19 de febrero de 2018
Comentarios

En esta nota

Murió Capitán, el perro que vivió diez años al lado de la tumba de su dueño

La mascota tenía 15 años y estaba "muy enfermo". Conocé la historia de fidelidad entre Capitán y Miguel Guzmán que repercutió en todo el mundo.

Capitán, el perro que vivió durante una década al lado de la tumba de su dueño, murió este lunes a los 15 años en el cementerio de Villa Carlos Paz ya que estaba “muy enfermo”.

Con dificultades para caminar y una visión reducida, fue hallado muerto en la tumba del cementerio de Villa Carlos Paz, provincia de Córdoba, donde estaba enterrado Miguel Guzmán, su dueño.

“Tenía una insuficiencia renal que arrastraba desde hacía cuatro años y por la cual recibía una alimentación especial”, declaró el veterinario Cristhian Stempels, según publicó La Voz.

“Lamentablemente, su edad y esta condición física hicieron que no pueda resistir. Podríamos haberlo internado, pero era para que muera en la veterinaria, así que preferimos dejarlo y atenderlo en el cementerio, donde él vivía y se sentía tranquilo”, agregó.

La increíble historia de Capitán y Miguel comenzó en marzo de 2006, cuando Guzmán falleció. A los pocos meses, el perro desapareció de la casa y pese a que la familia lo dio por perdido, unos meses después lo encontraron en el cementerio, al lado de la tumba de su amo.

La historia tuvo tanta repercusión en los medios de comunicación que hasta una comitiva francesa llegó hasta la villa serrana para filmar una película al respecto.

Lo más curioso de la historia de Capitán es que Miguel murió en el hospital de Carlos Paz y su cuerpo fue trasladado desde ahí a una casa velatoria, muy lejos de la vivienda que ambos compartían. El perro jamás siguió a Guzmán hasta el cementerio, nunca nadie supo explicar cómo llegó hasta allí.

Héctor Baccega, director del Cementerio Municipal de Villa Carlos Paz, comentó un tiempo atrás: “el perro apareció solo por el cementerio y dio vueltas por todos lados, hasta que llegó también solo a la tumba de su dueño. No lo llevó nadie hasta ahí”. “Y eso no es todo: cada día, a las seis de la tarde, va y se acuesta frente a esa tumba”, reveló.

“Capitán recorre el cementerio conmigo todos los días. Pero cuando llega esa hora se va para el fondo, donde está la tumba de su amo. Este perro nos da una lección. Creo que los humanos tendríamos que apreciar más los recuerdos de los que se nos van. Los animales nos enseñan tanta fidelidad”, había dicho Baccega.

Subir