2 de junio de 2017
Comentarios

Los ’90: el reinado de la comicidad y de las telecomedias juveniles

Midachi, Cherutti, Artaza, "El Negro" Alvarez y Corona. Los cómicos, como nunca antes, ganaron la escena en los '90. Las telecomedias juveniles también tuvieron lo suyo con la generación de Suar, Sbaraglia, Vena y Diego Torres.

Miguel Angel Cherutti y Nito Artaza, una dupla que alcanzó su máximo éxito en la década del '90.

La década del “uno a uno” y de la “pizza con champán” impuso al teatro veraniego un fuerte sesgo de comicidad, ya no como eje argumental de la comedia o complemento de la revista, sino como propuesta en sí misma.

“Midachi”, que había llegado a Mar del Plata en 1989, se destacó en el primer lustro de los ’90 con un aluvión de espectadores durante tres temporadas en el Neptuno. Ya separados, Dady Brieva y “Chino” Volpato regresaron en el ’98 con “Sincro”, mientras Miguel Torres del Sel volvió en el ’99 con un producto televisivo de esos años: “Rompeportones” (teatro Corrientes) junto a Emilio Disi y Pipo Cipolatti. Fue una de las tres obras más taquilleras de ese verano.

Cuando “El Negro” y Nito eran pareja

Carlos “El Negro” Alvarez y Nito Artaza desembarcaron en el verano del ’90 autoproduciendo “Dos para la risa” en una pequeña sala del Re-Fa-Si. El ’93 los reunió en el mismo escenario con “Danza con Bobos”, espectáculo que cotizó en alza y obtuvo notorio éxito el año siguiente en el Lido. La ex rumbera Alejandra Pradón y “Las cheyenes” eran las figuras femeninas.

Artaza inició luego su serie de espectáculos con Miguel Angel Cherutti: “Los bellos y las bestias” (Lido, 1995); “Las cosas del joder” (Lido, 1996); “Nación imposible” (Neptuno, 1997);”La dama y los vagabundos”, con Moria Casán (Atlas, 1998) y “Tetanic”, también con Moria (Atlas, 1999), que también subió al podio de los tres espectáculos más vistos aquella temporada.

De Guinzburg a Corona

Como un anuncio de los tiempos que se iban, Jorge Porcel nos visitó por última vez en 1990 antes de radicarse en Miami, donde falleció en 2006. Su despedida fue en el Provincial con “Se pudrió todo”, junto a Jorge Luz y Beatriz Salomón.

Jorge Guinzburg y Horacio Fontova aprovecharon su éxito televisivo para sumarse a las marquesinas locales.

Jorge Guinzburg y Horacio Fontova aprovecharon su éxito televisivo para sumarse a las marquesinas locales.

Dos años después llegarían a esa sala Jorge Guinzburg y Horacio Fontova que, con viento de cola por el éxito televisivo de “Peor es nada”, montaron el show humorístico musical “Me siento bien”.

Pero un cómico que desde hacía años venía bregando con negro sombrero y su humor picante fue una de las figuras en las postrimerías del milenio. Se trata de Jorge Corona, quien llegó al Lido con “Gansoleros” junto a Yuyito González, Susana Romero y Mónica Ayos. Fue esa la tercera propuesta que completó el podio de las más vistas en aquel 1999.

A la playa con Gasalla

Antonio Gasalla, que desde fines de los ’80 se destacaba en televisión, llegó en el verano del ’91 con un doble desafío. Por un lado, “Idolos y forros” (Radio City) junto a Juana Molina, Atilio Veronelli, Norma Pons y Juan Acosta entre otros. La respuesta del público no fue la esperada. Paralelamente, condujo “A la playa con Gasalla”, un típico programa estival donde la incomodidad del artista trascendía la pantalla. La cuestión terminó mal cuando uno de los integrantes del staff -Marcelo Dos Santos- tiró a la Reina del Mar a la piscina de Manantiales. En medio de una tormenta de críticas, Gasalla levantó la obra, el programa televisivo y se fue.

Suar, Sbaraglia, Diego Torres

Las telenovelas juveniles de los ’90 -otro boom de la época- impactaron en la cartelera marplatense como parte de una movida que catapultó a muchos de sus protagonistas hasta la actualidad.

