16 de abril de 2018
Comentarios

En esta nota

Una interna feroz con el ascenso a la vuelta de la esquina

El presidente despotricó ante la vista de todos contra el manager y el técnico. Y amagó con tomar una decisión drástica. Pudieron calmarlo y la sangre no llegó al río. En el Oeste vuelan de bronca contra Riestra.

El hombre salía del palco caliente. Tenía pocas ganas de seguir con el festejo de cumpleaños después del flojo partido de su equipo. Y eso que el gol en la última jugada del partido le había devuelto el corazón al cuerpo a varios y no eran pocos lo que se iban contentos de la cancha.

Sin embargo el hombre estaba furioso. Y al cruzar por la confitería para dirigirse a su camioneta se topó con el manager que ya le trajo más de un dolor de cabeza. Atónitos quedaron los testigos (varios teniendo en cuenta que todos pasaban por ahí para dirigirse al estacionamiento) cuando vieron al “1” increpar al manager. Al presidente se le fueron algunas palabrotas en medio de la calentura y más o menos responsabilizó al hombre en cuestión y al técnico por lo mal que jugaba el equipo.

Tras una pasada por el toilet, y lejos de calmarse, el “presi” se encontró con su hijo, quien a la vez es vicepresidente y uno de los pocos que sostiene la presencia del manager. Y siempre delante de múltiples testigos le dijo (palabras más, palabras menos): “hay que rajar a este tipo porque nos va a hacer perder el ascenso”.

Por suerte el más joven logró calmarlo un poco y la sangre no llegó al río. Aunque dicen que obviamente ese cruce picante en la confitería llegó a oídos del DT, que amagó con pegar el portazo. Una locura teniendo en cuenta que el equipo está primero y es el gran candidato al ascenso a la Superliga.

Dicen que -entre otras cosas- el mandamás no entiende como el DT no pone en cancha a uno de los hombres más desequilibrantes que tiene el plantel. Y le molesta ver que pese a la gran inversión que se hizo para armar un plantel muy competitivo, al equipo le cuesta encontrar una identidad.

No obstante, ese peso de las individualidades hace que muchas veces se disimulen las falencias colectivas. Eso y “la suerte de campeón” de un equipo que ve como el resto generalmente juega en favor de sus intereres.

Estando el ascenso tan alcance de la mano sería una picardía perderlo por divisiones internas. Porque hoy está todo dado para lograr algo grande ya no sólo para el club sino para la ciudad. Aunque algo está claro, si se logra el ansiado ascenso parece muy difícil que el técnico se mantenga en el cargo. Y el manager podría correr la misma suerte…

Hay un quiebre en el cuerpo técnico de la Selección Argentina de fútbol. Y parece que por pedido de Lionel Messi, “el dueño del equipo” (así lo calificó el propio DT Jorge Sampaoli), sumaron a Pablo Aimar, entrenador de juveniles, al equipo principal.

Al parecer, el confidente de Sampaoli desde sus comienzos, el ayudante Sebastián Becaccese, se sintió “traicionado” – según algunos infidentes – y el pedido de explicaciones no tardó en llegar. Respuestas claras no hubo, pero el confidente de años quedó relegado.

Otro que sintió, según parece, esa “traición” fue Lautaro Martínez. Hasta hace 15 días atrás el técnico lo iba a ver seguido y vociferaba por todos lados que el delantero de Racing estaba con un pie en el Mundial de Rusia. De repente, y ante la indiferencia de Sampaoli, “la joya” del equipo de Avellaneda se enteró que no sería tenido en cuenta. Una reunión ayer quiso poner “paños fríos” a la situación… Y habrá que ver si Lautaro vuelve a tener chances…

Ahora el idilio, en un seleccionador cambiante, se llama Franco Armani… La gente de River quiere justificar el dinero que pagó por el arquero y la mejor manera es que sea convocado a la Selección para el Mundial. Y estarían convenciendo al DT.

Un grupo interno de hinchas del Club Ferro Carril Oeste de Capital Federal autodenominado “Ferro Antifacista”, se plantó sobre la cuestión de las sociedades anónimas en el fútbol. Y de paso se quejaron del partido que perdieron ante Deportivo Riestra en el Bajo Flores y asociaron las dos cuestiones.

“No, no le tenemos bronca a Riestra. Ni a sus genuinos hinchas. No tenemos nada en contra de ‘La Banda del Bajo Flores’, pero le tenemos odio y repulsión al fútbol negocio”, escribieron.

Expresan en las redes que están en contra de “la incursión mercantil de Riestra en el fútbol para manchar la pasión, el fervor y la imparcialidad”.

“Riestra, un club históricamente de la “D”, con esporádicos pasos por la “C”, perdió la humildad de un plumazo para vestir una camiseta Adidas que lo depositó en la segunda división del fútbol argentino, a un paso de Ríver y de Boca”, lanzaron.

“No les extrañe que a último momento les devuelvan los 10 puntos que les quitaron producto del ascenso turbio del año pasado, cuando un jugador se hizo pasar por ¿hincha? e ingresó al campo de juego para suspender la final vs Comunicaciones (dicho sea de paso, la AFA originalmente les había descontado 20 puntos, el 50% ya se les reembolsó)”, añaden. Y cierran con la frase: “la pelota no se mancha”, de Maradona, justamente defendido del abogado que maneja Riestra y es dueño de la empresa de una de las bebidas energizantes más famosas.

Subir