12 de septiembre de 2017
Comentarios

En esta nota

La obsesión de Arroyo, el ceremonial del secretario y rebelión en el vecinalismo

Todo lo que tenes que saber sobre los entretelones de la política en Mar del Plata.

El intendente pidió investigar en qué condiciones se realizó el lanzamiento de un nuevo vehículo de Ford, que incluyó una caravana por las calles de Mar del Plata.

El intendente Carlos Arroyo parece no haber dado por cerrado el caso. Tras haber hecho renunciar al director de Inspección General, Luis Melo, el jefe comunal siguió reclamando explicaciones por la actuación del municipio durante el lanzamiento que la empresa Ford realizó en Mar del Plata de su nueva camioneta Ecosport. El evento de trascendencia internacional se llevó a cabo a fines de agosto con un enorme despliegue, el cual incluyó una caravana de más de 60 vehículos escoltada por Tránsito y una exhibición en las puertas del Museo de Arte Contemporáneo, cuya fachada quedó revestida por dos enormes carteles publicitarios.

Intrigado por conocer quién y cómo había autorizado esa actividad y cuál sería el beneficio económico que la Municipalidad obtendría de ella, el intendente llegó a la conclusión de que el trámite había tenido un circuito inusual y decepcionante. Por alguna razón el día en el que se llevó a cabo el evento, el expediente no había tenido aún un visto bueno definitivo, lo privó al municipio de percibir los correspondientes derechos. Melo fue convocado entonces al despacho del intendente, donde se encontró con la novedad de que ya no seguiría siendo director. Sus argumentos no conformaron a Arroyo, quien luego de que el tema trascendieran a través de Radio Pasillo, reconoció públicamente que había resuelto echar al funcionario por “el manejo de un expediente” y agregó: “Exijo que en Inspección General haya un sistema de administración claro, transparente y riguroso. No me gustó cómo se manejó un expediente de publicidad, así que fuera el funcionario. Es simple”.

A metros de donde funciona esa dependencia, acodado en la barra de un café, ayer alguien aseguraba que a pesar de los días transcurridos, el tema sigue trayendo mar de fondo. “El intendente está ‘obsesionado’ con esto y pidió que se hagan sumarios al personal de planta de Inspección. Algo de razón tiene, porque el tema es que el trámite no pasó por el Departamento de Publicidad, sino que pasó por el Departamento Operativo y ese no es el circuito que debía seguir”, comentó el hombre, anoticiado de lo que podría venir. “Para mi estos sumarios se llevan puestos a dos o tres personas más que, en cualquier momento, van a ser trasladadas”, vaticinó.

Luego de que la charla derivara en otros temas de actualidad, tales como el huracán Irma, la presentación del Iphone 8 o el desgraciado accidente del defensor de River, Javier Pinola, el hombre volvió a reclamar la atención de los parroquianos para advertir que Arroyo tiene “info de primera mano”. Es que el Departamento de Publicidad -por el cual no habría pasado el expediente- está a cargo de alguien muy cercano. Se trata de Evangelina Tedros, a quien el propio intendente le encomendó este año las funciones de atención y firma del despacho del Departamento REBA y Publicidad. La mujer es la hija de su pareja, Susana Rivero, subsecretaria de Educación y dada la cercanía y la confianza que le inspiraba, Arroyo le había confiado la que para él era una tarea crítica dentro del área. “No le cayó nada bien que la pasaran por arriba”, declaró el hombre, dándole el último sorbo a su descafeinado.

Antes de abandonar el lugar y mientras separaba la propina, el personaje dejó planteadas sus dudas sobre si al final, el evento promocional se realizó con o sin autorización. “Si al final se llega a la conclusión de que todo esto ocurrió sin que hubiera permisos alguien de Tránsito también puede caer en desgracia porque no hay modo de justificar por qué los motoristas acompañaron una caravana que nadie había permitido”, razónó. Y no solo eso. “Si en Inspección sabían que todo esto se estaba haciendo sin autorización, ¿cómo es posible que nadie actuara para evitarlo y que todo se hiciera como si nada?”, se preguntó.

Los que están que trinan contra las empresas prestatarias del servicio de gas, el Enargas y hasta con el Ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, son varios intendentes de la Provincia. Es que este mes los usuarios empezaron a recibir boletas que contienen un nuevo ítem, con el rótulo “Tasa de Seguridad e Higiene Municipal”. A los jefes comunales no les causa ninguna gracia tener que explicar que el tributo no se trata de un nuevo cargo creado por sus administraciones, sino que es el resultado de una resolución emitida a mediados de este año por el Enargas.

Con algo de paciencia, el origen de la novedad se entiende, pero es dificil de describirla de un tirón ante los vecinos y las entidades de defensa de los derechos del consumidor que, por estas horas, están pidiendo explicaciones. Lo que aparece en la boleta no es una nueva tasa, sino el “costo” que supone para las empresas prestatarias tener que pagar ellas mismas, en su carácter de contribuyentes, la Tasa de Seguridad e Higiene. “Esto siempre se cobró, pero estaba oculto en la tarifa. Lo que se hizo fue, a través de una resolución, exigir que ese costo fuera discriminado y explicitado en las boletas. Lo que tendrían que haber hecho las empresas es explicarlo para que la queja no recayera sobre los municipios, que no tenemos nada que ver en este asunto”, se quejaba ayer un funcionario de la comuna local, cansado de tener que remitir a todos a la resolución 4530/17 del Enargas.

Ricardo De Rosa, secretario de Desarrollo Productivo de la comuna.

Ricardo De Rosa, secretario de Desarrollo Productivo de la comuna.

A diferencia de lo que ocurría con su antecesor Héctor “Toty” Flores, quien ocupó el cargo durante meses sin estar en Mar del Plata, las presencias del Secretario de Desarrollo Productivo de la comuna, Ricardo de Rosa, no suelen pasar desapercibidas. Aunque sea hombre de pocas palabras, sus llegadas a los lugares a los que lo invitan se hacen notorias por la numerosa compañía que a veces lleva consigo. De Rosa suele hacer visitas oficiales escoltado por una especie de ceremonial conformado por entre tres o cuatro funcionarios a los que seleccionó para que integren su equipo más cercano. Así que cada vez que sale, su oficina queda “casi vacía”, como parece haber ocurrido ayer cuando asistió a la botadura de un nuevo buque en el astillero Contessi. Hay quienes pronostican desde hace rato que la que podría quedar vacía, en breve, es la silla principal de su despacho.

Varios fomentistas podrían tomar una decisión tajante en relación a su vínculo con la Municipalidad. Decepcionados por la falta de respuesta a sus insistentes reclamos para que la comuna se ponga al día con los pagos retrasados y actualice los montos que debería abonar de ahora en más, están dispuestos a ponerle fin a su vínculo con la comuna. “Quieren renunciar a los convenios y junto a eso, de manera simbólica, entregarles las llaves de sus sociedades de fomento a los funcionarios”, aseguraron dirigentes vecinales. El tema está en análisis y podría tener un desenlace esta semana.

Subir