La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
03-08-2009

Leonardo Serfaty, el goleador eterno

Mientras realiza la pretemporada para un nuevo desafío en el Argentino A, el jugador que debutó en la primera de Estudiantes de La Plata en 1991 contó sus vivencias en los dieciocho años en el fútbol y los objetivos de cara al futuro.

por Juan Miguel Alvarez

-----------------

[email protected]

Con 36 años en el área es el mismo jugador infalible que cuando debutaba en la máxima categoría de Estudiantes de La Plata en 1991. Leonardo Serfaty mantiene intacto el olfato goleador y exhibe como un "cazador" a su presa los más de ciento cincuenta goles en primera división.

Hoy, en la parte final de su carrera, vive uno de sus mejores momentos futbolísticos, tras el añorado ascenso conseguido en la última temporada con Unión de Mar del Plata.

En la concentración del plantel de esta ciudad, que afronta la parte central de la pretemporada de cara al torneo Argentino A de fútbol, el delantero se tomó un descanso para repasar con LA CAPITAL su extensa carrera deportiva. 

La época "dorada" en las inferiores de Estudiantes de La Plata, donde compartió la delantera con Martín Palermo, el breve paso por el fútbol español, sus experiencias en Aldosivi, Alvarado y, especialmente Banfield, lo que significó Unión en su carrera y el futuro como director técnico, fueron algunos de los temas abordados en la entrevista.

"Unión fue la frutilla del postre para mi carrera. Pero ya me la comí y ahora quiero otra. Uno se va renovando y ya estoy mentalizado en lo que va a ser este campeonato", dijo el goleador. Frase que pinta de cuerpo entero a Leonardo Serfaty. Tan insaciable como profesional. El marplatense disfruta de cada partido y de cada gol. Pero siempre quiere más.

- ¿Cómo fueron tus inicios en el fútbol?

- Yo arranqué jugando en el barrio y un día Fermín Vizcaya, que era un hombre que se dedicaba al fútbol infantil y miraba jugadores por distintos lugares, me llevó a mi y otros chicos a Luz y Fuerza. Me empezó a gustar el fútbol y de chico soñaba con vivir de esto. Por suerte lo pude hacer.

- ¿Cómo llegaste a las inferiores de Estudiantes de La Plata?

- Jugué cinco años en Luz y Fuerza, después un año en Independiente y Quilmes de Mar del Plata. En 1985, para Semana Santa, Estudiantes vino a jugar unos amistosos con Quilmes. Anduve bien y el "Bocha" Flores, que era el técnico, habló con mi viejo para ver si podía ir a jugar allá. A finales de 1985 nosotros le devolvimos la visita a Estudiantes, otra vez jugué bien y ya en marzo de 1986 me incorporé a la prenovena. Estuve dos años viajando todos los fines de semana y en 1988, con quince años, me quedé a vivir en la pensión.

- ¿Creés que no tuviste tiempo suficiente para mostrarte en primera. Por ahí a Palermo o, más acá en el tiempo a Mariano Pavone, se los esperó un poco más?

- Yo tuve un poco de mala suerte por debutar antes que ellos. Fui el primero que debuté de la categoría '73 y en el peor momento de Estudiantes, que termina desembocando en el descenso. Debutó en 1991 (el 20 de octubre, ingresó como suplente ante Belgrano de Córdoba en un partido que terminó 1-1 en La Plata) y la cosa ya venía muy mal. Se cambiaba mucho de técnico y cada vez que terminaba una temporada se incorporaban como quince jugadores. De los cinco partidos que jugué en primera todos fueron todos salteados. El caso de Martín (Palermo) fue distinto. El se afianza cuando Estudiantes vuelve a primera. Se mantiene en el equipo, en la B Nacional no juega y cuando ascienden en determinado momento lo pone Daniel "Profe" Córdoba, mete un par de goles y arrancó. Yo creo que lo que me pasó a mí fue eso. El día que debuté, íbamos perdiendo con Belgrano y eran puros insultos. Era tremendo jugar, no era una situación agradable para un pibe de 18 años.