En el verano del ’91 Leonardo Sbaraglia tenía 21 años e integraba el elenco de un ciclo televisivo arrasador: “Clave de Sol”. Adrián Suar tenía 23 años y Diego Torres 20. Ambos venían de trabajar en televisión con Rodolfo Bebán y Silvia Montanari en “Los otros y nosotros”. El hijo de Lolita, además, iniciaba su carrera musical y lucía una larga cabellera que tuvo que resignar aquella temporada.

Adrián Suar estampando sus manos en la Vereda de las Estrellas.

Adrián Suar estampando sus manos en la Vereda de las Estrellas.

La comedia que los trajo a Mar del Plata se llamó “Pájaros in the nait” y se presentó en el Teatro de las Estrellas que funcionaba en avenida Colón, junto a Tío Curzio. Roberto Antier y Cecilia Etchegaray completaron el elenco. Y Diego Torres, como ya se dijo, tuvo que cortarse el pelo para adaptarse al personaje por orden del director general: Ricardo Darín.

Amigos son los amigos

La comedia “Amigos son los amigos” que en 1990 superó los 50 puntos de rating en Telefé, tuvo instantáneo correlato en Mar del Plata. En el verano del ’91 llegó al teatro Provincial la comedia “Mi familia”, protagonizada por Carlos Calvo, Pablo Rago, Enzo Viena y Mabel Landó. Latiguillos que se habían hecho famosos (“vos fumá” y “es una lucha”), obviamente no se ausentaron del libreto.

La Banda del Golden Rocket

La irrupción en las pantallas de “La Banda del Golden Rocket” en septiembre de 1991 reforzó el verano siguiente el elenco de actores juveniles que vinieron al teatro Regina con “Los 90 son nuestros”. Leonardo Sbaraglia, Fernán Mirás, Fabián Gianola, Andrea Pietra y Cecilia Dopazo fueron algunos de los integrantes de aquel grupo. Y en el ’93, “La Banda del Golden Rocket” llegó con ese título al Auditorium, interpretada por Diego Torres, Fabián Vena, Adrián Suar, Araceli González y Marisa Mondino, entre otros.

El “Nene Carrizo”

En 1996 Adrián Suar ya había lanzado “Poliladron”, primer gran éxito de su productora “Pol-K” y la ficción se trasladó con el mismo título y los mismos protagonistas (Suar como “El Nene Carrizo” y Laura Novoa, “Verónica Vega”) al Neptuno de Mar del Plata. Ese mismo año, otra telecomedia juvenil, “Montaña Rusa” -que sirvió de trampolín a Gastón Pauls, Nancy Duplaá, Esteban Prol, Carla Peterson, Diego Olivera y Diego Ramos- tuvo como escenario el Radio City.

El fin de una época

Con esos productos, la década del ’90 terminó de agotar una fórmula que resultó efectiva durante 40 años: la mudanza de booms televisivos a las marquesinas. El nuevo siglo que se avecinaba levantaría su pesado telón con una crisis. El resto de la historia empieza a mezclarse con un presente en que la producción teatral veraniega afronta renovados desafíos. Alguien se encargará de contarla en el futuro.

El repaso global de medio siglo nos ofrece, sin dudas, una mirada particular sobre este antiguo romance entre Mar del Plata y las rutilantes marquesinas. Tiempos de libertad y de opresión, breves períodos de bonanza entre crisis y crisis, cambios sociales y culturales, éxitos y fracasos. Todo ocurrió. Pero Mar del Plata jamás dejó de ser la Capital del Espectáculo.

Pero que las hay, las hay

A principios de los ’90 era al menos audaz que un elenco teatral estuviera compuesto solamente por mujeres. Y más aún si una de ellas era Moria Casán, que jamás había enfrentado un desafío escénico como el que le propusieron los productores Carlos Rottemberg y Guillermo Bredeston.

Brujas fue mucho más que un éxito. Se convirtió en una marca registrada de los años '90.

Brujas fue mucho más que un éxito. Se convirtió en una marca registrada de los años ’90.

La obra, que pendula entre la comedia y el drama, fue escrita por el español Santiago Moncada y tenía un lánguido título original: “Entre Mujeres”. Transformado en “Brujas”, se convirtió en una de las comedias más exitosas del teatro nacional.

