La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
3 de March de 2014

La historia de Pablo Silva y el aerosol "9-15"

El invento argentino que llega al Mundial

El aerosol "9-15 que llega al Mundial.

El spray para marcar exactamente la distancia de la barrera. La idea nació en un partido de aficionados ex alumnos de un colegio de Caballito y empezó a plasmarse en Punta Mogotes. Una herramienta nueva que pasa a formar parte nada menos que de las reglas universales del fútbol. El peso fundamental de Julio Grondona.

por Vito Amalfitano

...............................

Twitter: @vitomundial

"Y, mi sueño es jugar un Mundial", decía el niño Maradona en el famoso video que quedó para la posteridad.

Pablo César Silva pudo haber tenido un sueño parecido cuando empezó su carrera periodística, pero para llegar a alguna Copa del Mundo como cronista.

Pablo César Silva, al cabo, llegará al Mundial, pero por una vía inesperada y sorprendente.

Por un camino también increíble llegó a "inventar" nada menos que el aerosol que sirve para que los árbitros puedan delimitar exactamente la distancia de la barrera en los tiros libres, y apenas alumbró esa invención Pablo soñó con que alguna vez llegara al Mundial. La ilusión será realidad en Brasil 2014. Allí estarán Pablo César Silva y su famoso aerosol "9-15".

Este periodista fue testigo involuntario del momento en el que el sueño empezaba a tener visos de realidad. El 4 de enero de 2008 esperabamos a Julio Grondona, en el restaurant del Balneario 0 de Punta Mogotes, para una nota de LA CAPITAL. El presidente de la AFA terminaba de almorzar. También esperaban, en otra mesa, Sergio Batista, que ese mediodía iba a terminar de definir con Grondona como se iba a hacer cargo de la Selección Sub 23 con refuerzos para los Juegos Olímpicos (que luego sería campeona en Beijing); y afuera, en el balcón hacia la playa, aguardaba también paciente su encuentro con Grondona el periodista Pablo César Silva. Había logrado pactar una entrevista, pero no precisamente para publicar.

Grondona atendió primero a LA CAPITAL. Y fue una larga charla de doble página. Para el final dejó a Batista, para charlar con más tranquilidad de la Selección. En el medio atendió y escuchó a Pablo Silva, quien le explicó como era su idea de usar un "spray" para marcar la distancia con la barrera en los tiros libres. Más adelante en el tiempo le contaron que si a Grondona no le interesa algo te saluda muy cordialmente y te dice "Gracias querido...". Pero que si realmente le interesa algo le dedica su tiempo. Y efectivamente fue así. El presidente de la AFA escuchó durante media hora y su enorme intuición,-que lo llevó a ser nada menos que vicepresidente de la FIFA- le hizo ver que estaban ante un "invento" que podía ser valioso para el fútbol.

La historia había empezado unos años antes. en un partido entre ex alumnos de colegios marianistas de Caballito. Su equipo perdía 1 a 0 y Pablo Silva se paró para ejecutar un tiro libre. La barrera se quedó a tres metros, se adelantó, la pelota dio en los rivales, Pablo se enojó con árbitro y oponentes, la discusión llegó hasta las trompadas y Silva se fue expulsado. "A la noche estaba en mi casa caliente como una pipa y me empezó a dar vueltas en la cabeza que algo se tenía que inventar para que la discusión sobre la distancia en la barrera no existiera más en el fútbol. Primero pensé en un elástico. Enseguida, obvio, me di cuenta que era inviable y cuando quise bajar la idea a la tierra se me ocurrió lo del aerosol", empezó a contarle a LA CAPITAL Pablo César Silva.

"El primer intento fue con un tío mío bioquímico pero fracasó el producto. Pasa que parece una idea sencilla pero no lo es tanto. La evanescencia de la pintura tiene que ser total, imaginense. Y el producto tenía que reunir varias cualidades, como no dañar el césped, la capa de ozono, los botines, la salud de los jugadores...Finalmente di con un químico que es el que más sabe de aerosoles en Argentina y arrancamos. Tengan en cuenta que la marca, además, debe ser efectiva en el césped o en la tierra, porque la FIFA universaliza sus reglas, y todo lo que se adopta nuevo debe servir para un Mundial como para un partido del torneo local de Mar del Plata de cualquier división. Y yo siempre soñé con que el aerosol llegue al Mundial", reveló enseguida Silva.

-Y mientras le encontrabas el punto a la tecnología del "spray" pasaba a ser fundamental la charla con Grondona...

-Sí, claro, sin Julio Grondona no hubiera habido aerosol. Estamos hablando de fútbol y de la FIFA, que no es proclive a hacer grandes cambios. Pero Grondona vio su efectividad desde el primer minuto. Su mayor virtud es la intuición, y también la personalidad para ir para adelante con determinadas cosas, incluso las que tienen más resistencia.

-¿Y después como fueron los pasos siguientes, desde el primer partido en el que se utilizó, en la B Nacional?

