22 de February de 2012

El maestro Mariano Mores se despidió anoche de los escenarios

En la sala Astor Piazzolla del teatro Auditorium le entregó la batuta a su nieto Gabriel.

Mariano Mores le entregó anoche la batuta de su orquesta a su nieto Gabriel Mores, en la sala Astor Piazzolla del teatro Auditorium.

Emocionado, siempre sonriente, el gran Mariano Mores le entregó anoche, en la sala Astor Piazzolla del teatro Auditorium, la batuta de su orquesta a su nieto Gabriel Mores, hijo del recordado Nito. La despedida fue al finalizar el espectáculo de tango que brindó ayer el maestro, un clásico de todos los veranos en Mar del Plata y que ya mostró en otras ciudades de la provincia de Buenos Aires, dentro de una exitosa gira.

Además del traspaso de batuta, Mores recibió una plaqueta de manos de Gustavo Giordano, director del Auditorium y en representación del Instituto Cultural bonaerense. "Al señor Mariano Mores un corazón que late al ritmo del 2x4; el gran maestro que con sus tangos enaltece al ser nacional", reza la plaqueta entregada como un sentido homenaje a este músico fundamental del género.

A sus 94 años recién cumplidos, Mariano Mores cerró así su etapa musical, en la que se desempeñó como pianista, compositor y director de orquesta. Su carrera estuvo siempre signada por el cariño del público y el respeto de sus colegas, que supieron rescatar de él la vigencia que sostuvo a lo largo de más de seis décadas.

Símbolo del tango y de las grandes orquestas, Mores llevó el 2x4 a todo el mundo. Composiciones como "Grisel", "Adiós pampa mía", "En esta tarde gris", "Uno" y tantas más, lograron enamorar a varias generaciones. Los jóvenes descubrieron su faceta de eterno experimentador, mientras que los más grandes reconocieron sus acordes tradicionales.

Rodeado por el afecto de sus músicos y por su familia (estuvieron su amada Myrna, su hija Silvia y sus otros nietos y sobrinos), Mariano Mores se despidió en Mar del Plata a sala llena y con la enorme alegría de haber cumplido su tarea.

Subir