En Mar del Plata, “Brujas” llenó la sala del Atlas en los veranos del ’92 al ’96 y la del Corrientes en el del ’97. El reestreno en 2009 ratificó el éxito de las temporadas anteriores.

Interpretada por Thelma Biral, Nora Cárpena, Graciela Dufau, Moria Casán y Susana Campos, quien fue reemplazada por Leonor Benedetto tras su fallecimiento en 2004, “Brujas” se convirtió en una marca que quedó grabada en la historia de las temporadas marplatenses.

Errare humanum est

“Los Mosqueteros del Rey” fue ideado como espectáculo infantil y terminó siendo un éxito entre adultos. “Errare humanum est” se llamó aquella compañía, integrada por Manuel González Gil (autor y director ) y los actores, Hugo Arana, Juan Leyrado, Darío Grandinetti y Miguel Angel Solá, quien luego fue reemplazado por Jorge Marrale.

El boom duró varios años y recorrió distintos escenarios del país, incluyendo Mar del Plata, que lo recibió en el teatro Colón en 1992 y 1993. Y en el ’96 la compañía retornó para alternar con dos espectáculos: “Los mosqueteros” y “Los Lobos”, incluyendo en el elenco de esta última al actor Jorge D´Elía.

Algunas obras de los años ’90

– “Potiche”: Mirtha Legrand, Juan Carlos Calabró, Juan Carlos Mesa, Linda Peretz, Roberto Antier e Iliana Calabró. Auditorium, 1990.
– “La mujer del año”. Susana Giménez y Arturo Puig. Tronador, 1990.
– “Fiebre de heno”: China Zorrilla, Jorge Rivera López, Norma Pons. Corrientes 1, 1990.
– “Extraña pareja”, versión femenina: Soledad Silveyra, Ana María Picchio, Perla Caron, Graciela Pal y Rita Cortese. Lido, 1991.
– “Rumores”: Ricardo Darín, Mirta Busnelli, Juan Leyrado, María Valenzuela. Tronador, 1991.
– “Aeroplanos”: Carlos Carella y Pepe Novoa. Teatro Payró, 1991.
– “Locos de contentos”: Oscar Martínez y Mercedes Morán. Corrientes 1, 1992.
– “Botton tap en Too Mach”. Dirección musical Ana Sans y Aníbal Pachano. Lido, 1992.
– “Drácula”, el musical de Pepe Cibrián. Radio City, 1993
– “Eva y Victoria”: China Zorrilla y Luisina Brando. Corrientes, 1993.
– “Pijamas”: Guillermo Francella y Ana María Picchio. Provincial, 1993.
– “Perdidos en Yonkers”: Soledad Silveyra, Lidia Lamaison y Rubén Stella. Auditorium, 1994.
– “Sexo, droga y rock’n roll”: Gerardo Romano. Tronador, 1994.
– “Salsa criolla”: Enrique Pinti. Corrientes, 1994.
– “Gotán”, comedia musical: Susana Rinaldi, Raúl Lavié, Juan Carlos Copes y María Nieves. Auditorium, 1995.
– “Romeo y Julieta”: Gustavo Bermúdez, Mara Bestelli, Fernanda Mistral, Perla Santalla, Dora Baret y Ulises Dumont. Neptuno, 1995.
– Maya Plisetskaya con el ballet nacional de cámara de Moscú. Radio City, 1995
– “Algo en común”: Ricardo Darín, Ana María Picchio y Nicolás Cabré. Colón, 1996
– “Compañía”: Carlos Carella, Cipe Linkovsky, Linda Peretz. Atlas, 1997.
– “Los Lobos”: Leyrado, Grandinetti, Arana, Marrale y Delía. Martes y miércoles trasnoche, Fabio Posca con Boster Kirlok. Colón, 1997.
– “Boomerang”: Rodolfo Bebán y Claudio García Satur. Provincial, 1997.
– “Esperando a Godot”: Patricio Contreras, Perla Santalla, Mario Pasik. Auditorium, 1998
– “El diario de Adán y Eva”: Miguel Angel Solá y Blanca Oteyza. Colón, 1999.
– “Boeing Boeing”: Rodolfo Ranni, Fabián Gianola, Ana Acosta. Neptuno, 1999.

Investigación y textos: Gustavo Visciarelli // [email protected]

Subir