La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 15 de mayo de 2018

Armadores y gremios intensifican gestiones contra el plan de manejo del langostino

Aseguran que la propuesta de la subsecretaría de Pesca de la Nación perjudicará la actividad de unos 40 buques fresqueros con asiento en Mar del Plata. Pidieron la intervención de la gobernadora Vidal para que "defienda los intereses de la Provincia de Buenos Aires".

Armadores y sindicalistas esperan el resultado de sus gestiones para frenar algunas medidas del plan de manejo del langostino.

A través de gestiones realizadas ante distintas autoridades y mediante una nota enviada a la gobernadora María Eugenia Vidal, varias cámaras empresariales y gremios de la industria pesquera local solicitaron frenar la aprobación del plan de manejo del langostino impulsado por el subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Bosch.

Los empresarios y sindicalistas sostienen que varias de las disposiciones contenidas en ese proyecto impedirían que la flota fresquera marplatense continúe participando de la explotación de ese recurso, cuya temporada está a punto de comenzar.

Está en riesgo la actividad de unos 40 buques, de 8 plantas en tierra. Además esto pone el riesgo a la estiba y el transporte de Mar del Plata que hoy dependen mucho del langostino”, le aseguró a LA CAPITAL Mario Galano, del Centro de Patrones de Pesca.

Durante una conferencia de prensa realizada este martes en la sede de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura, empresarios y gremialistas hicieron saber que se encuentran realizando gestiones “a todo nivel” para evitar que el plan de manejo impulsado por Bosch sea aprobado en la próxima sesión del Consejo Federal Pesquero, prevista para este jueves.

“Esperamos que la gobernadora Vidal intervenga para defender los intereses de la provincia de Buenos Aires y el trabajo en Mar del Plata”, sostuvo el secretario general del Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape), Pablo Trueba.

Entre otras cosas, el proyecto plantea exigir que el langostino sea estibado a bordo en cajones de no más de 15 kilos cada uno y les asigna a las provincias de Chubut y Santa Cruz una “cuota social”, lo que permitiría el ingreso de nuevas unidades, actualmente sin permiso, para la explotación de ese recurso.

Además una de las medidas más cuestionadas desde Mar del Plata es la que plantea limitar a 72 horas la operación de los buques fresqueros, contadas desde “el inicio efectivo de las operaciones de pesca y su regreso a puerto” y a 96 horas cuando el puerto base se encuentre a una distancia superior a las 140 millas.

Según explicó el empresario Francisco Romano, esta medida impediría que los fresqueros locales participen de la zafra del langostino por el simple hecho de que el área de pesca de este especie encuentra “a 50 horas de navegación” del puerto de Mar del Plata.

“En la pesca todo es incertidumbre y quien diseñó esto no se ha puesto a pensar en que siempre existe la posibilidad de encontrar o no el recurso y tampoco consideró que las condiciones y el tiempo de navegación de un barco están determinadas por el clima”, indicó.

Romano pidió que el plan de manejo propuesto “sea dejado de lado” para que los fresqueros habilitados para operar sobre esta especie por autorización de la Nación “pesquen tal como lo hicieron el año pasado”.

Estamos de acuerdo con que haya un plan de manejo, pero debe ser algo coherente y consensuado“, destacó.

Por su parte los armadores y gremialistas reprocharon la actuación del representante de la Provincia de Buenos Aires en el Consejo Federal Pesquero frente a este tema, por no haber advertido de antemano el impacto de algunas de las medidas propuestas.

“Todos estos conflictos podrían haberse evitado si se hubiera abierto el debate antes de que el proyecto llegara al Consejo”, aseguró Trueba.

Asimismo el titular del Simape lamentó que esta discusión haya frenado las conversaciones que los gremios venían manteniendo con los empresarios para tratar de garantizar que la zafra del langostino pudiera ser aprovechada para generar trabajo en el puerto de Mar del Plata.

“Ahora, si los buques marplatense directamente ya no pueden ir a pescar langostino al sur, todo eso se cae“, advirtió.