inicio

22-Dic-2014

26 °C
Parcialmente nublado
H. 42%

Min / Max
16 / 26

Publicado el 05/03/2013

La ONU alerta de peligro de los cada vez más numerosos "estimulantes legales"

Tienen efectos parecidos al cannabis, el éxtasis y las anfetaminas. Se pueden comprar en internet o en establecimientos legales, camuflados como "fertilizantes" o "sales de baño". Son muy difíciles de rastrear ya que no utilizan componentes ilegales.

Imprimir Imprimir

Tamaño texto:

+ -
enviar Enviar por mail

VIENA, Austria.- Mientras que el consumo de las drogas tradicionales se estabiliza o desciende, la ONU alerta de un auge "sin precedentes" de los "estimulantes legales" que tienen efectos parecidos al cannabis, el éxtasis y las anfetaminas y suponen un gran peligro para la salud pública.

Estas sustancias, que se pueden comprar en internet o en establecimientos legales, camuflados como "fertilizantes" o "sales de baño", suponen un desafío creciente para las autoridades, destaca el informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) difundido hoy en Viena.

Ese tipo de nuevas drogas, también conocidas con el nombre de "sucedáneos" o "estimulantes naturales", son muy difíciles de rastrear ya que no utilizan componentes ilegales, aunque su composición es muy dañina para la salud y pueden llegar a matar.

"El número total de sustancias psicoactivas nuevas que circulan en el mercado se ha calculado en alrededor de varios miles, lo que constituye un grave problema para los sistemas de salud pública", destaca la JIFE, que reconoce que es imposible saber su número exacto.

Esta proliferación supuso un "aumento sin precedentes de los ingresos a los servicios de urgencias y de las llamadas telefónicas a los institutos de toxicología".

El documento asegura que a principios de la pasada década en Europa se identificaban unas cinco sustancias sintéticas nuevas por año, mientras que en 2011 se detectaron 49 nuevos estimulantes.

Los estimulantes de este tipo más comunes son los cannabinoides sintéticos, las catinonas sintéticas, la piperazina y la fenetilamina.

Además de estas drogas, la JIFE, el órgano del sistema de Naciones Unidas que vela por el cumplimiento de los acuerdos internacionales sobre drogas, alerta del incremento del uso indebido de medicamentos con receta, especialmente tranquilizantes y sedantes, que se ha convertido también "en una grave amenaza sanitaria y social en muchos países".

Como ejemplo, la Junta destaca que en Estados Unidos desde 2003 las muertes por sobredosis causadas por opioides con receta exceden a las "imputables a la cocaína y la heroína combinadas".

Según la ONU, el abuso de medicamentos con receta es un fenómeno que se expande por todos los continentes y puede agravar el riesgo de expansión de algunas enfermedades como el VIH, y la hepatitis B y C.

Consumo

Entre las drogas tradicionales, la más demandada y producida en el mundo sigue siendo el cannabis, que fue consumida alguna vez en el último año por alrededor del 4,5% de la población adulta mundial.

En el caso de la cocaína, en América del Sur la superficie total de arbusto de coca alcanzó las 153.700 hectáreas en 2011, algo menos que las 154.200 de 2010.

Los tres principales productores son Colombia (64.000 hectáreas, un 3 por ciento más), Perú (62.500, un cinco por ciento más) y Bolivia (27.200, un 12 por ciento menos).

Violencia

La violencia relacionada con la cocaína siguió asolando América Central y México, en su camino hacia Estados Unidos, el mayor mercado del mundo.

"En algunos países de la región (centroamericana) los índices de homicidios más elevados están vinculados a la delincuencia organizada y los conflictos entre grupos delictivos que se disputan el control de las rutas del narcotráfico hacia los mercados ilícitos del norte", indica la JIFE.

Los mayores mercados para las drogas siguen siendo Europa y América del Norte, y ésta última región es la que comunica el mayor número de fallecimientos relacionados con las drogas.

Alrededor de una de cada 20 muertes entre las personas de entre 15 y 64 en América del Norte está relacionada con el abuso de drogas.

Por último, el cultivo de la tercera droga clásica, el opio, se concentra en Afganistán, donde se observa un repunte de su plantación en 2012, hasta las 154.000 hectáreas, un 18% más que el año anterior.

 

Editorial La Capital S.A

Av. Marcelino Champagnat 2551
B7604GXA
Mar del Plata, Argentina.
----
Teléfono: 0223 478 8490
contacto@lacapitalmdq.com.ar
----

Copyright 2012 LA CAPITAL | Todos los derechos reservados | Director: Florencio Aldrey