29 de noviembre de 2016
Comentarios

Se puso en marcha el juicio a Pilotti por la brutal agresión a su ex novia

Podría ser condenado a 15 años de prisión por la salvaje golpiza que le propinó a María Victoria Montenegro durante una fiesta electrónica en una playa del sur.

 

Fotos: Osvaldo Braillard.

Comenzó esta mañana el juicio a Cristian Pilotti, acusado de agredir brutalmente a su ex novia Viictoria Montenegro, por lo que puede ser condenado a 15 años de prisión.

A partir de hoy entró en la etapa decisiva del juicio por jurados, que tiene como fiscal a Leandro Favaro y la decisión de los 12 ciudadanos será refrendada por el juez Néstor Conti, del Tribunal Oral Criminal 2.

Pilotti está preso desde una semana después de la golpiza, que tuvo lugar el 7 de enero de 2015. Pilotti y Montenegro
habían mantenido una relación durante seis años, pero entonces ya no eran novios: mantenían la relación con esa cercanía propia de los noviazgos.

Los meses que no se frecuentaban quedaron atrás y volvieron a encontrarse para festejar el cumpleaños de Pilotti. Ya nadie del entorno de ella quería que lo siguiera viendo y fue por eso que aquel miércoles montaron una estrategia de adolescentes. El la pasó a buscar por su casa, aunque ella lo esperó a la vuelta de la manzana.

De allí fueron al Camping Municipal donde se reunieron con la madre y los hermanos de Pilotti. En una ocasión, la madre había sido testigo de la violencia, una noche en la que Pilotti la llevó a su casa toda golpeada. Esa vez ella y su esposo se habían ocupado de Victoria, ensangrentada y herida. La habían hecho dormir y propuesto una charla entre todos al día siguiente. Pese a todas las promesas de cambio, Pilotti siguió siendo el mismo como se corroboraría después del encuentro en el Camping Municipal.

“Sos una puta, me estás haciendo quedar mal, te voy a matar porque te estás portando como una puta”, escuchó la rubia menudita que le gritaba el grandote musculoso en aquella noche de verano ideal, con música rítmica electrónica, playa y juventud. Para ella no era una reacción desconocida y para él era necesaria: eso de que su novia bailara con dos chicas minaba su virilidad y debía imponerse.

Cristian Pilotti, el grandote musculoso, arrancó a María Victoria Montenegro del corazón de la fiesta en el balneario Arena Beach y se la llevó para el estacionamiento, donde la desfiguró a golpes. Cuando Montenegro recuperó la conciencia estaba toda ensangrentada, casi no podía respirar y sus lágrimas mezcladas con sangre caían sobre el tapizado del Chevrolet Corsa. Lo único que pidió fue que la llevara a la pizzería donde trabajaba su amigo Mariano.

Subir