La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
23 de July de 2010

Jaque investigará quien no quiere casar a homosexuales

El gobernador mendonino relevará todos los registros civiles de su provincia. Busca conocer si hay oficiales que se nieguen a casar parejas del mismo sexo.

El gobernador de Mendoza, Celso Jaque, relevará todos los registros civiles de su provincia para conocer si hay oficiales de Justicia que se nieguen a casar parejas homosexuales.

La nueva norma que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, promulgada ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y publicada ayer en el Boletín Oficial, comenzará a regir a partir del sábado 31 de julio, tras cumplirse los ocho días de plazo previstos para toda ley.

No obstante, cada oficina pública se regirá de acuerdo a las normativas de cada provincia, por lo que la primera boda entre parejas del mismo sexo del país se realizará en la ciudad de Mendoza el mismo 31, debido a que allí se habilitó la posibilidad de casarse los días sábados.

De esta forma, Giorgio Nocentino, de 44 años, y Jaime Zapata, de 52, son hasta ahora los primeros hombres que se casarán en la Argentina y en América Latina, tras la sanción de la ley.

El gobernador mendocino Celso Jaque -quien se manifestó contrario al matrimonio igualitario- solicitó a su ministro de gobierno Mario Adaro un relevamiento de todos los registros civiles para conocer si algún oficial se niega a cumplir con la ley.

"No lo hago para poner un listado, sino para prever quién debe brindar lo que la ley dicta y, así, cumplir con las dos partes", dijo Jaque en declaraciones a la prensa, aunque hasta el momento ningún funcionario mendocino manifestó por escrito su negativa.

"La intención del gobernador es estar al tanto de la situación y, en caso de que alguien se niegue, tenerlo contemplado", precisó una fuente de la gobernación.

Olga Videla, directora del Registro Civil de la ciudad de Mendoza, consideró "positiva la medida" del gobernador y destacó que "ningún oficial de justicia ha expresado su negativa hasta ahora para casar parejas homosexuales pero ellos tienen libertad para tomar esa eventual decisión".

Respecto del primer turno otorgado, Videla explicó que se hará bajo la modalidad de "registro móvil", una forma de cumplir con el acto civil que existe en Mendoza desde 1995 y que consiste en realizar la ceremonia en el lugar que deseen los contrayentes para tener más privacidad.

Nocetti y Zapata son chilenos, viven desde hace 15 años en Mendoza y están en pareja desde hace 23. Hoy deben presentar sus documentos y los dos testigos en la oficina del Registro Civil para formalizar su solicitud.

El miércoles el presidente del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh) de Chile, Rolando Jiménez, aseguró que más de 40 parejas homosexuales de ese país solicitaron información sobre la forma de casarse en la Argentina.

María Rachid, titular de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), destacó ayer en conferencia de prensa que "en el caso de que algún funcionario se negase a dar un turno o a casar a parejas del mismo sexo debe ser denunciado al Inadi o comunicarse con la FALGTB, porque se puede accionar por incumplir con la ley".

Por su parte, Gustavo López, asesor legal de la FAGLTB, advirtió que "deben denunciarse si existen casos de discriminación en esa materia" e insistió en que "la ley establece la patria postestad compartida y deben seguirse los mismos pasos para adoptar, tal como lo realizan las parejas heterosexuales".

Respecto a la adopción, la ley establece el mismo derecho para los matrimonios homosexuales o heterosexuales y puntualiza que el niño o niña adoptado podrá llevar el apellido de los dos cónyuges y, si no hay acuerdo sobre cuál usar primero, se decidirá por orden alfabético.

Si hubiera sido adoptado por uno de ellos, llevará primero el apellido del adoptante, al que se podrá sumar el de la pareja.

Dispone, además, que en caso de separación, será el juez el que deberá resolver la tenencia, teniendo en cuenta el interés del niño.

En la Argentina, ya se casaron nueve parejas de homosexuales, entre ellas dos mujeres, pero en todos los casos consiguieron las libretas de matrimonio a través de la vía judicial, previa a la sanción de la ley.

Parejas homosexuales de todo el mundo se casarán en el país

Al menos 257 parejas homosexuales de países latinoamericanos y europeos realizaron consultas para casarse en Argentina luego de la sanción de la ley que habilita el matrimonio entre personas del mismo sexo, que ayer entró en vigor, confirmaron organizaciones de la comunidad gay.

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) recibió 137 consultas "de parejas de extranjeros, de argentinos residentes en el exterior o en las que uno de los dos nació en este país", explicó el secretario de la entidad, Marcelo Suntheim.

Además, otras 120 parejas se comunicaron con la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans para preguntar sobre los trámites que deben llevar adelante para contraer matrimonio en Argentina, el primer país de Latinoamérica en sancionar una ley que permite el casamiento homosexual.

"Sólo deben tener una residencia transitoria cerca del registro civil donde van a casarse para poder sacar turno", sostuvo la presidenta de la federación, María Rachid.

Las organizaciones recibieron consultas de parejas procedentes de Brasil, Uruguay, Chile, Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela e Italia, entre otros, informaron.

"Les hemos ofrecido asesoría y acompañamiento en los trámites, además de establecer convenios con estudios jurídicos en los países de origen de las parejas para que pidan también allí la inscripción del matrimonio", precisó Suntheim.

En los últimos días, decenas de parejas homosexuales se acercaron a diferentes registros civiles del país con el objetivo de sacar un turno para poder casarse.

La ley que habilita el matrimonio homosexual entró ayer en vigor al ser publicada en el Boletín Oficial, luego de que la presidenta argentina, Cristina Fernández, promulgara este miércoles la norma promovida por el Gobierno.

La reforma del Código Civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo fue aprobada por el Parlamento el pasado jueves tras un duro e intenso debate legislativo que reflejó la división que existe en el país respecto de este tema.

Durante las semanas previas a su sanción, la Iglesia católica y otros grupos religiosos realizaron numerosas movilizaciones y una fuerte campaña contra la aprobación de la norma.

Incluso, varios jueces de paz del país han adelantado que se negarán a oficiar enlaces entre homosexuales, a pesar de que la norma no contempla la "objeción de conciencia".