La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 26 de julio de 2016

El Museo Mar debió disculparse tras limitar el acceso a un niño discapacitado

El episodio sucedió el domingo cuando a los padres de un niño discapacitado de 2 años se les negó el acceso a las salas con el carrito que utilizan para poder trasladarlo.

Las autoridades del Museo MAR debieron disculparse con los padres de un niño discapacitado al que un guardia de seguridad les prohibió el último domingo el ingreso del carro con el que lo trasladan.

Tras una reunión desarrollada durante la jornada de este martes en la que se disculparon por la situación que la familia vivió, las autoridades invitaron al padre del chico a participar de la próxima capacitación de integración y accesibilidad que realizaran los empleados a principios de agosto. Matías, padre del niño, aceptó formar parte del staff instructor y aseguró que “no quiere que echen a nadie, sino que no vuelva a suceder más algo así”.

El caso de Dante (2) trascendió a partir de una publicación de la madre en Facebook a través de la cual narró la situación vivida el pasado domingo, cuando un guardia de seguridad del Museo MAR le advirtió que no podría ingresar con el carrito.

Desde el Museo aceptaron la “mala atención por parte del personal”

Cuando Rocío explicó que su hijo no podía caminar debido a una discapacidad, la respuesta fue peor que la prohibición: “y bueno, lo vas a tener que llevar a upa”.
Antes de retirarse la mujer consultó en el área de informes los motivos para no poder acceder con el carrito. Si bien la empleada le pidió que hablara nuevamente con el guardia, los padres decidieron retirarse del museo.

“Salí llorando porque si bien no fue nada loco lo que pasó, la bronca que me dio fue terrible. Por qué tengo que ir a decirle al de seguridad; ya le había dicho que no podía caminar, por qué tengo que andar con un cartelito o andar mostrando el certificado de discapacidad de mi hijo”, expresó Rocío en su Facebook.

En comunicación con LA CAPITAL, desde el Museo aceptaron la “mala atención por parte del personal” y que lejos de justificarse por lo acontecido se “hacen cargo de todo lo que pasó”.

“MAR tienen una política completamente abierta para integrar en muchísimos sentidos. El personal del Museo recibe capacitaciones de integración, lenguaje de señas e incluso realiza un convenio con el Ministerio de Trabajo de la provincia a través del cual se contrató a una chica con síndrome de down”, indicaron.

Luego de lamentar una vez más lo ocurrido las autoridades recordaron sobre las reestricciones en los accesos en las salas: “el domingo 3.000 personas ingresaron al Museo” y que la muestra que la familia de Dante quería ver contiene “esculturas de acrílicos en tarimas, lo que es peligroso para chicos y grandes si se ingresa con cochecitos”.

Además confirmaron que “las exigencias en general son de los artistas o los autores no del Museo y que en esta muestra se pidió un cuidado específico en la circulación”.