La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
15 de March de 2015

"Escribo para reinventar la vida"

En "Amuleto contra el vacío", la escritora marplatense Laura G. Miranda confeccionó una historia en la que los personajes logran superar las ausencias que se presentan en sus vidas. Enmarcada en la comunidad de escritoras de novelas románticas, aseguró que los desencuentros de sus protagonistas obedecen a una máxima: "El amor no es fácil".

Laura G. Miranda, otra escritora marplatense del género romántico.

Debutó en el campo de la ficción romántica con "Amuleto contra el vacío" (Vergara), una novela en la que narra los encuentros y desencuentros entre Calixto y Lara. La marplatense Laura G. Miranda apunta a superar las ausencias que se presentan en la vida, con una historia que se nutre de relatos paralelos y que "permite creer que existe la chance de ganarle la pulseada al vacío", le dijo a LA CAPITAL.

Abogada que ejerce en el Derecho de Familia y docente en una escuela secundaria local, Miranda integra la comunidad de escritoras de novelas románticas que, en la ciudad, tiene a su otro exponente: Gabriela Exilart, autora de "Tormentas del pasado", "Pinceladas de azabache" y "Renacer de los escombros" y también abogada. "Somos muy amigas", dice. Además, se suma al grupo la porteña Gloria Casañas, otra trabajadora del Derecho y autora de, entre muchísimas otras, "La maestra de la laguna". 

A punto de publicar su segunda novela bajo este mismo sello editor -hecho que sucederá a mediados de año-, la autora reconoció estar interesada por la cuestión del vacío existencial. "Siempre pensé que de un modo u otro las personas luchamos contra el vacío en algún momento de nuestra vida. Creo que la ausencia en alguna de sus formas nos alcanza a todos irremediablemente", señaló y narró orgullosa que su novela fue declarada de Interés Cultural por la comuna local y que se exportó a México.

Y relató que, una vez que tenía el argumento, encontró uno de los escenarios de su historia: "En un viaje a Buenos Aires visité la Iglesia San Francisco Javier y en ese lugar cobró vida en mi imaginación toda la ficción, las escenas se me vinieron encima como una película".

Asimismo, el hecho de ser abogada -explicó- la ayudó extender el territorio de lo narrado. "A la hora de escribir, mi profesión de abogada amplía las posibilidades en torno a la historia que estoy creando, en el caso de Amuleto contra el vacío existe una causa judicial que atraviesa la novela, que por supuesto he podido sostener por mi formación universitaria. Además, como siempre digo, es una carrera muy completa, que posibilita el uso de un rico vocabulario. Creo que el don de la palabra está emparentado de algún modo con la abogacía", reflexionó.

Con gran calidez, Miranda, quien está casada y es madre de dos hijos,  recordó por qué matiza su trabajo formal con largas sesiones de escritura: "Escribo para reinventar la vida. Contar historias, ser un poco todos los personajes que concibo y, a la vez, ninguno de ellos, es una manera de darle sentido a mi imaginación, de encontrar preguntas dando respuestas, de convalidar mis convicciones. Escribo porque hacerlo es sublimar el silencio y porque es un alivio y un placer".

- Lara y Calixto están rodeados de desencuentros, ¿por qué?

- Por dos motivos, en primer lugar porque la trama de la novela romántica lo impone y, además, porque en mi más íntima convicción creo que el amor no es fácil. Algunas parejas atraviesan difíciles situaciones para estar juntos y otras, lo hacen después para permanecer unidos. Intento que lo que le sucede a mis personajes pueda ocurrir también en la vida real.

- ¿En qué medida estás influenciada por el melodrama?

- Melodrama es por definición una narración en la que abundan los sucesos lacrimosos, no siento que me alcance ese concepto en gran medida. Sí, en cambio, me parece que estoy influenciada por mi modo de concebir la vida en sus máximos sentimientos, la intensidad de las emociones me define para bien o para mal, algo así como estar feliz o triste, entre ambas sensaciones la nada. Es decir, no escribo desde el melodrama sino desde mi manera de sentir.

- ¿Cuál es el amuleto contra el vacío? Considerás que los personajes de tu novela lo encontraron?

- Puedo afirmar que existe un amuleto contra el vacío, la cuestión es que no es el mismo para todas las personas. Quizá el desafío sea su búsqueda y tal vez, su hallazgo dependa de la capacidad de cada uno de enfrentarse a sus miedos y vencerlos. Mis personajes encuentran el amuleto deseado y ese hecho determina la certeza de que existe.

- Es tu primera novela publicada, ¿cómo fue el proceso hasta llegar a una editorial como Vergara?

- Llegué a Ediciones B porque contacté a mi editora a través de Facebook. Le pregunté si tenía interés en leer mi obra. Ella me indicó entonces un correo donde debía remitir novela, sinopsis y curriculum. Lo más difícil del camino hacia una contratación editorial es la espera, los tiempos de lectura son extensos porque reciben mucho material y aguardar respuesta puede llevar muchos meses. Pero en mi caso, fui afortunada, dado que a los sesenta días me contactaron con una respuesta favorable que cambió el curso de mi destino. Eso ocurrió a fines del año 2013 y yo había iniciado la búsqueda dos años antes.

- ¿Cuándo sale tu próxima novela, qué historia tendrá?

- Mi próxima novela será publicada por Ediciones B, Sello Vergara en el mes de mayo próximo. Será novedad en la Feria Internacional del Libro a realizarse en Buenos Aires este año. El hilo conductor de la nueva historia es llegar al límite de las resistencias, tocar fondo, los personajes por diversos motivos llegan a una situación en la que les resulta difícil enfrentar la vida. El mensaje es que lo importante no es lo que sucede sino lo que se hace respecto de eso que ocurre. Tuve la necesidad de contar una historia que impulsara a creer que siempre es posible volver de situaciones extremas y que en el amor hay segundas oportunidades que pueden resultar para siempre.

Por qué gusta el género romántico

Sobre el buen momento que transita de la novela romántica, Miranda entendió que se debe a varios factores. Entre ellos, "el rol de las mujeres" en el interior de estas tramas ficcionales que, a su parecer, es análogo al de la vida real.

"El rol de las mujeres protagonistas guarda muchas similitudes con la mujer actual, las heroínas son seres fuertes que luchan por lo que creen y atraviesan la adversidad. Pueden enamorarse, ser amantes, amigas, amas de casa, profesionales o madres, o todo a la vez, se animan a soñar y a perseguir esos sueños con la convicción de que pueden cumplirlos", explicó.

Esos elementos, juzgó, generan una rápida identificación entre las lectoras. "Esperan con ansias la siguiente publicación", dijo y agregó que ese público lector fanático del género se anima a tener un contacto directo con las autoras mediante las redes sociales. "El poder escribirle directamente a quien creó la ficción y recibir la respuesta hace más interesante la lectura. En consecuencia, se incrementa el consumo del género".

Y recordó que la escritora Florencia Bonelli fue, en materia de relación con los lectores, una verdadera maestra. "Es una pionera, un ser humano excepcional, hizo que la generosidad lleve su nombre", aportó Miranda, quien consideró que las tapas son otra llave que abre la puerta del interés y, claro, de la venta.