1 de septiembre de 2017
Comentarios

Lucía Pérez: asfixia por causas tóxicas y no prueban el abuso sexual

Adelanto del informe médico final que, en gran parte, contrarresta la hipótesis inicial de la fiscal Sánchez.

Lucia Pérez.

La Junta Médica de Peritos de la Suprema Corte bonaerense confirmó hoy que no se puede probar que Lucía Pérez, la adolescente de 16 años fallecida en octubre del año pasado, haya sido víctima de abuso sexual y que la causa de su muerte es, probablemente, asfixia por congestión y edema pulmonar por causas tóxicas.

Así surge del informe entregado hoy a la fiscal María Isabel Sánchez y que ya fue extendido a María Laura Solari, defensora oficial de los tres imputados Matías Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Maciel. También al representante de la familia Pérez, Gustavo Marceillac.

La Junta Médica descartó por completo el empalamiento y que la adolescente haya sido lavada, tal como narró al comienzo de la investigación la fiscal Sánchez. También que exista ningún indicador de anulación de la conciencia, tal la hipótesis inicial de la fiscal.

Respecto a la causa de muerte los médicos hablan de probable asfixia, ya que no pueden certificarla. Pero además descartan la sofocación y la limitan a una congestión y edema pulmonar por causas tóxicas.

Vale recordar que el sábado 8 de octubre de 2016 Lucía Pérez concurrió a la casa de Racedo al 4500 del barrio Alfar acompañada por su morador Matías Farías (24). Ambos se habían conocido el día anterior en la puerta de la escuela a la que concurría la menor y en el marco de una operación de venta de drogas. La adolescente le compró a Farías marihuana.

En la mañana siguiente quedaron en encontrarse y, como había sucedido durante la transacción, Farías estaba acompañado por su amigo Juan Pablo Offidani (41).

Tras pasar toda la mañana acompañada por Farías a las 14.30, aproximadamente, los dos hombres y Alejandro Maciel (57), un terapeuta amigo de Offidani, llevaron a Lucía Pérez a la sala de salud de Playa Serena. La menor ingresó sin signos vitales y pese a los esfuerzos de los médicos del lugar, falleció.

A partir de entonces se realizaron los estudios forenses que adelantaron probabilidades tanto en causa de la muerte como en circunstancias que la rodeaban. Todas quedaron sujetas a nuevos informes periciales. Sin embargo, por propia convicción la fiscal Sánchez entendió que estaba claro que a Lucía Pérez la habían obligado a consumir drogas, anulada su voluntad, violado y empalado. Que en ese sometimiento se produjo la muerte y que luego para borrar rastros y evidencias habían lavado su cuerpo.

Farías y Ofiddani fueron detenidos al día siguiente, mientras que Maciel estuvo oculto varios días hasta que fue hallado en un hotel de Santa Clara del Mar.

El informe

El informe presentado por los peritos de la Suprema Corte consta de 38 páginas y en las primeras se evalúa todos los elementos probatorios analizados. Luego repasa cada una de las conclusiones y finalmente responde a las preguntas específicas hechas por la fiscalía.

Se trata de 32 preguntas en las que puede advertirse que hay una tendencia a concluir en que Lucía Pérez no sufrió reflejo vaso vagal, que la dilatación anal era propia de una actividad sexual que pudo realizarse de forma natural (con pene erecto) durante relaciones sexuales no forzadas, que la muerte se produjo por asfixia y altamente probables causas tóxicas.

A continuación responden 19 consultas de Marecillac donde se descarta que Lucía Pérez haya agonizado, también que existan otras lesiones internas no detectadas inicialmente, que haya sido anulada su conciencia o que haya lesiones de orden sexual. En la pregunta 4 sobre si “las lesiones halladas permiten inferir una relación sexual forzada o realizada contra la voluntad de la víctima” la respuesta fue tajante: “No”.

Finalmente la defensoría oficial presentó dos preguntas, una sobre el tiempo de detección de la cocaína en un cadáver y otra que también aporta un dato resonante. El informe se cierra con la pregunta si “existen elementos objetivos que permitan determinar que la víctima fue lavada previo a su traslado”. La respuesta fue concluyente: “No”.

Debido a que ya se agotaron todas las prórrogas procesales posibles, la fiscal Sánchez tendrá que realizar el pedido de elevación a juicio en los próximos días si así lo considera. Tiene la facultad de mantener las imputaciones contra los tres, más allá del informe de hoy, y pedir resolver todo en el juicio. Esto seguramente será apelado por la defensa en virtud, precisamente, del informe.

Con este dictamen, la situación de Maciel parece quedar absolutamente favorecida. Los peritos aseguran de forma concluyente que no existió lavado de cuerpo, con lo cual desaparecería el hecho que se le imputa. Maciel está acusado de encubrimiento agravado.

Farías y Ofiddani tienen una causa paralela por venta de drogas en la que seguramente deberán pagar con prisión. En cuanto a sus gravísimas imputaciones por la muerte de Lucía Pérez, el panorama cambia: Farías está acusado del abuso sexual seguido de muerte en concurso con femicidio, Offidani de partícipe necesario en primer grado.

Subir