siguen eligiendo y creen en la calidad de las universidades públicas argentinas”, opinó.

Por otra parte, el rector afirmó que ni siquiera tiene “sustento económico” el proyecto. “Los estudiantes viven acá, pagan impuestos y seguramente se financian con dinero que les envían sus familias. No tiene ningún sustento, ni económico, ni histórico, ni cultural hacer ese planteo. Aparte, en todo el país, la cantidad no representa ni el 2% del sistema universitario. Y en nuestra ciudad es menor”, profundizó.

Subir