4 de June de 2011

Kimberley, al acecho

Superó 3 a 2 al puntero Camet/Islas Malvinas y quedó como único escolta de la Zona A. Hizo la diferencia en el primer tiempo y con eso le alcanzó para ganarle a un rival que cedió su invicto pero vendió muy cara la derrota.

Cristian Castagnino fue uno de los que jugaron bien en el triunfo que Kimberley consiguió sobre Islas Malvinas. El partido no defraudó en el José Alberto Valle.

por Patricio Mano

No le sobró demasiado a Kimberley para quedarse con la victoria. Le alcanzó con un arranque demoledor de Damián Zamorano y un primer tiempo en donde logró imponer su jerarquía. Aunque peligrosamente dejó venir en el complemento a Islas Malvinas, que con más empuje que juego vendió cara la derrota. En definitiva, el conjunto de Damián García se recuperó del traspié ante Unión y quedó como único escolta a un solo punto de su rival, que comanda la Zona A del Torneo Apertura, ahora junto a Atlético Mar del Plata.

Kimberley mostró sus credenciales muy temprano y antes de cumplirse el primer cuarto de hora ya ganaba 2 a 0, con goles marcados por un intratable Damián Zamorano. El enganche, en ambas conversiones, aprovechó la pasividad de la defensa visitante y la poca reacción del arquero Seren.

Islas Malvinas tardó en reponerse. Le costó muchísimo entrar en el partido, hasta que se encendieron Molina y Jara. Por los costados, entonces, los dirigidos por Gustavo Fernández encontraron el camino. El descuento llegó tras un centro de Molina en el que falló Espinosa y Sastre aprovechó para convertir a los 41 minutos.

El intento de reacción, de todos modos, se diluyó rápidamente. Kimberley sacó del medio y en 60 segundos, mediante un remate de Parra, estiró otra vez la diferencia a dos goles.

En el segundo tiempo, el local controló mucho menos la pelota y permitió que Malvinas, con mucho empuje pero sin tanto juego, buscara seguido a Espinosa. El arquero respondió bien en varias ocasiones, pero no pudo hacer nada en el gol de Crisponi, a los 34 minutos. Los instantes finales se tornaron muy interesantes, aunque Kimberley recuperó el control del partido e incluso tuvo varias chances para liquidarlo de contraataque. Al cabo, la diferencia que sacó en el primer tiempo terminó siendo decisiva para quedarse con una victoria que le permite respirarle en la nuca a los líderes de la zona.

Negligencia

Grande fue la sorpresa del cronista de este medio cuando llegó minutos antes de las 14 a la cancha de Kimberley y se enteró que el cotejo comenzaba una hora y cuarto más tarde de lo que informó (¿?) el fax con la programación oficial de la Liga Marplatense de Fútbol. Peor fue la explicación. "Ah, no, hubo un error. El partido que empieza a las 14 es el de cancha de Talleres", dijeron muy sueltos de cuerpo. En el fax decía que ese otro partido comenzaba a las 15.15.

Si se percataron del error, ¿tanto trabajo es enviar otro fax a los diarios con la programación que vale? ¿O suponen que tenemos una bola mágica?

Subir