29 de noviembre de 2016
Comentarios

Surfeando a un Mundial

Pablo Martínez viajará a La Jolla, California, para ser el primer argentino no vidente en representar al país en un Mundial de Surf Adaptado.

Por Mariana Isa

Un sueño por cumplir, trabajo intenso y a conciencia, amigos que apoyan y un deporte que le da el marco perfecto a la historia. Pablo Martínez viajará a La Jolla, California para ser el primer argentino no vidente en representar al país en un Mundial de Surf Adaptado.
Tiene 26 años y hace 21 que perdió la visión por una neuritis óptica. “Fue un proceso muy rápido y tengo muy patente el recuerdo de ese momento. El tener la posibilidad de ver durante cinco años me dio ventajas para aprender los deportes. Yo aprendí a caminar a través de la imitación visual, aprendí a comer de la misma manera. Aprendí a correr, a andar en bicicleta teniendo vista. Son cosas que un ciego de nacimiento no conoce. Del mar no tengo nociones ni de cómo es una ola, pero pude ver la cara de mis familiares una vez y eso es un factor de socialización importantísimo”, confiesa Pablo.
En el surf encontró un deporte y un medio donde sentir libertad. “Los ciegos estamos muy sujetos a los condicionamientos de las otras personas y a los prejuicios, entonces todo el tiempo, por falta de información, nos van limitando y nos va frenando. Nos hacen más estructurados en los movimientos, estamos bloqueados y en el surf encontré todo lo contrario. Me impulsaron a moverme rápido y a no frenarme para no perder la estabilidad, a fluir y a viajar con la tabla hasta donde pueda llegar. El miedo es lógico e incluso está bueno sentirlo al principio porque ayuda a tenerle respeto al mar”, explicó con gran entusiasmo en la orilla de playa Varese, escenario de la mayoría de sus entrenamientos.
Pero más allá de ser un gran ejemplo y de demostrar continuamente que se puede, que los límites no existen y que pese a las distintas dificultades se puede pelear por un sueño, su sueño de ir al Mundial de Surf Adaptado no se termina en California. “Vamos a cambiar la historia de muchas vidas, no las nuestras nada más. Cuando volvamos queremos presentarles esta posibilidad a otros ciegos y a otras personas no discapacitadas que quieren ser felices y no encuentran la manera, porque a lo mejor la manera está acá. La idea es conocer otras experiencias para traerla al país y compartirla con los demás. Tenemos la responsabilidad de llevar la bandera de los pioneros y queremos que esto se reproduzca. Argentina tiene un cupo de ocho deportistas para competir y este año somos sólo dos. Esto nos hace perder puntos y no queremos que en el próximo torneo vuelva a pasar lo mismo”, reveló Martínez.
Cerca del mediodía y entre otras responsabilidades (le quedan tres materias para recibirse de kinesiólogo), Pablo se encuentra con Fernando Elichiribehety, uno de sus entrenadores, para prepararse para una experiencia única. Entrena todos los días y lo hace con una gran satisfacción en su rostro. “Hay que estar locos para esto, y nosotros un poco locos estamos, pero es una locura linda”, revela entre risas Fernando antes de iniciar la entrada en calor.
“La bandera que lleva Pablo es la de invitar a todos a que se acerquen al deporte, porque él demuestra todos los días que los límites se los pone cada uno”, aclara su entrenador.
Ellos dos, junto a Juan Martín Celano y Matías Lombroni, representarán a la Argentina del 8 al 11 de diciembre en California, pero también estarán cumpliendo un sueño y armando las bases de un surf totalmente adaptado.

Subir