-El aerosol arrancó a mitad del mismo año de la charla con Grondona, en el partido Los Andes - Chacarita, que dirigió Luis Alvarez. Después llegó a primera y Don Julio, con su personalidad avasallante, no le dio opción a la Conmebol y también lo introdujo a nivel sudamericano. También fue fundamental el respaldo y la opinión de los árbitros. Siempre me acompañó Miguel Scime. Y siempre que se implementa un cambio en un torneo la FIFA hace encuestas anónimas entre los jueces. En el Mundial Sub 20 de Turquía el aerosol tuvo una aprobación del 84%, y luego en el Sub 17 de Emiratos Arabes la aprobación de los árbitros alcanzó un 94%, el porcentaje más alto de todas las encuestas de todos los cambios que haya introducido alguna vez la FIFA.

-A partir de ahí imaginamos que todo fue más sencillo y que incluso se allanó el camino desde lo económico...

-No, de ninguna manera. Siempre con los cambios en FIFA se hace un cuello de botella por el que es difícil pasar y hasta que no se atraviesa ningún cambio es posible. Hasta que la Internacional Board no aprueba, nada es permanente. Durante mucho tiempo caminamos con los permisos precarios gracias a la buena voluntad y el empuje de Julio Grondona. E imaginense que yo no podía invertir e hipotecarme en patentes mundiales si no tenía esa aprobación. Así es que yo personalmente fui a todos los países de la IB, a Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda, con los informes de la Conmebol sobre el éxito del aerosol en la Copa América 2011. Recién el 3 de marzo de 2012 la International Board aprobó el cambio y entonces sí pudimos completar lo de las patentes mundiales y empezamos a trabajar e invertir con la empresa que fabrica el aerosol, que es argentina, Aerojet.

-¿Cómo te enteraste que el aerosol llegaba al Mundial de Brasil y qué significó para vos?

-Desde el primer partido en el que se usó el aerosol, en aquel Los Andes - Chacarita, lo hicimos pensando en estar en un Mundial. Y la verdad que me sorprendió la noticia, porque yo estaba en Marruecos, invitado por la FIFA para el Mundial de Clubes, dónde se estaba usando el spray, y me hace un nota un periodista de la agencia AP y me felicita varias veces. Realmente no entendía mucho. Me contó que Blatter en una conferencia de prensa minutos antes había anunciado que el aerosol se iba a usar en el Mundial de Brasil, yo no lo había escuchado porque estaba viajando hacia Marruecos. Y sinceramente pensaba que a este Mundial no llegaba, o que se iba a anunciar más adelante. Fue fundamental también la opinión de Massimo Bussaca, Jefe del Departamento de Arbitraje de la FIFA, que se la jugó para darle el crecimiento que tuvo.

-¿Y qué va a significar para vos ver tu invento, un invento argentino, en el primer partido del Mundial, Brasil - Croacia, el próximo 12 de junio en San Pablo?

-Va a ser un sueño cumplido, y un punto de partida también. No voy a negar que esto tiene para mí dos aristas. Por un lado el negocio, lo que significará después del Mundial en ese aspecto. Tené en cuenta que ya me encargaron aerosoles para UEFA, que van a empezar a usarse en un torneo Sub 17 y todo seguramente derivará en las dos competencias más importantes de Europa, la Champions y la Europa Ligue. Pero el otro costado es el emotivo, lo que vale para mí desde el corazón haber encontrado una herramienta que empezó a formar parte de nada más y nada menos que de las reglas del fútbol.

Blatter y árbitros se resistían, luego se convencieron

Pablo César Silva atesora una larga trayectoria como periodista pero llega al Mundial de fútbol por el camino menos pensado, su invento del aerosol para marcar la distancia exacta de la barrera en los tiros libres, el spray "9-15".

Pablo Silva atesora desempeños periodísticos en Editorial Abril, Perfil, Ambito Financiero, La Nación, Radio Continental, Radio América y Radio Aspen. También es empleado del Senado de la Nación desde hace 22 años. Todavía mantiene su trabajo. Contra lo que se pueda pensar, aun no recibió los dividendos de su invento, que hasta ahora fue casi todo inversión en patentes mundiales.

Pablo es nieto de Ramón Silva, fundador de Playa Serena, dónde sigue viniendo todos los veranos. "Nadie me saca de Serena y del balneario La Caseta en cada verano", dice Silva.

Pablo todavía se emociona con un par de gestos relacionados con su invento. "Me pegó mucho cuando Blatter dijo: 'yo era reticente, pero el resultado de las pruebas sobre el aerosol es contundente'. El presidente de la FIFA pudo haberse adjudicado el acierto y sin embargo reconoció que él no estaba de acuerdo, que era reticente, pero que las pruebas de los árbitros habían sido contundentes", reseña primero.

"Y también me dio una gran satisfacción,-agrega Pablo-, lo que me dijo el árbitro español que estará en el Mundial, Velazco Carballo. En el comienzo del Mundial de Clubes, en uno de los encuentros con los árbitros, me había dicho, quejándose, que le costaba llevar ese implemento extraño mientras corría en un partido. Me atreví a aconsejarle que entrenara cargando con el aerosol, que saliera a correr con 'el aerosol puesto'. Después él dirigió uno de los partidos en Marruecos y entrando a la final del Mundial de Clubes me lo cruzo. Me para y me dice: 'Pablo, quiero que sepas que hasta que no lo usé yo estuve en contra. Una cosa es verlo y otra usarlo. Ahora te digo que apenas llego a España se lo voy a recomendar al presidente de mi Federación para que lo implemente cuanto antes'"