- Hoy en día, después de ser goleador de inferiores, ¿se te hubiese "bancado" un poco más?

- Creo que en esa época también. Pero pasaron esas cosas raras que se dan en el fútbol y me dejaron libre. Estuve ocho años y fui el máximo goleador en las inferiores del club. Pero la dirigencia de Estudiantes de aquel momento se portó mal. De diez jugadores que tenían que hacer contrato de la categoría 1973 le hicieron a ocho y de los dos que quedaron libres uno era yo, que era el goleador del equipo. Por eso digo de las cosas raras que pasan en el fútbol. Yo no tenía representante, había jugado en primera por mérito propio. Hoy vez que firma contrato cualquier chico que medianamente tiene condiciones. Después se ve. Por ahí no me daba para jugar en primera, pero el antecedente que tenía en los ocho años permitía el primer contrato y sin embargo no me lo hicieron.

- ¿Cómo siguió la carrera después de esa frustración?

- Enseguida llegó una chance de ir a España. Estuve a punto de fichar en el Hércules que venía puntero en segunda división. En ese momento había cupo para tres extranjeros y yo no tenía pasaporte comunitario. Entonces me mandaron a Ecija, que era el último. El día que debuté ante Alavés me esguincé el tobillo y después me desgarre. La verdad que tuve mala suerte también. Pero fueron seis meses espectaculares fuera de lo futbolístico. El vivir en otro país, la cultura que uno adquiere en ciertas cosas, haber paseado con mi mujer y mi hijo, fueron cosas muy lindas.

- ¿Entonces cómo fue que decidiste volver al país y a tu ciudad?

- Como se juntaron un par de situaciones familiares, mi representante habló con Oscar Salerno y me vine a jugar a Aldosivi en la Primera B Nacional. Ahí tuve una experiencia linda, en un plantel con muchos jugadores de nombre, pero en el que no pude jugar. Terminó esa temporada y me fui a Chaco For Ever, donde me recomendó Martín Palermo. Había delanteros de renombre y recién terminé jugando en la última parte del campeonato con un club que se caía a pedazos y que terminó quebrando tras irnos al descenso.

- La continuidad y los goles llegaron bastante tarde, ¿no?…

- Sí, uno a veces charla con los chicos de acá que tienen 22 o 23 años y se enojan porque no juegan. Yo les digo que empecé a jugar con continuidad a los 25 o 26 años. La carrera del jugador de fútbol es durísima, pero hay que estar preparado para el día que te den la chance.

- En Mar del Plata jugaste en varios equipos, pero tu "casa" siempre fue Banfield…

- Ahí fui y vine varias veces. Tuve la suerte de haber integrado el mejor ciclo en la historia de Banfield, con dos campeonatos locales (2001 y 2004). Jugué varios Argentinos y en uno que quedamos en la "puerta" en aquella recordada semifinal con Guillermo Brown de Puerto Madryn. Es una pena que se haya disuelto todo. Pero eso sucede cuando es una sola persona la que lucha y pone la plata. El día que se cansó Banfield volvió a ser como antes, un club de barrio que la pelea día a día.

- ¿Y qué rescatás de tus pasos por Grupo y Racing? El primero otro club sin hinchas solventado por una persona y el segundo un club más "futbolero"…

- Los dos años de Tandil fueron buenos desde lo humano, ya que coseché varios amigos. En lo futbolístico fue mejor el primero que el segundo. Racing es un club muy parecido a Alvarado, con muchísima gente que acompaña y que si te va mal te lo hacen sentir. Tuvimos un Apertura pésimo en el que salimos últimos y un Clausura brillante  en el que ganamos en la general y los play-offs para llegar a la final ante Cipolletti, la que perdimos culpa del juez de línea.

- Después de llegar varias veces y no poder lograr el objetivo, ¿el ascenso de Unión fue una revancha en lo personal?

