13 de enero de 2018
Comentarios

Llueven las críticas por la intención de gravar las exportaciones locales

La UCR dejó trascender su desacuerdo con la propuesta y anticipó que mantendrá reuniones con el sector empresarial. Para la oposición la medida perjudicará a la producción, el empleo y la inversión. Además la califican de inconstitucional.

La intención de la gestión del intendente Carlos Arroyo de gravar con el pago de tasas las exportaciones que realicen las empresas locales generó encendidas críticas de parte de la oposición y expresiones de rechazo de algunos concejales del interbloque de Cambiemos, quienes si bien evitaron dar a conocer su postura públicamente, anticiparon que podrían oponerse a que la medida prospere.

Dentro del oficialismo, los principales reparos surgieron desde radicalismo, cuyos ediles tienen previsto mantener reuniones con dirigentes y representantes del sector empresarial para conocer cuál es su postura.

De antemano saben que escucharán objeciones. Luego de que ayer LA CAPITAL informara que el secretario de Economía, Hernán Mourelle, propuso obligar a las empresas exportadoras a pagar la Tasa de Seguridad e Higiene, varios empresarios locales se aseguraron de difundir sus quejas tratando de que su voz llegara también hasta algunos despachos provinciales y nacionales.

La intención de gravar las exportaciones mediante el cobro de tasas figura en el proyecto de la ordenanza fiscal que la gestión de Arroyo le elevó semanas atrás al Concejo Deliberante.

Esa misma iniciativa contiene otras controvertidas medidas, como la de quitar las exenciones a cines y teatros, estudios profesionales y martilleros así como a las empresas radicadas en el Parque Industrial. Los que no tuvieron reparos a la hora de criticar la propuesta fueron los concejales de la oposición, quienes coincidieron en que la idea de cobrar tasas sobre las exportaciones terminará perjudicando a la actividad productiva y el empleo local.

“Estas medidas del municipio, lamentablemente no van en sintonía con lo que se señala desde la provincia de Buenos Aires donde se busca apoyar la producción” sostuvo el concejal de 1País, Ariel Ciano.

“No vamos a apoyar este tipo de iniciativas porque conspiran contra el trabajo de los marplatenses“, sostuvo.
Ciano remarcó que obligar a las empresas exportadoras a pagar la Tasa de Seguridad e Higiene “desalienta la producción en el Partido de General Pueyrredon” y es algo que “atenta contra la producción y la inversión” ya que “rompe todas las reglas de seguridad jurídica necesarias para atraer inversiones”.

Serios problemas de gestión

Ciano subrayó además que “la Municipalidad no tiene potestades para gravar el comercio exterior“, remarcando que así lo establece el artículo 4 de la Constitución Nacional. “Además hay fallos contrarios a esta posibilidad“, explicó.

“Esto es para financiar una Municipalidad con claras ineficiencias en la inversión y con serios problemas de gestión, dependiente de la provincia para asfaltar una calle o para solucionar un conflicto con la basura o la policía. La voracidad fiscal atenta fuertemente contra la economía marplatense”, sostuvo.

Otro que expuso sus discrepancias fue el concejal Marcelo Fernández, quien anticipó que Acción Marplatense también votará en contra de la propuesta. El concejal de Acción Marplatense expresó: “La paralización del proyecto del parque informático, la quita de exenciones para las empresas radicadas en el parque industrial, la reducción de las capacitaciones en oficios y ahora el intento de gravar las exportaciones, comprometen el presente y el futuro de la ciudad”.

“Esta medida tendría un impacto negativo en los principales sectores productivos de Mar del Plata y Batán y claramente va a perjudicar el trabajo local. Lo mismo advertimos en relación al aumento de las importaciones y su desequilibrio respecto de las exportaciones”.

“Nos parece importante que se mantenga en relación a las exportaciones la redacción actual de la ordenanza fiscal vigente para las compañías exportadoras porque la finalidad es cuidar la producción y la industria local. Esta medida que impulsa el Ejecutivo tiene un fin eminentemente recaudatorio, antes de elegir perjudicar a los sectores que dan trabajo, debería mejorar la recaudación de los tributos vigentes” agregó.

Por otra parte el concejal de Acción Marplatense señaló: “Esta medida es coherente con todas las decisiones que ha tomado este gobierno: paralizaron el proyecto del parque informático, tienen cerrada la Escuela de Artes y Oficios Digitales, prevén quitarles las exenciones a las empresas radicadas en el parque industrial y redujeron las capacitaciones en oficios, entre otras medidas que sólo hacen ir para atrás a la ciudad. Parece que el gobierno municipal quisiera destruir el trabajo y la producción local. Están comprometiendo el presente y el futuro de la ciudad”.

Defensa del Ejecutivo

En tanto, fuentes de la Secretaría de Hacienda indicaron que ¨el intendente elevó un proyecto de ordenanza fiscal que contempla bajas en las alícuotas de casi 17% y también la eliminación de la sobretasa. A su vez aumentó el mínimo de facturación en la tasa de Higiene y Seguridad. Esto va a permitir que casi todas las empresas abonen una tasa menor. Es por esto que se da el quite de esta exención a las exportaciones: para beneficiar a más de 10 mil establecimientos marplatenses, pymes y micropymes, en más de 100 millones al año que pagarán de menos por esa tasa de inspección¨.

Resaltaron en cercanías de Mourelle que la Tasa de Seguridad e Higiene “es preexistente a esta ordenanza impositiva. Esta es lo que las empresas de Mar del Plata pagan como contraprestación del servicio de inspección que la Municipalidad realiza, para constatar que cumplan con medidas y normas que se establecen para proteger la seguridad de sus trabajadores, a los consumidores de sus productos y servicios, y al medioambiente e infraestructura que disfrutamos los vecinos de la ciudad”.

Se añade que “se calcula sobre los ingresos de las mismas provenientes de las ventas en el mercado interno y externo. Todos estos años las ventas externas estaban exentas de pagar la tasa. A día de hoy, esta tasa es abonada por empresas y comercios del partido, que vuelcan su producción al mercado marplatense y operan sin inconvenientes. Financieramente tiene un efecto muy bajo. Su alícuota es sólo el 0,5% frente a la facturación de las firmas, cinco mil pesos por cada millón que facturan”, se consignó finalmente.

Subir