14 de April de 2010

Militar califica de "presos políticos" a represores encarcelados

Mermot dijo que en las décadas del 60 y 70 las Fuerzas Armadas debieron asumir "responsabilidades" para que el país "no pereciera", al hacer referencia a la lucha contra la guerrilla tupamara.

MONTEVIDEO.- El ex comandante en jefe del Ejército, Raúl Mermot, calificó ayer de "presos políticos" a represores encarcelados por violar derechos humanos durante la dictadura militar de Uruguay (1973-85), y como "auspiciosa" la idea de "unidad nacional" del presidente José Mujica, pero dijo que por ahora no pasa de buenas intenciones.

En un acto en la Plaza de la Democracia de Montevideo, Mermot dijo, citado por la agencia noticiosa italiana ANSA, que en las décadas del 60 y 70 las Fuerzas Armadas debieron asumir "responsabilidades" para que el país "no pereciera", al hacer referencia a la lucha contra la guerrilla tupamara.

El ex jerarca militar calificó de "hostil" el desempeño hacia las Fuerzas Armadas de la ex ministra de Defensa Azucena Berrutti, bajo cuya gestión se habilitó la actuación de la Justicia, que condenó a prisión a una decena de ex militares y policías que violaron los derechos humanos durante la dictadura militar, entre ellos el ex presidente de facto Gregorio Alvarez (1981-1985).

No obstante, admitió que la iniciativa del presidente José Mujica de lograr una "unidad nacional" que incluya a las Fuerzas Armadas es "auspiciosa", pero agregó que, por el momento, no pasa de una expresión de intenciones.

De este modo, juzgó la decisión del presidente Mujica de no enviar al Congreso un proyecto de ley para otorgar prisión domiciliaria a represores mayores de 70 años, acusados de delitos de lesa humanidad, ante la oposición que encontró entre los legisladores del gobernante Frente Amplio.

Pese a desistir de esa iniciativa que ya había planteado anteriormente, Mujica insistió en la necesidad de que la izquierda modifique su postura crítica ante las Fuerzas Armadas y comprenda su papel de garantes de la estabilidad democrática.

Mermot formuló estas apreciaciones en un acto de conmemoración a los caídos en la jornada del 14 de abril de 1972, cuando la guerrilla del Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) ejecutó a un subsecretario de Educación y Cultura, Armando Acosta y Lara, y a tres militares acusados de integrar el Escuadrón de la Muerte.

Ese día, las Fuerzas Armadas respondieron con un allanamiento a locales de Tupamaros, mataron a ocho militantes e hirieron al hoy senador de la gobernante coalición de centroizquierda Frente Amplio, Eleuterio Fernández Huidobro.

Dicho acto tenía hasta 2005, cuando el Frente Amplio llegó al poder, carácter oficial, pero perdió esa condición a partir de esa fecha.

Mujica, un ex guerrillero tupamaro que pasó casi 13 años en condiciones inhumanas de prisión durante la dictadura y asumió la presidencia el primero de marzo, llamó el mes pasado a dejar atrás enfrentamientos del pasado, tras reunirse por primera vez con los Comandantes en Jefe de las tres armas.

Subir