- Sí, la verdad que sí. No es fácil llegar a una final en estos campeonatos. No pensaba que iba a volver a tener la posibilidad de jugar una instancia definitoria. Por eso lo de Unión fue la frutilla del postre. Pero ya me la comí y ahora quiero otra. Uno se va renovando y ya estoy mentalizado en lo que va a ser este campeonato.

- Por cómo jugaban, ¿a Unión lo ponés en un paralelo con el Banfield de Juan Carlos Moreno?

- Sí, fue muy parecido. Unión lo termina superando porque termina ganando el campeonato. Pero la verdad que ambos eran equipos en los que me sentí muy identificado por cómo se jugaba, por la idea de los entrenadores y porque eran parecidos en cuanto a estructura también y la poca gente que los siguen. Pero Unión quedó en la historia por el campeonato. Si tengo que elegir me quedo con este último torneo.

- Estás en actividad desde 1991. ¿Cambió mucho el fútbol desde entonces?

- Sí. En aquel momento con Estudiantes de La Plata en primera división íbamos de pretemporada a Necochea. Yo creo que la preparación que estamos haciendo en la actualidad con Unión para el Argentino A es más dura que esa. La exigencia física es superior, pero bajó mucho la calidad técnica del jugador. En inferiores se le exige mucho al entrenador el ganar más que el enseñar y ese es un gravísimo error. Pasa en Mar del Plata y también en Buenos Aires. A igual condición física desnivela el que tiene técnica. Lo que pasa es que cada vez hay menos jugadores con técnica. Hoy te sorprende uno que tira un caño y antes era mucho más cotidiano. Después el entorno también cambió mucho. Cuando debuté eran muy poquitos los que tenían representantes. Hoy un pibe de 14 ó 15 años o un futbolista que quiere jugar en el Argentino B tiene representante.

- En todo este tiempo también tuviste muchas "batallas". En los Argentinos a veces se hacen sentir que jugás de visitante. ¿Qué situación particular recordás?

- La de Banfield en Cutral Có fue brava (ante Alianza, por el Argentino B). Pensábamos que nos mataban ese día. Se metió la gente en la cancha, la pasamos muy mal. Había chicos lastimados adentro del vestuario, a Carlos Arias se le había bajado la presión. Después, cuando estaba en Chaco For Ever, en un entrenamiento se nos metieron los hinchas en el vestuario y nos amenazaron con armas de fuego porque veníamos mal. Esas cosas te van marcando. En Estudiantes salimos con los patrulleros escondidos abajo de los asientos  porque nos tiraban piedras. También está la de Alvarado en Olavarría en la que la policía nos metía palos y otra vez, con Banfield, volvimos con las ventanillas rotas de los piedrazos. En estos torneos siempre pasan cosas. Pero uno después lo termina recordando con risas. Son experiencias que une mucho a los grupos. En Unión, después de lo de Damián Luengo en Tandil (fue golpeado por un rival y sufrió rotura de tabique nasal) hubo un clik. Era un partido clave y lo que nos rodeó nos hizo unir mucho más, pese a que ya estábamos unidos.

- Y anécdotas debés tener miles…

- Algunas, en general ajenas al juego. Aunque no tengo mucha memoria para eso. En España teníamos tres compañeros serbios muy violentos, agresivos en el trato con los compañeros. Ellos venían de una guerra y quizá lo tenían incorporado. No eran fáciles para tratar, ni les interesaba aprender el español. También en España me pasó que el campeonato terminó a finales de mayo porque ese año había Eurocopa. Los dirigentes nos dijeron que teníamos que quedarnos hasta el 10 de junio para justificar los sueldos de mayo y junio. Y cuando nos llamaron a cobrar el capitán me hizo pasar primero para que yo cobre y me venga tranquilo a Argentina, total ellos podían hacerlo más adelante. Una situación que me marcó, porque ni siquiera había tenido mucho trato con el capitán.

- ¿Recordás algún gol de tu carrera en especial?

- El de la final del Argentino B con Unión de penal fue muy importante por la instancia y por cómo se había dado el partido, ya que habíamos arrancado perdiendo (conta Sportivo Belgrano de San Francisco). En cuando a lindos, recuerdo uno que le hice a Cadetes jugando para Banfield. Atajaba Sergio Bermúdez. El del año pasado a Grupo desde mitad de cancha fue atípico para mí. También hice uno muy lindo en Banfield ante Kimberley en la final del local en el 2001. Por suerte me ha tocado hacer goles definitorios. En Banfield metí uno contra Quilmes de Tres Arroyos de tiro libre, cuando estábamos con diez hombres y casi eliminados. Al final, ganamos 1 a 0 con ese gol. A Deportivo Santamarina también le hice muchos, recuerdo uno con el que ganamos en Tandil.

- ¿Además de goles, habrás cosechado amigos en el fútbol?

- Sí, cuando salimos campeones me empezaron a llegar mensajes de gente de la que hacía mucho tiempo que no tenía noticias. Y en definitiva es lo más lindo. La carrera del jugador de fútbol es muy corta y yo ya estoy pensando en el futuro. Espero que se me abran puertas para seguir en esto.

- ¿Qué esperás para esta temporada. Unión está para pelear arriba o tratar de afianzarse en la categoría?

- Las dos cosas. No nos tiene que pasar lo que le pasó a Alvarado. Sabemos que va a ser difícil el campeonato, pero no creo que mucho más difícil que el Argentino B. Tenemos que tener los pies sobre la tierra, somos debutantes en la categoría y nos van a hacer pagar el derecho de piso. Las localías son fuertes, Villa Mitre, Huracán y los dos del sur son bravos. Tenemos que intentar hacernos fuertes en Mar del Plata. Estos quince días concentrados nos hizo bien. Y que se haya mantenido a todo el equipo, excepto al "Chango" (Alejandro Aguirre) es muy beneficioso.

- ¿Tenés pensada una fecha para el retiro como jugador?

- No lo tengo pensado. Puede ser al final de esta temporada, puede ser que juegue una más. La verdad es que estoy con ganas, la pretemporada la soporté bastante bien. Me gusta estar acá, los chicos y el cuerpo técnico me hacen sentir bien. Estoy en un club en el que te tratan bien no sólo como jugador, sino como persona. El día del retiro llegará, sé que costará, pero bueno, todo lo que empieza tiene que terminar. El jugador de fútbol sabe que la vida útil es corta, pero después quedará mucho tiempo para seguir en esto.

La gloriosa '73 y la relación con Palermo

En La Plata nadie olvida la categoría 1973 de Estudiantes. Esa generación de pibes hizo historia al ganar de forma consecutiva los títulos de novena a quinta división, incluida una final ante Gimnasia por penales. Y el goleador, como no podía ser de otra manera, era Leonardo Serfaty. Como acompañante en la delantera estaba Martín Palermo, hoy goleador histórico de la primera de Boca.

Serfaty y Palermo, además de entenderse perfectamente en la cancha, eran amigos fuera de ella. También jugaban en ese recordado equipo el actual arquero de Gimnasia y Esgrima La Plata, Gastón Sessa, Mauro Amato y Claudio "Rulo" París.

- ¿Te habrán quedado los mejores recuerdos de esa categoría que ganó todo en Estudiantes?

 - Sí. En novena, octava y séptima sacábamos una ventaja en lo físico porque Estudiantes trabajaba en las inferiores casi como en primera. Después se empezó a emparejar el nivel, pero como el equipo tenía muy buen caudal técnico salimos campeones en sexta y quinta. En cuarta ya se desarma la categoría y saltamos todos a reserva, donde también salimos primeros. Muchos de esos chicos debutaron en primera, algunos con más suerte que otros. La 1973 fue una categoría que hizo historia, no sólo en Estudiantes, sino también en el fútbol de AFA.

- Es recordada una definición por penales contra el Gimnasia de los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto…

- Sí, eso fue en sexta. Ese campeonato se dividió en dos zonas y separaron a los equipos de La Plata. Los dos ganamos la zona y jugamos la final en las canchas donde jugaba la primera. En nuestra cancha ganamos 2-0 con un gol de Palermo y uno mío. Después, en Gimnasia, nos ganaban 3-0 pero Martín (Palermo) a falta de cuatro minutos hizo un gol de cabeza y después ganamos por penales.

- Palermo siempre cuenta que había mucha rivalidad con los chicos de Gimnasia y especialmente con los mellizos Schelotto…

- Sí, es así. En el caso de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto con Martín (Palermo) ya venía del fútbol infantil. Había muchos encontronazos, hasta cuando salíamos a bailar. Después ellos terminaron siendo amigos.

- ¿Cómo era tu relación con Martín Palermo y Gastón Sessa, compañeros tuyos en esa categoría?

- Muy buena, por ahí más con Martín (Palermo). Eramos de salir y hasta terminamos la escuela de noche juntos. Es el día de hoy que por ahí me llaman porque organizan algún asado anual. Como mi mujer es de La Plata a alguno fui. En otros no me daban los tiempos.

El futuro técnico

Leonardo Serfaty está con la cabeza puesta en el Argentino A. Ni siquiera tiene decidido el año de retiro como jugador. Pero de lo que está convencido es que será director técnico y seguirá ligado a la actividad por mucho tiempo.

Los años de experiencia, la sabiduría y personalidad lo hacen un líder adentro de la cancha. En la actualidad, además de abocarse a Unión, el goleador realiza el curso de técnico y sueña con ejercer la función en algún momento no muy lejano.

- Estás haciendo el curso de técnico, ¿ya te imaginás como entrenador? ¿Qué estilo le impondrías a tus equipos?

- Es difícil. Yo lo veo al "Gancho" (Marcelo Zwicker) las 24 horas con su carpetita y a veces lo cargo. Pero creo que estos niveles requieren de eso. Es una profesión insalubre, muy dura. En cuanto al juego en sí, me gusta que los equipos jueguen al fútbol, pelota al piso. Después es tan imprevisible el fútbol, que si no tenés los jugadores es muy difícil.

- ¿Sos un interesado por la táctica?

- Sí, claro que me interesa la táctica. Todo me interesa. También la pelota parada, pero en su debido tiempo. No me gustan los entrenadores que te tiran 200 córners, no es lo ideal para un jugador. Vos como entrenador tenés que tratar de que el futbolista se sienta cómodo y contento. A veces es difícil, porque es bravo manejar 25 o 30 jugadores. Tenés que meterle mucha psicología.

- ¿De los técnicos que tuviste, de cuál tomarías más cosas?

- De todos se aprende algo y de todos desechás cosas. Me ha pasado de vivir situaciones en las que digo el día que sea técnico no voy a actuar como este entrenador. También de todos se sacan cosas positivas en cuanto al trabajo y cómo se manejan en el diálogo con los jugadores.

- ¿Si algún día te toca dirigir a un equipo de la ciudad, apostarías al jugador marplatense?

- Acá hay buen nivel. Lo que pasa es que en Mar del Plata hay muchos clubes y son pocos los que trabajan bien. Para dedicarte a esto te tienen que pagar porque es un trabajo. Y para que te paguen te tenés que dedicar el cien por ciento. Entonces, se tienen que dar un montón de situaciones que hoy por hoy se están dando en Unión. Los poquitos que tenemos otra actividad nos dimos cuenta que si no estamos las 24 horas en esto va a ser muy difícil jugar. Es un campeonato profesional y nadie te da ventajas. Para jugar Argentino A o B el jugador de la ciudad está preparado. Para un Nacional B es otra cosa. Aldosivi los tiene, pero también necesitás futbolistas de afuera.